News Argentina

miércoles 16 de julio, 2008
SE OTORGARON LOS PREMIOS PETROBRAS
 

Se acabó el suspenso. Tras varios dí­as de expectativa se entregaron hoy los premios de fotografí­a Petrobras, en el marco de la feria BA Photo. Nicola Costantino, de Argentina fue distinguida con el primer premio, de 9000 pesos y Oswaldo Ruiz Chapa, de México con el segundo, de 4500.

Se acabó el suspenso. Tras varios dí­as de expectativa se entregaron hoy los premios de fotografí­a Petrobras, en el marco de la feria BA Photo. Nicola Costantino, de Argentina fue distinguida con el primer premio, de 9000 pesos y Oswaldo Ruiz Chapa, de México con el segundo, de 4500.
El jurado integrado por Elda Harrington, Silvia Mangialardi, Alejandro Montes de Oca, Julio Sánchez y Diego Costa Peuser seleccionó a los ganadores entre ocho finalistas cuyas obras se exponen en la feria. A su vez, en una primera instancia los trabajos habí­an sido seleccionados entre 1034 participantes.
Entre los finalistas hubo otros cuatro argentinos Arturo Aguiar, Guadalupe Gaona, Guillermo Hart y Sergio René Fasola; otro mexicano, Pablo López Luz, y un español, Ví­ctor Manuel Gracia Fernández.
La obra de Nicola Costantino que recibió el primer premio es un tributo a Man Ray, según contó a Arte al Dí­a la ganadora. Y explicó: "Como artista, poso con mi obra, en la postura que recuerda también a la cabeza de Brancusi, otro grande de la historia". Costantino, de 42 años estudió Bellas Artes en Rosario y vive en Buenos Aires desde hace doce. En la imagen galardonada aparece con una fisonomí­a de los años 20, época que le resulta maravillosa y fascinante. ¨Me hubiera gustado vivir en esos años como artista mujer, junto con los personajes revolucionarios que cambiaron la historia del arte radicalmente", confesó la artista.
El mexicano Oswaldo Ruiz que se llevó el segundo premio define la fotografí­a como una forma de observar el espacio que lo rodea y de observar a los demás.
Ruiz nació en 1977 y actualmente estudia en Londres. La obra por la cual fue distinguido con el segundo premio es parte de una serie que trata sobre las relaciones masculinas de grupo, y al interacción en los espacios cargados simbólicamente de definición sexual. "La idea de la pieza consiste en crear una ficción de narrativa ambigua o cortada. En este caso se trata de un espacio de trabajo, en medio de la carretera, un lugar definido como masculino heterosexual", explica Ruiz y agrega que la intención es subvertir de una manera irónica y extraña esa deliberación de carga sexual, al colocar como detonante a un hombre desnudo en medio de ese espacio de trabajo. También hay referencias estéticas históricas como "La Fragua de Vulcano" de Velázquez, y las pinturas del artista neoclásico Nicolas Poussin. Esto le da al trabajo un sentido mí­tico y pictórico.

 

Ocho modos de ver

Una fotografí­a revela un modo de ver la vida, una forma de acercarse a la naturaleza y hasta una manera de concebir el mundo. Los ocho finalistas del concurso de Fotografí­a Petrobrás nos presentan sus obras y nos cuentan por qué las eligieron. De ese modo, nos asomamos al í­ntimo proceso creativo de estos artistas de Argentina, España y México, cuyas obras fueron seleccionadas entre 1034 trabajos por un jurado integrado por Silvia Mangialardi, Elda Harrington, Julio Sánchez, Alejandro Montes de Oca y Diego Costa Peuser.

De conocimiento y de sombras (Arturo Aguiar)
"Una biblioteca es pensamiento acumulado y la oscuridad es la infinita posibilidad de conocer", comenta Arturo Aguiar, nacido en la provincia argentina de San Juan en 1963. Y esta biblioteca, por su contenido cita la historia del arte y la fotografí­a. Para Aguiar, "el tiempo y el pensamiento pueden desplazarse desde el pasado hacia el presente y retornar al futuro, en un continuo ir y venir". Es por eso que su imagen refiere a una fotografí­a de Willians Henrry Fox Talbo, publicada en 1844 en The Pénsil of Nature que ilustra un artí­culo en el que se discute la posibilidad de realizar una fotografí­a en una habitación oscura, iluminada solamente con rayos invisibles para los ojos. En 2006, este artista que viene de las ciencias fí­sicas retoma el desafí­o y presenta su visión de un tema que lo cautiva y a su vez cautiva al espectador.

 

La fotografí­a como homenaje (Nicola Costantino)
Se trata de un tributo al gran fotógrafo artista Man Ray cuenta Nicola Costantino y explica: "Como artista, poso con mi obra, en la postura que recuerda también a la cabeza de Brancusi, otro grande de la historia". Costantino, de 42 años, estudió Bellas Artes en rosario y vive en Buenos aires desde hace 12 años. En la imagen aparece con una fisonomí­a de los años 20, época que le resulta maravillosa y fascinante. ¨Me hubiera gustado vivir en esos años como artista mujer, junto con los personajes revolucionarios que cambiaron la historia del arte radicalmente, confiesa.

 

La forma como movimiento congelado (Sergio Fasola)
Sergio Fasola, nacido en Santa Fe, en 1953 se propone no hacer fotografí­as en lo convencional de la acción, sino de retratar formas. "No busco hacer tomas de frutas o composiciones de flores, sino por sobre la virtualidad de los efectos, alcanzar una auténtica semiótica del espacio en que están contenidas esas formas. Los signos y las sí­mbolos que lo integran. Buscar lo traducible y lo no traducible que está dentro de él. Quizá, introducirme en lo tangible y en lo no tocable: desde la sombra al movimiento. Y hallar, al fin, otra dimensión de una realidad recorrida. Dimensión y dinámica que sugieran (o trasluzcan) otra energí­a en el trasfondo. Y la forma siempre. No como una obsesión, sino como movimiento congelado."

 

Retrato de una mudanza (Guadalupe Gaona)
Guadalupe Gaona, nacida en Buenos Aires, en 1975 describe cómo surgió la idea de registrar una situación personal movilizante. "Estuve varios dí­as viviendo en el que habí­a sido el departamento de mi abuela. Fui fotografiando con cámara formato medio y otra digital, los distintos espacios. En las primeras imágenes, cada cosa está en el lugar que ocupó durante años. Podrí­a decir de memoria en qué rincón, en qué estante se ubicaba tal o cual adorno. Mis tí­as agrupaban, embalaban, envolví­an y guardaban en cajas los objetos. Algunas habitaciones se vaciaron completamente y, así­, las lí­neas de las paredes se mostraban como una suerte de horizonte. En otras, en cambio se apilaban sillas, cuadros, cajas... La mudanza era el estado que reinaba. Ese momento fue el que me interesó fotografiar: el movimiento de objetos antiguos y pesados que hace años no se moví­an".´´

 

Estampas del Barroco (Ví­ctor Manuel Gracia)
Apasionado por el Barroco. Así­ se describe Ví­ctor Gracia, artista español que decidió materializar esa fascinación en la fotografí­a. "En la ciudad donde vivo, Sevilla, abunda el arte de esa época y lo querí­a llevar a un punto contemporáneo". La teatralidad, los contrastes de luce y sombras, y la voluptuosidad de los cuerpos remiten a la exhuberancia del Barroco. Gracia explicar su estrategia para recrear ese estilo que lo apasiona. "Toda mi trabajo actual está compuesto y fotografiado en estudio, la mayorí­a de los personajes están fotografiados individualmente y luego los fundo en una sola imagen".

 

Cazador de sitios recónditos (Guillermo Hart)
Hace dos años, Guillermo Hart comenzó a fotografiar zonas rurales, principalmente del sur de la provincia de Buenos Aires. Este fotógrafo argentino, que vivió varios años en Estados Unidos, donde estudió en Bellas Artes cuenta que en la imagen seleccionada es de Monte Hermoso. "Se trata de la Casa de los mil recuerdos, que me llamó la atención por la dedicación del dueño al meter tantas cositas en un espacio tan pequeño, causando una saturación de colores y una sensación de ahogo cuando uno se asomaba a la puerta", comenta Hart y asegura que quiso retratar esa primera sensación que experimentó en su cuerpo, cuando giró la cabeza y sus ojos se detuvieron en ese curioso interior.

 

El hombre y su entorno (Pablo López)
Para Pablo López, "elegir una fotografí­a para un concurso es generalmente un tema difí­cil, ya que en la mayorí­a de las ocasiones se necesita algún marco de referencia para entender de dónde viene el trabajo". Es por eso que este fotógrafo de 27 años seleccionó una imagen que pudiera leerse por sí­ sola, sin ningún discurso previo.
La fotografí­a fue tomada durante un viaje por Colombia, especialmente en el desierto de cabo de la Vela y fue hecha por la mañana, a una hora especí­fica en la que el mar y el cielo se fundí­an. Pero el paisaje no basta. "Para mí­, y en la mayor parte de mi trabajo fotográfico, la relación que guarda el hombre con su entorno es de gran importancia, de modo que sin personajes, la fotografí­a no hubiera funcionado", advierte López.

 

Dislocación y ambigüedad (Oswaldo Ruiz)
La fotografí­a para mí­ es una forma de observar el espacio que me rodea y de observar a los demás, cuenta Oswaldo Ruiz, finalista mexicano que nació en 1977 y actualmente estudia en Londres. La obra seleccionada es parte de una serie que trata sobre las relaciones masculinas de grupo, y al interacción en los espacios cargados simbólicamente de definición sexual. "La idea de la pieza consiste en crear una ficción de narrativa ambigua o cortada. En este caso se trata de un espacio de trabajo, en medio de la carretera, un lugar definido como masculino heterosexual", explica Ruiz y agrega que la intención es subvertir de una manera irónica y extraña esa deliberación de carga sexual, al colocar como detonante a un hombre desnudo en medio de ese espacio de trabajo. También hay referencias estéticas históricas como "La Fragua de Vulcano" de Velázquez, y las pinturas del artista neoclásico Nicolas Poussin. Esto le da al trabajo un sentido mí­tico y pictórico.

 
  • Abren
  • Siguen
  • Cierran

Newsletter

Para enterarte de las novedades de la escena artística, registrate a nuestro newsletter.