News Argentina

lunes 12 de octubre, 2009
Patricio Bonta y sus Siete Cristos Contemporáneos
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
Patricio Bonta y sus Siete Cristos Contemporáneos

Siete es el número de la sabiduría. Siete son los días que le tomó a Dios crear el Universo a su Imagen y Semejanza; siete los colores y siete las notas musicales. Siete son las maravillas del mundo y también son siete los pecados capitales. Siete son los Cristos que Patricio Bonta (1946) expone en el Centro Cultural Borges.

Son siete Cristos urbanos, unos jóvenes y otros más maduros, todos anónimos. Todos inexorablemente clavados a su propia cruz, como cada uno de nosotros. Los hay resignados, los hay tristes, pero también están aquellos que miran de frente a su destino y lo desafían, como él mismo.

Patricio Bonta nació en Budapest pero quiso el destino que llegara a la Argentina, junto con sus padres que huían de la guerra, a la edad de cuatro años. De su padre -quien por haber sido desertor del gobierno de Hitler, perdió su fábrica de pinturas y debió abandonar el resto de sus pertenencias- aprendió a reconstruirse. De su madre, diseñadora textil, y de su tía artista plástica, heredó el amor por el dibujo y por la figura humana.

Patricio escribió y dibujó desde siempre. Se hizo publicitario porque se le ocurrían buenas ideas y disfrutaba plenamente de la esencia creativa. Se considera expresionista pues se toma la libertad de modificar la realidad a través de sus emociones. Es así como dibuja una figura y redibuja luego los detalles que le interesan, ampliándolos y llevándolos a un primer plano. Él no busca construir una historia, su obra habla de otras realidades; es allí donde puede dar cuenta de sus intuiciones y de su especial percepción de la vida. Él pintó su propio destino, retrató su mano izquierda con su mano derecha. En el 2004, sobreviene una coyuntura dramática en su vida que lo obliga a reconstruirse y es así como le enseña a su mano izquierda a pintar. A partir de ese momento, aparece el color en su obra.

Patricio Bonta es pintor y, como tal, tiene mucho para decirnos. En su actual muestra en el Borges, sus siete cristos contemporáneos, crucificados, lacerados y sangrantes, nos hablan de la posibilidad de reconstruirnos y volver a la vida. Son siete también las Dimensiones en las cuales el Universo se expresa: una dimensión Espiritual, una Intuitiva, una Mental Superior y una Mental Concreta, un plano Emocional, otro Etérico y, finalmente, el plano Físico. Siete Dimensiones en las que el hombre, como criatura Divina, se expresa y trasciende.

.........................................................
Más info
Hasta el 25 de octubre
Centro Cultural Borges,
Viamonte esq. San Martín

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.