News Argentina

jueves 17 de julio, 2008
MAYO, PIEDRA ANGULAR DE LA TEMPORADA
por Adrián Gualdoni Basualdo
MAYO, PIEDRA ANGULAR DE LA TEMPORADA

Aunque no serí­a correcto hablar de "arrastre" entre los fabulosos resultados del mercado internacional y los alcanzados en las subastas locales, mayo y noviembre siempre han sido los meses pico en nuestro mercado. Inciden asimismo la movilizante realización de ArteBA y las subastas latinoamericanas en Nueva York.

Mayo y noviembre, bien se sabe, son los meses estrella en el ámbito del mercado del arte internacional. Las subastas de Nueva York, encabezadas por las dedicadas al impresionismo y al arte moderno, seguidas por las que tienen como protagonista al arte contemporáneo, y con el arte latinoamericano -pariente pobre- en último término, ganan espacio en las primeras planas de los grandes medios al vertiginoso ritmo de los millones de dólares en que se concretan las operaciones clave.
En nuestro paí­s, los operadores que se disputan el panel central del mercado, también programan en mayo las obras capaces de hacer un record, o por lo menos de conmover a escala local a quienes seguimos con interés, o por lo menos con atención, sus resultados. Al mismo tiempo, eventos paralelos pero igualmente activantes de la plaza, como la feria ArteBA, o las ya incorporadas Gallery Nights, aportan su esfuerzo movilizante a una realidad que, a la hora de la verdad, se concreta de un único modo posible: un martillo adjudicando a un adquirente una obra que un remitente ha dispuesto enviar a la venta. Todo el mundillo adicional que, por diversas razones, algunas incluso subalternas, rodean este simple acto comercial, sin duda sirve de adorno, aporta colorido, pero no suma. Y un mercado, no hay que olvidar, sólo se mide por la frí­a escala del dinero.

Las estrellas del mes
A caballo entre los finales de abril y los primeros dí­as del mes al que dedicamos esta nota, Martí­n Sarachaga vendió "off tarima" el soberbio grupo de familia que Prilidiano Pueyrredón pintó en 1865 teniendo como modelos a Da. Dolores Zorrilla de San Martí­n de Iturraspe y sus tres hijos. Los 69.500 dólares pagados por su avisado adquirente lo convierten en una estupenda compra, dado que creemos que la obra daba para bastante más. También "off tarima" se resolvió en el hotel de ventas de la calle Juncal, sede de la Casa Sarachaga, la venta de la "Vista de Buenos Aires" que el inglés Richard Adams pintó en 1832. La obra alcanzó un precio final de 224.200 dólares, que estimamos muy adecuados teniendo en cuenta que existen otras versiones de esta misma pintura, una de las cuales luce en el Museo Nacional de Bellas Artes. Creemos que esta modalidad de concretar operaciones fuera del recinto de las subastas, si bien es práctica admitida incluso a nivel internacional, no resulta positiva en términos de transparencia. Respetamos los legí­timos intereses de vendedores, compradores y los martilleros intermediarios, pero abogamos por que este tipo de ventas no pasen de ser una indeseada excepción.
En Arroyo, y cerrando el mes, se subastaron -junto a un centenar de lotes más- cuatro obras de Xul Solar, circunstancia absolutamente inusual en nuestro mercado. Pinturas representativas de tres épocas diversas (1923, 1946 y 1960/62), y de pareja calidad, que en todos los casos encontraron comprador, conforme los valores que figuran en la planilla anexa. La obra de 1923, que a diferencia de las restantes, no contaba con la certificación de la galerí­a Rubbers, fue objeto de una campaña de desprestigio que, pese a su intensidad, no arredró al experimentado coleccionista que resultó su adquirente. Es también una mala práctica del mercado, que deberí­a autodepurarse de tales personas, la existencia de quienes se consideran verdaderos "dueños" de ciertos artistas ya fallecidos. Generalmente, más que velar por la legitimidad de sus obras pareciera ser que actúan en beneficio de sus propios intereses.
Otras ventas importantes del mes son el par de acuarelas de Prilidiano Pueyrredón, ex colección Hernán Ayerza, que Juan Sarachaga vendió en casi 45.000 dólares cada una. En Roldán resultó destacada la venta de un luminoso Quinquela Martí­n, de importantes medidas 125x105 cm. que llevó el martillo al nivel de los 78.500 dólares.
Por el lado del arte contemporáneo, las ventas de Esclerosis Múltiple Argentina, cuyos valores principales consignamos en la planilla mensual, y la organizada por la Fundación Favaloro, que vendió la totalidad de los corazones intervenidos por un notable conjunto de artistas, pusieron notas que excedieron lo meramente benéfico para ingresar en el campo del mercado. En ambos casos resultó promisorio ver a jóvenes parejas como activos compradores.
Quedamos ahora a la espera de los resultados de las ventas de arte latinoamericano que se realizan en Nueva York. Con abundancia de artistas contemporáneos, sus resultados serán seguidos con interés en nuestra ciudad, ya que es bien sabida la influencia que estas ventas tienen en el ámbito local.

 
  • Abren
  • Siguen
  • Cierran

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.