Nota publicada online

jueves 28 de octubre, 2021
Mirando al futuro con 90 años de bellas experiencias
La AAMNBA festeja un nuevo aniversario
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
Mirando al futuro con 90 años de bellas experiencias

Creada en 1931, esta Asociación de Amigos, acompaña en su evolución al museo mas importante de América del Sur, con una reserva de más de trece mil obras, del siglo III a. C. a la actualidad: nuestro Museo Nacional de Bellas Artes. Muchos motivos para celebrar.

Corría el año 1931, en una Argentina políticamente convulsionada, cuando un grupo de entusiastas visionarios soñaron con la idea de fundar una “sociedad” que permitiera al Museo Nacional de Bellas Artes enriquecer su ya valioso patrimonio y desarrollar el sentimiento artístico social de la comunidad. Fueron Cupertino del Campo -quien había dirigido el Museo durante los últimos veinte años- y Francisco Llobet, coleccionista de arte francés, a cargo de la Dirección General de Bellas Artes, quienes impulsaron la primera” Sociedad Amigos del Museo”. Desde un principio, los Amigos trabajaron en los temas que serían una constante a lo largo de las siguientes nueve décadas: la difusión artística, los aportes de recursos económicos para el funcionamiento del Museo, la realización de obras de infraestructura y la adquisición de obras de arte para su acervo.

La AAMNBA hoy dirigida por una Comisión Directiva de 18 miembros, cuyo presidente, desde abril de 2011, es el Dr. Julio César Crivelli, tuvo y tiene un papel fundamental en la ampliación de superficie de exposición; en la colección permanente a partir de adquisiciones y donaciones ; y también en la captación de fondos para la puesta en valor del edificio y la realización de exposiciones, además de una incesante búsqueda de nuevos amigos y voluntarios para el sostenimiento de nuestro Museo Mayor.

 

Sólo durante los últimos diez años, la Asociación Amigos al Museo aportó la suma de más de 5 millones de dólares destinados a obras de infraestructura -hay mas de 10.000 m2 sumados a la superficie del Museo entre otras obras-, donación de obras de arte que suman un total de 185 obras adquiridas y donadas al Museo para formar parte de su acervo. La realización de mas de 500 exposiciones temporarias entre las que se encuentran: De El Greco a Tiépolo; De los Primitivos a Goya; De Cézanne a Miró; 50 años de la Bauhaus; 120 años de Pintura Española; De la Escuela de Barbizon a van Gogh; Bronces y Grabados de Henry Moore, y muchas más, todas acompañadas de su correspondiente catálogo. Más cerca en el tiempo, también fueron numerosas las exhibiciones auspiciadas: El dolor de Colombia en los ojos de Botero (2006); Antonio Berni, la pesadilla de los injustos (2009); Claridad, la vanguardia en lucha,1920-1940 (2012); Caravaggio y sus seguidores (2012); La seducción fatal. Imaginarios eróticos del siglo XIX (2014-2015); Joaquín Sorolla y Bastida en la colección del MNBA (2014); o las más recientes Xul Solar panactivista (2017); Miró, la experiencia de mirar (2017-2018), J. M. W. Turner. Acuarelas (2018-2019), o Julio Le Parc. Transición Buenos Aires-París (1955-1959) (2019) son, apenas, un pequeño muestrario.Todo esto sumado a los gastos generales de mantenimiento, convierte a la Asociación Amigos en un vehículo activo y eficiente de articulación entre los aportes privados y la preservación del patrimonio de todos.

Como parte de los festejos la Asociación acaba de publicar un libro con su historia

Además, desde la Asociación se invirtieron casi U$D 3.000.000 en la realización de actividades de extensión cultural y educación, acciones para socios y funcionamiento de Tienda Bellas Artes. La tarea educativa, la promoción del arte y la cultura, la difusión de la colección permanente y de las exposiciones temporarias del Museo, son una constante en los objetivos de la Asociación Amigos. Desde 1967 tiene su sede en Avenida Presidente Figueroa Alcorta 2280, en el Pabellón del Sesquicentenario de la Revolución de Mayo, obra de arquitectura del movimiento moderno diseñada por los arquitectos César Janello, Rubén Fraile y Jorge Gómez Alaiz, y realizada por encargo del presidente Frondizi para contribuir a las celebraciones patrias. El edificio cuenta con protección patrimonial por Ley 5714.

Durante más de 20 años, la Asociación Amigos impulsó y sostuvo los cursos de Historia del Arte que se impartían en el Museo. Pero a partir de 1997, durante la presidencia de Nelly Arrieta de Blaquier, habilitó en su sede un auditorio para 235 personas, que desde 2014 lleva su nombre. Éste es el epicentro de las actividades gratuitas y aranceladas, que funcionan como un espacio cultural con propuestas de excelencia: la Carrera Corta de Historia del Arte, nave insignia de los cursos de la Asociación, así como cursos de literatura, filosofía, música, cine, estudios culturales, patrimonio, conferencias, seminarios, talleres de dibujo y pintura, talleres infantiles de arte, ahora impartidos también en formato online. Esta programación educativa contabilizó más de 100.000 matrículas en los últimos diez años. 

A lo largo de los años, la búsqueda de fondos para apoyar al Museo adoptó creativas formas y de gran visibilidad. Recordemos los emblemáticos desfiles de Gino Bogani, la Feria de los Anticuarios y mas tarde la Feria del Sol, así como las recordadas Comidas Anuales de Recaudación entre 2004 a 2019, muchas de ellas temáticas como la “Noche del Mantón”.

Los socios son el principal activo de la Asociación se trata de una comunidad cultural comprometida con apoyar la misión y cumplir sus objetivos. Hablamos de 2.000 amigos fieles que acompañan con entusiasmo visionario para llevar adelante los desafíos que vienen. Para ellos se desarrollan programas con actividades exclusivas diseñadas de acuerdo a los intereses de cada segmento, con el desafío de agregar valor a la experiencia de ser Amigo del Bellas Artes y generar comunidad.

Existe desde 2014  la categoría de socios Jóvenes destinada a personas de 21 a 38 años, con el objetivo de acercar a las nuevas generaciones al Museo a través de una variada agenda cultural y social desarrollada puntualmente para ellos. Para la categoría de socios Corporativos se creó un espacio de intercambio que permitió incorporar nuevas instituciones y empresas con proyectos de colaboración para el enriquecimiento mutuo.

La incorporación, como director ejecutivo, de Andrés Gribnicow, especialista en gestión integral de proyectos de interés cultural, social y económico para organizaciones públicas, privadas y ONGs con foco en la cultura y las industrias creativas, refuerza esta decisión que implica mucha innovación para que esta comunidad siga creciendo.

La AAMNBA es el resultado del esfuerzo mancomunado del sector público y el sector privado. Y esta articulación virtuosa entre el Museo Nacional de Bellas Artes, que ha cumplido ciento veinticinco años, y su Asociación Amigos, que celebra este año nueve décadas de vida, hizo posible la realidad y el presente del Museo que hoy conocemos: una institución ejemplar y referente en toda la región.

Hay cosas que no cambian -para bien o para mal-, en esta Argentina en que vivimos: la política sigue convulsionada y los “Amigos” siguen experimentando la “bella experiencia” de acompañar al Museo de arte más importante de América del Sur.