Nota publicada online

jueves 20 de octubre, 2016
Claudia Fontes y “El problema del caballo”
Camino a la 57ª Bienal de Venecia
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
Claudia Fontes y “El problema del caballo”

Claudia Fontes es la artista elegida para representar a la Argentina en la 57ª Bienal de Venecia. Nacida y criada en Haedo, está radicada en Brighton, Inglaterra, desde 2002 y sigue trabajando en Argentina.

Reconocida por su mirada analítica y crítica, pero sin dejar de lado el humor y la poesía, Claudia Fontes habló del proyecto seleccionado para representar a nuestro país, en el Palacio de Cancillería, acompañada por el Embajador Mauricio Wainrot, a cargo de la Dirección General de Asuntos Culturales, Andrés Duprat, director del Museo Nacional de Bellas Artes y curador del envío nacional y Pedro Villagra Delgado, jefe de Gabinete de la Cancillería.

“Venecia es una plataforma de diálogo internacional, por lo tanto me interesaba que el proyecto tuviera una referencia a la historia del arte argentino y a quienes somos”, contó a los presentes en la conferencia de prensa “La Bienal es una institución internacional que todavía persiste en perpetuar ese paradigma de nación en una muestra universal. Algo que me parece bastante absurdo en un mundo en el cual la mayoría de los estados están en crisis y los gobiernos no representan a nadie.”

Es la primera vez que el artista del envío argentino es elegido por un comité de selección. Presidido por Wainrot, dicho comité fue integrado los curadores de envíos del siglo XXI: Adriana Rosenberg, Mercedes Casanegra, Inés Katzenstein, Rodrigo Alonso, Fabián Lebenglik, Fernando Farina y María Teresa Constantín. Participaron también Américo Castilla y Andrés Duprat, actual curador del envío.

A partir del diálogo surgieron nueve nombres a los que los invitaron a presentar un proyecto.

En el Palacio de Cancillería, durante la conferencia de prensa Pedro Villagra Delgado, jefe de Gabinete de la Cancillería, Claudia Fontes, ndrés Duprat, director del Museo Nacional de Bellas Artes y curador del envío nacional y el Embajador Mauricio Wainrot, a cargo de la Dirección General de Asuntos Culturales.

Cuando me llegó la invitación comencé a estudiar el espacio -una vieja fábrica de balas de cañón de una Europa colonizadora- la historia de la Bienal y la historia de los envíos argentinos.” Así descubrió que el primer envío de una obra al extranjero la hizo Ángel Della Valle con destino a Chicago, Estados Unidos, a fines del siglo XIX. Se trata de La vuelta del malón, una pintura que ilustra la Conquista del Desierto. “La materialidad del Pabellón también me resultó muy importante -construido con ladrillo, hierro y madera-, la imagen del caballo surgió naturalmente”, relató entusiasmada la artista. “El caballo simboliza cómo hemos fallado como especie al no encontrar un modo de existencia y subsistencia que sea inclusiva y en el que nadie pierda. Este caballo representa a los excluidos y a los explotados.”

La instalación escultórica “El problema del caballo" es una escena detenida en el tiempo -vista desde el punto de vista del caballo- y en la que el espectador es un testigo inesperado de la tragedia. El caballo, que suele asociarse con la virilidad del héroe, se presentará vulnerable, atrapado entre las columnas del inmenso pabellón de 47 metros de largo por 10 de ancho y 5 de alto.

Para Claudia Fontes esta escala representa un enorme desafío ya que ella trabaja pequeñas obras realizadas en porcelana concebidas para la palma de la mano. En esta oportunidad la propuesta es trabajar con el espacio desnudo. Son sólo tres personajes blancos -el animal, un indígena y la cautiva del cuadro de Della Valle - bañados por la luz y una gran sombra como elemento de ruptura. “Una obra performática y teatral que seguramente será la más fotografiada”, señaló el Embajador Wainrot.

“Viva Arte Viva" es el lema de la 57va edición de la bienal, que se realizará desde el 13 de mayo y el 26 de noviembre de 2017 y cuya curadora general es Christine Macel, jefa de curadores del Museo Nacional de Arte Moderno francés, el Centro Pompidou. “Este lema pone el arte en un lugar de celebración y de festejo, porque ofrece salidas a pesar de la gran crisis que vivimos. Es una de las mejores bienales que podía tocar porque soy una ferviente militante de hacer arte y del respeto por los artistas” concluye feliz.

 

Claudia Fontes trabajando en el Centro Cultural Tewok en una comunidad Wichi en Salta. Escuchando el sonido grabado por el artista inglés Duncan Whitley que sale de una vasija realizada por Elba bairon, en el marco del proyecto "La criatura Intermedia", organizada por la artista en colaboración con Guadalupe Miles y la familia Mendoza a principios de octubre de 2016.

Claudia Fontes egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón en 1987 y, a partir de una beca de perfeccionamiento en el extranjero de Fundación Antorchas, desarrolló Trama. Si bien emigró de la Argentina en 2002–enamorada de un inglés-, todo su imaginario es de estas latitudes. Trabajó desde 2002 a 2006 en este programa de  cooperación y formación de artistas con una importante inserción internacional. Por él pasaron 370 artistas e ingresaron al país 600 mil euros que se invirtieron en proyectos artísticos, publicaciones y encuentros.

Actualmente trabaja con Guadalupe Miles en “La criatura intermedia”, un proyecto con la comunidad Wichi del Chaco Salteño.