19 mayo 2019

Nota publicada online

viernes 3 de mayo, 2019
|
El universo de Sebastián Gordín
Se convierte en una "Oficina de entrenamiento de objetos vagos"
por Marcela Costa Peuser

Eximio artesano de episodios en pequeña escala, Sebastián Gordín es uno de los más destacados artistas contemporáneos argentinos y llega a Central de Procesos de San Isidro conOficina de entrenamiento de objetos vagos. Una experiencia lúdica para grandes y chicos.

“Soplo y la brocha cobra vida. Ya no es mas una brocha.

Es una parva en el campo, al atardecer.

Es el pelo de mi abuela, revuelto por el viento de la plaza.

Es el pecho de un mapache en el bosque…iluminado por la luz de la luna.

Es la brocha de mi padre que acaricia su mejilla y la cubre de espuma…En otro tiempo… en otra vida…

Es mi alma que vino a jugar.”

De esto se trata esta experiencia maravillosa que Sebastián Gordín nos invita a disfrutar en Central de Procesos, frente a la Catedral de San Isidro. Una experiencia para chicos y grandes que se animen a sumergirse en su propio proceso creativo.

Sebastián Gordín no necesita presentación. Meticuloso y fantasioso, sus obras son construcciones de escenas en pequeña escala que nos invitan a explorar mundos desconocidos en los que las fábulas, el misterio y la ciencia ficción están presentes. Como también lo está el oficio. Trabaja la madera como un eximio artesano. La marquetería no tiene secretos para él. La pintura le quedó corta y, muy temprano, comenzó a construir otras realidades. Pequeñas cajas que fueron moldeando una identidad propia y que se caracterizan por convertir al espectador en inesperados voyeurs de sus fascinantes mundos. Reciente ganador del Segundo Premio del Salón Nacional de Artes Visuales y del Primer Premio Adquisición de la Fundación Federico Jorge Klemm (ambos en 2018), Gordín expuso en Buenos Aires, San Pablo, Madrid, Londres y otras ciudades, y en 2014 realizó una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

Eleonora Jaureguiberry experimentando en la Oficina de entrenamiento de objetos vagos

“Central de Procesos es un ámbito desafiante tanto para el artista como para el público, donde el aprendizaje y la revelación se dan en el ejercicio”, cuenta Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro, bajo cuya órbita está esta novedosa sala de arte que ya cuenta con un reconocimiento internacional. “Oficina de entrenamiento de objetos vagos” permite al visitante reflexionar, producir y dialogar, con cada una de las 25 piezas creadas o intervenidas por Gordín y que, a modo de trampolín, permiten conocer su hacer creativo”.

Se trata de objetos que por algún motivo el autor no incorporó en sus obras o dejó a medio hacer. Hay desde una herramienta de zapatero (Tres pies), un transmisor telegráfico, un set de aisladores cerámicos telegráficos y una caja con ladrillos cerámicos de tres tamaños modelados por él, hasta piezas de tornería, una caja con maderas en chapas de colores y teñidas, espejos, monedas vírgenes y varitas mágicas para ilusionarse. Como también una máquina para crear fábulas.

La máquina de crear fábulas

¿Por qué el título? Porque está ambientado como una oficina, con vitrinas y escritorios en desuso del Municipio. Cada objeto está catalogado, tiene su número y su ficha con textos explicativos. El visitante podrá solicitar el objeto que le interesa a la “bibliotecaria” y comenzar a relacionarse con él a través del dibujo, la escritura o simplemente la observación o la caricia. Así comienza el juego.

Kit de ladrillos para construir una Catedral

“Debo confesar que estoy un poco asustado, porque hay piezas que llevan mucho trabajo o son delicadas a la manipulación, pero la idea me entusiasma y atrapa. Es, de algún modo, desacralizar el objeto arte al decirle a la gente: Tomá, usalo, cuidalo y construí tus propias relaciones y sueños. Necesito ver cómo funciona”, dijo Gordín sobre esta experiencia totalmente nueva para él.

La iniciativa, con visitas especiales para los establecimientos educativos de la zona, es una fascinante invitación a despertar la imaginación

Para toda la familia, con entrada gratuita y de lunes a viernes, de 9 a 18, y los sábados, de 14 a 18. 

¡IM-PER-DI-BLE!

+INFO