News Argentina

jueves 4 de diciembre, 2008
Amalia Lacroze de Fortabat
Colección de Arte
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser

La Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat llegó a buen Puerto. Finalmente, luego de más de ocho años de trabajos, interrumpidos por diferentes circunstancias, el emblemático edificio diseñado por el uruguayo Rafael Viñoly, abrió sus puertas sobre el Dique Cuatro de Puerto Madero, para albergar en sus entrañas la colección de una empresaria que ayudó a construir la historia de la Argentina y que apoyó a las artes plásticas y, fundamentalmente a los artistas, como activa coleccionista y como directora del Fondo Nacional de las Artes a lo largo de diez años. A partir de hoy, 230 obras de su colección forman parte, a través de la Fundación que lleva su nombre, del patrimonio de los argentinos.
El sueño del museo comenzó a concretarse con el proyecto arquitectónico que Viñoly le presentó a Amalita a fines de los 90 en su casa de Southampton. Un proyecto que sufrió idas y venidas similares al devenir de los avatares económicos vividos en nuestro país. La empresaria del cemento, golpeada por la crisis debió vender, en el 2005, Loma Negra, el ferrocarril Ferrosur, propiedades y algunas valiosas obras de arte. Fue recién en ese momento en que retomó la obra con otro estudio y le hizo modificaciones.
El museo, de última generación, es un moderno e impactante edificio de hormigón, acero y vidrio, de casi 7.000 metros cuadrados, con dos amplias salas de exposición en el subsuelo, una hemeroteca, auditorio, oficinas y cafetería, coronado por una cúpula curva y vidriada, cubierta por un sistema de parasoles móviles de aluminio que se abren y se cierran según la posición del sol.
La particularidad mas llamativa del espacio es su techo articulado, que puede abrirse totalmente permitiendo un diálogo entre el magnífico escenario nocturno de Puerto Madero y las obras de arte argentino contemporáneo exhibidas en la galería del primer nivel.
La galería principal ocupa la planta completa en el subsuelo del edificio. Aquí se ubicaron las dos piezas más importantes de la Colección Fortabat convenientemente resguardadas detrás de placas de vidrio: el famoso Juliet and her nurse, de William Turner, pintado en 1836, que denota un magistral manejo de la luz y El censo de Belén de Pieter Brueguel el Joven, la obra preferida de Amalita, una maravillosa escena nevada relatada en el Evangelio de San Lucas. La colección de arte internacional se completa con obras de Paul Gaughin, Auguste Rodin, Marc Chagall, Salvador Dalí, Andy Warhol, Roberto Matta y Manolo Valdés.
La colección, ecléctica y figurativa, comprende un recorrido abarcativo del arte argentino, que va desde los pintores viajeros del siglo XIX -Pueyrredón, Morel y Pallière- pasando por los de la centuria pasada –Fader, Quirós, Lacámera y Butler- y los contemporáneos –Xul Solar, Alonso, Deira, Macció, Noé, Seguí, García Uriburu, Gorriarena, Roux, Benedit y Pérez Celis, entre otros- así como una instalación completa de Antonio Berni,- La difunta correa, y otras importantes obras del artista Domingo en la chacra, Ramona espera y Gallito ciego.
También tienen su lugar destacado los retratos familiares, entre los que se encuentran los de sus tres nietos pintados por Berni en un gesto de agradecimiento cuando ella lo ayudó con la restauración de los murales de las Galerías Pacífico. Los objetos de la colección – una máscara y varias piezas egipcias, un fantástico mosaico bizantino de siglo V- conviven muy cerca del cielo de Puerto Madero, con 13 obras de Soldi y la maqueta de un vitral realizado por Carlos Uría y que fue donado por Amalita al Templo San José de Olavarría.

............................................................
info
Donde: Olga Cossettini 141
Cuando: de martes a viernes de 12 a 21, sábados y domingos, de 10 a 21.
Entrada general es de $15. $ 7 pesos para estudiantes, docentes y jubilados.

  • Abren
  • Siguen
  • Cierran

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.