News Argentina

domingo 18 de abril, 2010
Eduardo Hoffmann
...y sus “Enviados especiales” en Killka Espacio Salentein
Eduardo Hoffmann

El mundialmente afamado artista mendocino Eduardo Hoffmann vuelve a su tierra natal para presentar lo último de su producción pictórica. “Enviados especiales” es el nombre de esta muestra montada en el museo Killka (Tupungato, Mendoza), cuya curatoría y coordinación artística se encontraron a cargo de Sara García Uriburu y Anabel Simionato respectivamente.

Probablemente lo más notorio de la propuesta de Hoffmann resida en el doble homenaje que sirve de andamiaje conceptual de la exposición. Homenaje, en primer término, a artistas de la talla de Goya o de Velázquez, que supieron dar con sus obras testimonio de los conflictos centrales de su tiempo. Aquellos que llamamos “genios” por el hecho de haber puesto su lucidez y su capacidad técnica al servicio de estructurar en imágenes la sensibilidad dominante de su época.

En este sentido, los grandes artistas del pasado son pensados por Hoffmann como “enviados especiales” que vinieron, según sus propias palabras, a iluminarnos. Pero ¿en qué sentido estos grandes artistas del pasado, que con sus obras han hecho referencia a los dilemas de su propia época, pueden iluminarnos en nuestro presente? Quizás la respuesta a esta pregunta resida en el hecho de que las obras que Hoffmann cita han pasado a ser parte de nuestra propia historia y representan, aún a la distancia de los tiempos, problemas todavía irresueltos. Para decirlo de otro modo, lo que uno siente frente a este homenaje a grandes figuras del arte universal, lo que nos preocupa e interesa de estas imágenes es precisamente aquello que nos incapacita en nuestro presente para obrar de otra forma, para pensar y actuar en nuestro mundo de otra manera. Probablemente suceda que estas grandes obras funcionan en la actualidad como alegorías o metáforas de una amplia concepción de la condición humana.

Pero Hoffmann no deja intactas las obras que cita. Por el contrario, nutrido de las formas de los grandes, las modifica hasta construir un nuevo relato de la historia, donde los vencidos aparecen como vencedores. He aquí el núcleo principal del otro homenaje estructurado en esta muestra: los “enviados especiales” son también aquellos que vivieron, sufrieron y participaron de los grandes acontecimientos de la historia. Hoffmann dirá que son “los que van a la guerra, los que van al frente”. Se trata entonces de los personajes anónimos que hacen la historia y que son resaltados por el artista al invertir los papeles en obras tales como “Los fusilamientos del 3 de mayo” de Goya, o “La rendición de Breda” de Velázquez.

Esta muestra es casi un juego, pero un juego de serias implicancias dado el espesor significativo que se desprende de estas obras y de la manipulación que Hoffmann hace de la historia con el objetivo de rendir su doble homenaje. Con esta exposición Eduardo Hofmann demuestra nuevamente su versatilidad y capacidad de mutación temática y formal. Ha logrado enfrentar al espectador al dilema de la reflexión sobre su propia historia en una época en la historia, como fundamento del presente, parece estar fuertemente devaluada.

..................................................................
Más info
KILLKA - Espacio Salentein,
Ruta 89 s/n, Los Árboles, Tunuyán, Mendoza

  • Abren
  • Siguen
  • Cierran

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.