17 junio 2019

Nota publicada online

martes 21 de mayo, 2019
|
Premio Itaú Artes Visuales:
Memoria y balance a 10 años de un premio y una colección. Parte II
por Eugenia Garay Basualdo

Con un escenario inmejorable surge, en 2009,  el Premio Itaú a las Artes Visuales, un premio privado que, desde el inicio apostó a un arte “sin disciplinas”.

El Premio

Con un escenario inmejorable surge,  el Premio Itaú a las Artes Visuales a partir de la idea de Anabella Ciana, coordinadora general de la Fundación Itaú Argentina Educativa y Cultural, que con un tenaz apoyo de José Pagés, su presidente, advierten las circunstancias de la época y se proponen lanzar el primer certamen del país con inscripción online. 

Históricamente en la Argentina el apoyo privado a través de certámenes para estimular el arte es prácticamente una tradición. El ejemplo más destacado se encuentra reflejado en la cronología del Museo Nacional de Bellas Artes que, desde la década del sesenta, organiza varios premios promovidos por diferentes empresas y fundaciones como: la Cámara Argentina de la Industria Plástica, la Fundación Lorenzutti, Celulosa Argentina, Benson & Hedges, Lufthansa, Navarro Correas, la Fundación Mundo Nuevo, la Fundación Antorchas, Chandon, la Fundación Amalia Lacroze de Fortabat, Siemens, la Universidad de Palermo, la Fundación Banco Ciudad, por solo mencionar a algunos, y en su mayoría con adquisiciones para el patrimonio del MNBA.[i]

Maximiliano Bellmann Eguiguren (Paraná, Entre Ríos, vive en Buenos Aires)
Espacios, 2018
Video 3’ 45”
El término psicotrópico está conformado por las raíces de origen griego psyke, alma y tropos, equivalente a “vuelta” o “giro”. El video propone un viaje a través de una secuencia de espacios extraños que giran en torno al espectador. La mirada es trasladada hacia ambientes que se metamorfosean al entrar en movimiento, evolucionando desde el ruido a la grilla, de la grilla al bloque y del bloque a las formas líquidas, generando una información sensorial que modifica las habilidades perceptivas.

Estanislao Florido (Buenos Aires)
Fósiles, 2017-2018
Animaciones digitales, óleo s/papel entelado, cerámicas esmaltadas con lustre metalizado, hierro y acrílico negro. 170 x 150 x 100 cm
Fósiles es una instalación multidisciplinaria que pone en juego las nociones de tiempo, realidad y ficción. La obra nos propone una desviación en la línea del tiempo y nos presenta una realidad trasmutada y paralela. La instalación combina animación digital, pintura, cerámica y distintos tipos de citas pertenecientes a la Historia del Arte. Las obras que componen la instalación aparecen como fosilizadas o petrificadas intentando construir una suerte de escena distópica.

Otro paradigma en este sentido es el del ciclo de nueve salones que lleva a cabo la empresa Acrílico Paolini entre 1970 y 1980, que se exponen principalmente en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y en la galería Bonino, otorgando numerosos premios, algunos en modo de adquisición para el MAM.   

Para terminar de confeccionar el mapa de las iniciativas privadas y públicas que lanzan premios propulsando las producciones contemporáneas pueden tenerse en cuenta, por su alcance, los de la Fundación Jorge Federico Klemm desde 1997, la Universidad UADE desde 2006, el Banco Central y la Fundación Andreani desde 2007, el premio ArtexArte a la fotografía desde 2013, el premio Pintura Banco Nación desde 2015, y el premio del Fondo Nacional de las Artes desde 2016. Cabe recordar que el premio de la Fundación Teléfonica - Museo de Arte Moderno solo tiene una continuidad de diez años entre 2003 a 2013. La lista puede continuar porque en los últimos años surgen nuevos concursos; al mismo tiempo que no se está considerando la gran variedad de salones provinciales y municipales ya asentados en la escena artística y de gran renombre; pesquisa aparte que excede la extensión de este artículo.  

María Crosetti (Rosario, Santa Fe)
Distancias mínimas, 2018
Fotografía analógica, toma directa, impresión s/plata en gelatina s/ papel FB 85 x 70 cm
Algunos libros clásicos de técnica fotográfica dicen que el blanco no existe. Blanco, lo que se dice blanco, sería el papel. Si hay “información fotográfica” no es blanco puro. El último punto en la escala lo denominan “blanco pérdida de sustancia”. Las ocho fotografías que componen esta pieza son todas copias artesanales de un mismo negativo. Cada una tiene una distancia mínima y diferente al punto cero, donde la pérdida de sustancia se transforma en nada.

Hernán Salvo (Buenos Aires)
Vibración geométrica, 2018
Madera, acetatos, pintura e iluminación 80 x 130 x 6 cm
La obra forma parte de una serie de trabajos que refieren a la luz y la geometría. Se trata de vibraciones energéticas que percibimos a través de nuestro sentido visual. La luz es energía y, a través de la geometría, se manifiesta en la materia. Trabajo el color luz como elemento plástico y la geometría como canal por donde la luz toma forma corpórea. El plano negro de la madera representa la ausencia de luminosidad, los cortes permiten que la luz atraviese las figuras haciéndose visible su forma.

Toda esta sumatoria de datos mínimos contribuye a la puesta en contexto en la que el Premio Itaú empieza a tener un lugar, año tras año, sobresaliente. Al presente y con una década de permanencia ininterrumpida en el ámbito del arte argentino contemporáneo, el Premio Itaú a las Artes Visuales también se encuentra consolidado con una de las colecciones más notables del país, aunque poco conocida.

En la coyuntura actual del arte argentino son tres los premios que dominan la escena por sus convocatorias, estando en primer lugar “históricamente” el Salón Nacional de Artes Visuales, al que le sigue el Premio del Fondo Nacional de las Artes, y cerrando la tríada se encuentra el Itaú, obteniendo este puesto de liderazgo durante diez años de incesante labor.  

Diego Fontanet (Buenos Aires)
La proyección del mar embravecido perfuma las flores del mundo, 2019
Látex blanco y negro s/papel misionero 90 x 145 cm
La obra es sumamente austera en lo que tiene que ver con su realización, nos habla de cierta precariedad, e intenta visibili- zar la problemática de las migraciones poblacionales, los desplazamientos de grandes cantidades de personas, a través de mares, desiertos, bosques, etc. Se trata de una pintura conceptual que forma parte de una serie llamada refugeeswel- come.

Ignacio Iasparra (25 de Mayo, Provincia de Buenos Aires; vive en Buenos Aires)
La ausencia es una realidad material, 2018
Fotografía digital, toma directa, impresión Giclée. 70 x 100 cm
A partir de 2012, en la etapa más reciente de mi trabajo, busco usar la fotografía como medio generador de una especie de microsistema visual que solo él pueda generar, y que no tiene que ver ni con la idea de registro ni con la operación metalingüística. Al profundizar en la búsqueda de una imagen que pueda ser percibida por sí misma y no por referencia a lo real, encuentro que la fotografía acentúa su singularidad, se abre a otras posibilidades y, también, se vuelve menos comprensible.

RES (Córdoba, vive en Buenos Aires)
Metaesquema Buenos Aires (A Bony), 2017-2019
Fotografías
Lado A: Balazos (Ministerio de Economía), 2019, 60 x 50 cm, impresión a chorro de tinta. Lado B: Metaesquema Buenos Aires, Malba, 2017, 60 x 50 cm, impresión a chorro de tinta.
Dos fotos contrapuestas en un mismo marco. Lado A Balazos (Fachada del ministerio de Economía, 2019). Lado B Metaesquema Buenos Aires (Metaesquema de H. Oiticica con reflejos de Buenos Aires de H. Coppola y autorretrato en el Malba, 2017). Dos tomas directas, analógicas, dos impresiones a chorro de tinta que, así relacionadas, aluden a Disparos de Oscar Bony.

La Fundación Itaú se propone gestionar un gran salón puramente federal brindando la participación a través de internet, de manera inédita en la Argentina desde 2009, y logrando que 22.127 personas se inscriban y den a conocer sus manifestaciones hasta la actualidad.

Lo “federal” es un componente exclusivo e inclusivo –sendos términos en sus sentidos positivos- de este premio dado a que su llegada víawebhace que se amplíe el espectro de postulantes sobre todo de las provincias, tantas veces relegados por las distancias y hasta por la falta de recursos económicos para trasladar sus obras. De acuerdo a esto, el Itaú ofrece transporte gratuito de ida y vuelta para las obras de los participantes que se encuentran a más de 200 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

Dentro de una clara política cultural que fomenta el federalismo y el intercambio se proyecta una  itinerancia de la exposición desde la primera hasta la séptima ediciones, recorriendo las ciudades de Tucumán (Centro Cultural Virla y Museo Provincial de Bellas Artes Timoteo Navarro), Salta (Museo de Arte Contemporáneo), Mendoza (Espacio Contemporáneo de Arte y La Nave Cultural), Córdoba (Museo Emilio Caraffa), Mar del Plata (Teatro Auditorium), La Plata (Museo de Arte Contemporáneo), Rosario (Centro Cultural Parque de España), Neuquén (Sala Emilio Saraco), y Buenos Aires (Espacio Itaú Cultural, Usina del Arte, Centro Cultural Recoleta, Palais de Glace, Casa Nacional del Bicentenario). Solo en Buenos Aires se realizan las últimas tres exhibiciones.

Federico Galará (Córdoba)
Sobre el control del género y otras libertades, 2018
Negatoscopios médicos, vinilo impreso, placas radiográficas recuperadas, cables y enchufes. 175 x 134 x 6 cm
Sobre negatoscopios médicos industriales son colocadas “radiografías” de tres objetos: estetoscopio, rosario católico y cinturón. Dichos objetos representan dispositivos que construyen género y sexualidad a través de regímenes de poder/saber cómo la ciencia médica, la religión, la paternidad. Utilizando medios tecnológicos propios de la ciencia médica, se busca reflexionar sobre los mecanismos de control que operan en la creación y disciplinamiento de los cuerpos, géneros, identidades y deseos.

Laura Messing (San Isidro, provincia de Buenos Aires)
Hipótesis para un mundo próximo, 2018-2019
Objetos construidos en materiales sintéticos, resina, siliconas, micro-esferas de vidrio, pintura polimérica e iluminación de LEDs. 180 x 150 x 100 cm
Una columna vertebral, casi azul, de cuando todavía teníamos cola o de cuando la recuperemos. Ramas/raíces/alas: la mínima materia y sus múltiples funciones. Organismos sutiles que ya no necesitan más que el éter, pero están relacionados entre sí, se buscan, se conectan, si lo necesitan, lo siguen necesitando. Seres casi vegetales, casi animales, casi luz. Conexiones neuronales, silencio, oscuridad y calmadas interacciones. Sólo una hipótesis de un mundo próximo.

La “transparencia” es otro factor que el Itaú instala a través de la convocatoria de jurados de selección de todo el país que generan devoluciones para los inscriptos estimulándolos a progresar en sus indagaciones artísticas, algo muy valorado por los participantes, ya que es poco frecuente que suceda en un premio.

La “pluralidad” prevalece en la cantidad de categorías que comprende el premio ya sea pintura, escultura, dibujo, grabado, instalación, objeto, fotografía, video, cerámica, textil y obras tecnológicas de las más diversas; y siempre con temática libre.

Iván Enquín (Buenos Aires)
Sin título, 2018
Calado s/papel 110 x 88 x 5 cm
Riguroso troquelado realizado a mano de motivos islámicos, luego superpuestos entre sí. La intención es mostrar dos elementos que se contraponen pero que a su vez se relacionan. Están las imágenes eróticas tradicionalmente rechazadas, consideradas vulgares. Por el otro, el pensamiento musulmán sobre cómo deben ser representadas las imágenes a través de su geometría sagrada. Ironizo y exacerbo las banalidades de un imaginario tan absurdo, retórico y repetitivo como la misma trama que lo contiene.

Premios Especiales (no adquisición)

Con la intención de afianzarse como un certamen de vanguardia la Fundación Itaú, desde la sexta edición, implementa distinciones especiales para las tendencias más inmediatas, extendiendo los márgenes de las artes visuales hacia las expresiones fuertemente vinculadas con los avances tecnológicos.

2014-2015 Premio Talento Sub 25

2015-2016 Premio Realidad Virtual

2016-2017 Premio Arte Interactivo: videojuegos

2017-2018 Premio Arte con Realidad Aumentada

2018-2019 Premio Arte con Impresión 3D

 

2da mención de honor Impresión 3D
Juan Pablo Ferlat (Buenos Aires)
Golem, 2018
Impresión 3D: cera virgen de abejas y petróleo crudo
20 x 20 x 25 cm
Realizada con el apoyo de Mecenazgo, Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Golem es una escultura realizada con una impresora 3D diseñada especialmente para imprimir con pura cera virgen de abejas, además de derretir y reciclar la cera para nuevas impresiones, de forma cíclica y sustentable. Es fruto de años de investigación de las abejas, entendiéndolas como máximo ejemplo de inteligencia colectiva en la naturaleza. Este proyecto tiene como objetivo la creación de una máquina que permita retratar al sujeto del siglo XXI en su adicción al petróleo y sus contradicciones.

PARTE I