News Argentina

jueves 17 de julio, 2008
RECONSTRUIR NUESTRA HISTORIA NACIONAL
Restauración del Museo Casa Fernández Blanco. Artes Aplicadas siglo XIX, principios del XX.
por Agustina Blaquier
RECONSTRUIR NUESTRA HISTORIA NACIONAL

La casa de Isaac Fernández Blanco está siendo restaurada en pleno centro porteño, pensada como uno de los testimonios arquitectónicos de lo que fue la vida de las familias adineradas que a fines del siglo XIX y principio del XX decidieron instalarse en el Barrio Sur, para vivir en el corazón de lo que fue la bohemia porteña. El viejo sueño del equipo que viene trabajando en el Museo Fernández Blanco hace 25 años era rescatar la casa, restaurarla y subdividir la colección en las dos sedes de acuerdo a cada época. Es un proyecto ambicioso que contempla desde la restauración de la boisserie de nogal y roble, los vitrales, los pisos entablonados con marqueterí­a fina abajo, los mosaicos pompeyanos, de los baños, los techos, hasta la recuperación del color original de las paredes, y mucho más.
La Dirección del Museo, encabezada por Jorge Cometti, quiere contar dos capí­tulos de nuestra historia por medio de estas dos sedes. "El primero en el Palacio Noel, Museo colonial asociado con lo virreinal", explica Patricio López Méndez, curador del museo. Y el segundo en lo que fue la casa que habitó Fernández Blanco. "Con esta casa se pueden contar tres historias fundamentales", establece López Méndez.
La primera consiste en ver cómo era la casa de una familia acomodada en el Barrio Sur desde, desde las modificaciones en el 80 hasta la remodelación más afrancesada de Alejandro Christophersen pedida por Fernández Blanco en 1901 luego de la muerte de su madre "para ampliar y redecorar su casa, combinando la tradición con toques de modernismo", según puede entenderse de los documentos del museo. Además, esta casa tiene que ver con todo su entorno; está vinculada al primer subte sudamericano ubicado a una cuadra, cercana a la avenida más afrancesada, Avenida. de Mayo, sí­mbolo de esta generación que decidió modernizar y hacer un paí­s de cero. Es la representación del proyecto de paí­s positivista y liberal que ellos tení­an, como parte de la generación del 80, y Buenos Aires era la perlita. Es la época de la organización del paí­s, de la construcción de la idea de Nación, de los extranjeros, de los pensadores de la patria, de los indí­genas. Entonces todo lo que abarca la colección del S.XIX y XX formarí­a este segundo capí­tulo y se trasladarí­a a la casa una vez terminada, con el mismo criterio transformar este nuevo museo en un ámbito para todas las manifestaciones artí­sticas de esa época. "Porque Fernández Blanco es eso, es un tí­pico personaje de esa época" describe López Méndez .
La segunda historia es la de un personaje como él, un moderno que entendí­a que era fundamental coleccionar para narrar esa historia desde los objetos.
El último punto es el coleccionismo en sí­. Fernández Blanco es básicamente un coleccionista y decide poner ese coleccionismo en función de este proyecto de paí­s, como muchos otros lo hicieron. Por eso la casa comprenderá su colección de instrumentos musicales (que hasta ahora estaban en el Teatro Colón), de numismática (la Academia Nacional de la Historia tiene como base fundacional al Instituto de Numismática), de textiles, de uniformes, de monedas, de boletos de tranví­a y de abanicos orientales. Tapicerí­as francesas, cerámicas españolas e italianas, marfiles, alhajas y platerí­a europeas se albergarán en sus salones. De nuestro paí­s se expondrán peinetas de carey (peinetones) que estaban como pantallas de varios apliques y platerí­a gauchesca y pintura de esa época.
En 1921 Fernández Blanco dona lo que ya era su colección y la convierte en el primer museo privado de la ciudad y muere en 1928. Pero en 1947 todo lo que estaba en la casa se traslada al Palacio Noel, mezclando así­ lo colonial con las diferentes colecciones de pinturas y objetos pertenecientes a Fernández Blanco. La casa queda entonces en mano del Gobierno de la Ciudad como oficina de Administración hasta que en 2002 vuelve a manos de la Secretarí­a de Cultura, hoy Ministerio, y ahí­ se logró retomar el proyecto de trasformar la casa en museo con un guión museológico reformulado sobre tres ejes bajo la dirección de Jorge Cometti. En manos de Silvia Fajre, Cultura comenzó a armar el presupuesto y desde la gestión de Aní­bal Ibarra, como Jefe de Gobierno de la Ciudad, siguiendo con la de Jorge Telerman. El proyecto de restauración sigue en marcha y planean concluirlo para el festejo del Bicentenario. "Esto dependerá de si las siguientes gestiones deciden acompañar o no el proyecto", comenta López Méndez.
Aunque en ese entonces la casa no era una de las grandes residencias reconocidas, hoy tanto ella como su dueño representan una época, una manera de vivir y la transformación arquitectónica de nuestra ciudad, de la que cada vez quedan menos testimonios. Y esto es fundamental en un paí­s en donde las cuestiones de identidad, de patrimonio y de cultura nacional están todaví­a sin resolver.

La casa cuenta con un ascensor Otis de 1900 que deberí­a volver a funcionar, mosaicos pompeyanos en los baños y balcones; uno cubierto que Fernández Blanco denominó "Montevideo" que será la sala de exposiciones temporarias del museo junto con el auditorio. El primer cuarto será el espacio de interpretación de toda la casa en donde se verán los 3 ejes del guión. Los dormitorios serán reconstruidos de acuerdo con los distintos perí­odos, el federal y el romántico con mobiliario norteamericano y europeo.

 
  • Abren
  • Siguen
  • Cierran

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.