Nota publicada online

miércoles 29 de abril, 2020
Gestores que hacen: Eleonora Jaureguiberry
Aspirar a más que sólo a sobrevivir
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
Eleonora Jaureguiberry. Foto: Carlos Furman
Eleonora Jaureguiberry. Foto: Carlos Furman

Eleonora Jaureguiberry, es Subsecretaria General de Cultura de San Isidro. Con buenas dosis de creatividad, imaginación e inversión, bajo su gestión se generan eventos convocantes que disfrutan los vecinos de un municipio. Bocas Abiertas, la feria gastronómica que ya es una marca y convoca a miles de personas. Ciclos y Festivales de cine y música al aire libre en los jardines del Museo Pueyrredon, Puertas Adentro y Estudios Abiertos de artistas, el Premio Kenneth Kemble de Artes Visuales. Todos ellos se nutren tanto de inversión pública como privada y hacen de San Isidro una marca.

Desde Arte Online la convocamos para conocer sus estrategias frente a este momento tan particular que vivimos y, también, para el día después, cuando volvamos a cierta “normalidad”.

Desde tu gestión en San Isidro estás acostumbrada a generar eventos que convoca a miles de personas. ¿En esta línea estás pensando en nuevas modalidades? 

-En efecto, si hay algo que distingue nuestra gestión es el énfasis en el encuentro, en generar una conversación con nuestra comunidad, en convertir a la experiencia en la matriz de todos los programas. Sostenemos que se aprende con el intelecto, por supuesto, pero en consonancia con el cuerpo y a través de la experiencia. Esto es muy difícil, si no imposible, de replicar online. Desde la apreciación de una obra de arte en su materialidad y su tamaño, hasta la celebración de una fiesta local, no existe sustituto a estar presente. Por lo que no tenemos pensado hacer online lo que antes hacíamos en persona; optamos por seguir acompañando la vida de la gente con intervenciones que en su esencia transmitan cercanía. Queremos seguir conversando, como viejos amigos que de algún modo u otro se siguen relacionando. Ejemplos: el Museo del Juguete ofrece una guía para construir juguetes caseros para familias y docentes. Las casas de la Cultura ofrecen tutoriales cortos para hacer ejercicios de relajación, para aprender a jugar juegos, para cocinar. Nuestro departamento de Literatura  recomienda libros, y los Abuelos de Cuento, libros para chicos. Hacemos playlists de música para compartir. organizamos torneos de ajedrez online. Hoy se trata se seguir en contacto, de seguir cultivando eso que nos distingue como especie: aspirar a más que sólo a sobrevivir.

¿Qué estrategias estás pensando para adelante en los museos y en la Central de Procesos?

-Estamos pensando un segundo semestre con museos abiertos al público. Seguramente con medidas especiales de seguridad como determinada cantidad de gente por sala para respetar el distanciamiento social. Contamos con que la gente vuelva, y mire todo con ojos nuevos. Para esto estamos trabajando a fondo con los equipos de los  museos y la Central de Procesos. El Museo Beccar Varela tiene por delante un enorme desafío: el de inaugurar antes de fin de año varias salas que cuenten la historia de San Isidro. Este guión es el producto de un trabajo profundo con toda la comunidad ,que es muy diversa, y pretende contar a la vez la historia de la conformación del territorio, la historia política y social, y las historias mínimas que son muy interesantes en cuanto nos permiten comprender en qué medida todos estamos atravesados por las circunstancias objetivas en las cuales vivimos, pero siempre existe un espacio para la libertad. 

El Museo Pueyrredón está terminando una larga investigación sobre las diversas experiencias de ser niño en el siglo XIX, y se viene una muestra muy bien documentada que, fiel al espíritu del museo y a su colección, va a exhibir arte, música ,objetos, documentos, testimonios. Creo que va a dar que hablar. 

La Central de Procesos está trabajando con el talentoso Ernesto Ballesteros en una serie de dispositivos muy atractivos y muy interesantes que van a permitir que audiencias de todo tipo participen de sus procesos de trabajo. Vamos a necesitar una cantidad inaudita de lápices! 

Y el Museo del Juguete está trabajando en nuevos dispositivos para chicos y grandes, ayudado por este parate de público.

En todos los casos, apostando a volver a dar la bienvenida a nuestra comunidad y aprovechando para re-pensarnos. En museos con tanto público y tan poco personal, este tiempo para reflexionar es muy bienvenido.

¿Cómo crees que se debería mantener “visibilidad”, sin corren el riesgo de abrumar al nuevo “visitante online”?

-Hoy la gente está mucho en las redes, lo que no significa que presten demasiada atención a cada cosa que ven allí. Me gusta decir que los que subimos contenido a las redes estamos “a tiro de scroll”. Por lo que apostamos a no abrumar, a no publicar contenido mas de una vez por día en cada una de nuestras redes (Cultura, Museos, Juventud). Queremos contar que aquí seguimos, en otro tono, con otros temas, porque el mundo entero está hablando en otro tono de otros temas. Queremos que nos recuerden, queremos seguir compartiendo, y sobre todo, queremos volver a encontrarnos.