News Argentina

miércoles 16 de julio, 2008
LA MUESTRA DE LA SEMANA
Carlos Masoch - Sinfonía de sentimientos
por Victoria Verlichak
LA MUESTRA DE LA SEMANA
 

Siento que esta muestra es una bisagra en mi vida" dice Carlos Masoch (Buenos Aires, 1953) a Arte al Dí­a, aludiendo a su notable exposición de pintura desplegada actualmente en la galerí­a Praxis. Es que, tras participar activamente en la escena de las artes visuales de los años ochenta, el artista transitó otros territorios: el de los medios de comunicación y las artes escénicas.

Siento que esta muestra es una bisagra en mi vida" dice Carlos Masoch (Buenos Aires, 1953) a Arte al Dí­a, aludiendo a su notable exposición de pintura desplegada actualmente en la galerí­a Praxis. Es que, tras participar activamente en la escena de las artes visuales de los años ochenta, el artista transitó otros territorios: el de los medios de comunicación y las artes escénicas.
Masoch está de vuelta con Pinturas 2004-2005, una sinfoní­a de sentimientos, que discurre entre la interrogación por el sentido de la existencia y su pasión por el oficio de la pintura. Se trata de una sucesión de óleos y acrí­licos de pequeño y gran formato, organizados en siete suites que expresan un entrañable arco de impresiones y matices.
Con los pesares de Sí­sifo (que remonta una y otra vez la cuesta con su pesada carga) como obertura, los movimientos se desenvuelven en un desarrollo de lo real maravilloso y una serie de "vida de santos", transcurren por juegos tenebrosos e infancias inmoladas y concluyen en un sentido homenaje a Spilimbergo.
En las obras expuestas en el segundo piso, el artista cambia el tono y abandona las sombras y el delirio. La última pieza transmite una rara placidez a través de los colores de algunos retratos de interiores de salas y cocinas, sin presencia humana, pintados sobre cajas de ravioles.
El espacio de la pintura es hoy central en la vida de este hijo de obreros, que estudió con Néstor Cruz y Gabriela Aberastury y que, tras un accidente, perdió la visión de un ojo. A pesar de éste y otros avatares, Masoch siempre siguió pintando -con distintas intensidades y sin preocuparse por tendencias dominantes- antihéroes incongruentes y paisajes absurdos que transitan la cotidianeidad y lo fenomenal, lo trivial y lo misterioso, confirmando que el entusiasmo por su quehacer está antes que cualquier estrategia.
Naufragios y esperanzas se multiplican en las sorprendentes ficciones de Masoch, donde sus ambiguos personajes y escenarios -que parecen concebidos entre el sueño y la vigilia- tienen la locura pero también la necesaria ilusión que, mágicamente, los torna tan próximos como secretos.

Hasta el 27 de septiembre en Praxis, Arenales 1311

 

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.