News Argentina

martes 8 de septiembre, 2009
Tesoros del Louvre
Bajo la luz porteña
por Graciela Lehmann
Tesoros del Louvre

Un extracto de la amplia gama de personajes contemporáneos que el escultor Jean-Antoine Houdon (1741-1828) retrató en la Francia del Iluminismo, llega al Museo de Arte Decorativo, procedente desde el Louvre, para sorprender al público porteño con su naturalismo y conmovedora expresividad.

En total son 19 esculturas en mármol, terracota y yeso, modeladas por Houdon para preservar los rostros y la personalidad de célebres personajes de la Ilustración francesa como Diderot, Voltaire, Rousseau o Mirabeau. El escultor, considerado el más importante del siglo XVIII, cristalizó además, los rasgos de importantes políticos estadounidenses como Franklin, Washington y Jefferson, y retrató a personas de su círculo íntimo, como su esposa e hija.

El Palacio Errázuriz es el escenario ideal para ver estas magníficas piezas llegadas de Francia que integran una muestra calificada como “milagrosa” por parte del director del museo, Alberto Bellucci, que durante la inauguración anticipó un nutrido programa de actividades paralelas como conferencias, mesas redondas y conciertos.
Y si el Museo de Arte Decorativo es el entorno ideal para esta muestra, el momento más propicio para visitarla es la mañana, según ha sugerido Guilhem Scherf, curador de la exposición y conservador en jefe del departamento de escultura del Museo del Louvre. De ese modo, las piezas pueden apreciarse a pleno sol matutino y es por eso que en forma excepcional, el museo ha extendido su horario de apertura desde las 11 de la mañana.

La luz natural resalta detalles en los bustos de exquisita precisión, como en el caso de los ojos de las figuras, que brindan un interesante efecto en la representación de la mirada. A través de una técnica única y particular, Houdon cavaba la pupila y luego tallaba los bordes del iris, dejando un elemento que sobresalía y simulaba la pupila. De ese modo lograba mayor expresión de vida.

Celebridades humanizadas
Un Morfeo que duerme plácidamente con las alas alertas para suspender su aparente reposo de un momento a otro y llevar el sueño a quien lo necesite, espera a los visitantes antes de ingresar al Salón Regencia. Se trata de la pieza de recepción a la Academia Real, presentada por el artista, para demostrar su capacidad para dominar con maestría el mármol, tarea que logró con gran virtuosismo. Entrar al salón Regencia, es como ingresar al hall de la fama, en el que esperan los bustos de personajes centrales la red de la política y el pensamiento del siglo XVIII. Solemne y sobrio, un busto en terracota de Diderot realizado en 1771 aparece ante el espectador bajo la apariencia de un pensador romano y desprovisto de la peluca y la vestimenta ornamentada, típica del siglo XVIII. La de Diderot, es la imagen del escritor de las luces. Una fórmula neoclásica que Houdon amplió y aplicó a otros pensadores de la época, aunque en cada caso conservó rasgos peculiares de cada persona que reflejó con naturalismo. Tal es el caso de Buffon, que aparece con perfectos bucles, detalle que el retratado cuidaba con extremada prolijidad, o el de Mirabeau en el que se obserban las huellas de una viruela mal curada.

Los pensadores franceses conviven con influyentes políticos estadounidenses como Benjamin Franklin o George Washington. En el caso de Franklin, “Houdon decidió representarlo con vestimenta sencilla y cabellos desordenados y sin empolvar, tal como se presentaba en público el diplomático”, explicó Scherf. Tras realizar este retrato, la fama de Houdon fue tal, que viajó a Estados Unidos para preservar los rasgros de George Washington.

................................................................
Más info
Hasta el 27 de septiembre,
Museo de Arte Decorativo,
Av. del Libertador 1902

  • Abren
  • Siguen
  • Cierran

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.