News Argentina

martes 22 de julio, 2008
Ciclo de Conferencias
El arte latinoamericano como tema
Ciclo de Conferencias

La segunda conferencia del interesante Ciclo de Conferencias de Arte Contemporáneo en América Latina organizado por la editorial Arte al Día Internacional y ADN Cultura tuvo como eje central el rol de los museos en nuestro continente.

Eduardo F. Costantini, director del Museo de Arte Latinoamericano (Malba), fue el invitado, en esta oportunidad, para profundizar en el tema. Moderado por Alicia de Arteaga, periodista especializada en Artes visuales y, coordinado por Influere Consultoría y Gestión de arte, la conferencia se desarrolló en el Palacio Duhau-Park Hayat, Buenos Aires ante un nutrido e interesado auditorio.
Costantini, economista y empresario, contó sus primeros pasos como coleccionista de arte: un Vasileff y un Presas comprados en cuotas. Una colección que, desde un principio se formó con corte rioplatense y luego se extendió al arte latinoamericano para darle más visibilidad y mayor identidad. El primer paso entre un proyecto privado a un proyecto público, fue la decisión de donar la colección. Pagó precios muy importantes por obras centrales: “Tanto el Frida como el Torres son obras superlativas de estos artistas.” En pocos años –siete- el Malba logró insertarse en el imaginario de la ciudad. El museo se inauguró tres meses antes de la crisis del 2001. Una crisis que lo golpeó bastante pues estaba en pleno desarrollo de Nordelta y que lo obligó a hacer ajustes y cambios de estrategias para encontrar el equilibrio. El compromiso afectivo con el proyecto era muy fuerte y nunca dudó en sostenerlo. Costantini señaló que un proyecto de este tipo implica una inversión sostenida en el tiempo. Malba tiene costos operativos muy altos: cuatro millones y medio de dólares anuales, de los cuales sólo se recaudan un millón y medio a través de la venta de entradas, de la tienda, del bar y del auspicio de las muestras; la diferencia la financia la Fundación Costantini. Esto ocurre con todos los museos del mundo y muchas veces este déficit es sostenido por los gobiernos porque los buenos museos atraen el turismo y ayudan a configurar la identidad de una ciudad. Recientemente el alcalde de Nueva York colaboró con 50 millones de dólares para la ampliación del MOMA. El MOMA es su “gran envidia”, dijo Costantini, “juntaron con anticipación los fondos y, con el interés, pagan el déficit operativo. En este tipo de economías, el sector público y el privado ayudan a la inversión pública y valoran las instituciones; para las familias es un orgullo estar visiblemente asociados a los museos y universidades. Es un círculo virtuoso y hay credibilidad en la gestión”.
En cuanto al proyecto de ampliación del Malba, comentó que son 3.500m2 construidos por debajo del nivel de la plaza, y que hay pedido, por parte de la ciudad, un estudio de impacto ambiental. Ampliar el Malba también implica ampliar su déficit por lo que la estrategia es lograr apoyo para su financiamiento. El museo tiene como premisa mantener el nivel de calidad y para ello cuenta con un equipo de 100 profesionales. Para finalizar hizo hincapié en los programas de adquisiciones. “Un museo tiene que estar vivo, su colección tiene que crecer permanentemente”. El ciclo, auspiciado por Cartier, Le Parc Figueroa Alcorta y UBS, que presenta oradores de prestigio internacional, tiene como objetivo profundizar en el devenir del arte de nuestra región y se trata de un beneficio exclusivo para los miembros del Club Arte al Día.

  • Abren
  • Siguen
  • Cierran

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.