Nota publicada online

martes 26 de marzo, 2013
El frágil mundo de Paula Toto Blake
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
El frágil mundo de Paula Toto Blake

Curada por Rodrigo Alonso, "Fragilidad" se presenta hasta el 31 de marzo en la Sala J del CCR.

Como en el mundo contemporáneo, el arte, nos enfrenta a nuestras propias contradicciones, a esas tensiones que se generan cuando los humanos nos relacionamos. En la muestra de fotografías en el Centro Cultural Recoleta, Paula Toto Blake nos enfrenta, sutil e inevitablemente, a esa fractura que nos vuelve vulnerables y cuyo eje, como sostiene Rodrigo Alonso, curador de la muestra “es el de la fragilidad de la existencia, una debilidad que aunque sepamos inevitable, pocas veces nos disponemos a abordar”.

Toto Blake, es platense y se licenció en Artes Plásticas en la Universidad de esa misma ciudad; se perfeccionó en Nueva York, San Sebastián y Bolonia y expuso en San Pablo, Roma, Nueva York y Londres. Las 28 obras que presenta hasta fin de marzo en la sala J, son el resultado de un trabajo realizado  durante su residencia en el Sculpture Space Residency Programde Nueva York en el año 2006.

Sus fotografías –tomas directas- de paredes descascaradas y muebles abandonados en la nieve hablan de la decrepitud y la caducidad de los tiempos que vivimos y de una de las características más llamativas de nuestra contemporaneidad, el individualismo que muchas veces marca nuestras relaciones y las vuelve precarias, transitorias y volátiles. En esta serie las sensación de soledad que las sobrevuela es captada por la cámara y la vuelve eterna.

En la serie de fotografías de lápidas, tomadas en el cementerio de Edimburgo, Escocia y copiadas en blanco y negro en gran formato la artista habla del miedo. Miedo que no es otra cosa que el nombre que le damos a nuestras incertidumbres; temores reales o imaginarios, a la violencia injustificada, al hambre, al desempleo y, por supuesto, a la muerte. Paula Toto Blake capta la imagen, corporiza ese miedo -representado por una gruesa capa de acrílico- y lo interviene agrietándolo, fracturándolo, poniendo en evidencia nuestra propia vulnerabilidad. Una reflexión tan antigua como humana sobre un soporte atractivo y novedoso: la fotografía objeto.

 

Hasta el 31 de marzo

Centro Cultural Recoleta

Sala J