Nota publicada online

martes 20 de abril, 2021
Ojos en el cielo
Bitácora de un viaje virtual en Fundación Klemm
Catellani, Vanesa
por Vanesa Catellani
Captura de pantalla imagen de la webpage de la muestra virtual
Captura de pantalla imagen de la webpage de la muestra virtual

Fundación Klemm presenta un nuevo desafío y lo definen "Bitácora de la exposición: Ojos en el cielo" bajo la curaduría de Silvia Gurfein. Conversamos con ella para que nos comparta el proceso de la travesía.

Desde la fundación convocan a la artista Silvia Gurfein – Ganadora Premio klemm edición 2011- para realizar una muestra bajo el rol de curadora. Esta exposición tuvo su giro pandémico y se transformó en un proyecto a desarrollar online. A partir de allí Silvia Gurfein ya no lo piensa como una muestra virtual si no como un viaje curatorial dentro de una plataforma web expositiva desarrollada especificamente por programadores junto al equipo humano de Fundación Klemm y Amadeo Azar en tanto al diseño gráfico de la página, "el espectador arma su propio recorrido sobre una selección dada desde el trabajo curatorial, esto se pudo desarrollar gracias a que Fundación Klemm se juega e innova, fiel al estilo de Jorge Federico Klemm.” 

Julián Terán "Nocturnos" 2015. Partitura de papel perforado con mapa de estrellas, dimensiones variables

Silvia Gurfein al momento de ser convocada estaba trabajando en una pequeña colección de libros creados por artistas desde Editorial Excursiones “una suerte de ensayos visuales de un tema específico seleccionado por cada artista”. Ella eligió el tema basado en el sustantivo cielo, y reflexionó sobre cómo el cielo estaba presente o era abordado en su obra. Al momento de la invitación le parecía muy natural continuar con esas ideas “pensar, entonces,  qué artistas argentinos contemporáneoas tomaban ese tema”. Confeccionó una larga lista sobre los artistas que abordan la observación de lo celeste como algo central y otros de manera tangencial. 

La idea de una muestra virtual me parece imposible, para mí una muestra en los términos de experiencia sensorial y física en un espacio determinado fracasa al querer trasladarla como analogía literal de una exhibición online. Pensé una plataforma virtual para alojar archivos y contenido que habiten ese espacio de forma permanente. Y fluyó la idea de bitácora como diario de un viaje, como experiencia de navegar por el contenido que conlleva toda muestra física y que por lo general no se muestra, y ofrecer esa investigación.”

Francisco Vazquez Murrillo "Historia del Sentimiento" 2016/2017 Kaus Australis, Rotterdam

La metodología de trabajo plantea primeramente ir sumando un artista por mes, a modo de luceros sobre aquellos seleccionados que indagan directamente sobre el cielo. Cada una de estas estrellas despliegan diferentes links donde se puede navegar por las obras, o por una entrevista realizada entre artista y curadora, y/o un último link que contiene la información anexa a modo de archivo “Es importante entender que las cosas no salen de la nada, hay un contexto personal y poético, yo lo planteo como libros de compañías o imágenes de compañías. Ofrecer este material es valioso y novedoso para comprender el mundo y la producción de cada artista. Le da espesor a esta experiencia de navegación. El núcleo Miscelánea es el más divertido navegar y el menos académico.”

Más adelante alojarán una galaxia con las obras de aquellos artistas que abordan el asunto celestial pero que no conforma el tema principal de su cuerpo de obra: “tengo miedo de haber creado una especie de monstruo al que debo alimentar diariamente y no tiene fin, se transforma en algo adictivo.”

Julián Terán "Rastros Celestes" 2019 Cabra: carbónico sobre papel 50 70 cm

Silvia Gurfein se adelanta al equilibrio en la selección de artistas en tanto género “está dentro de mis preocupaciones la cuestión del genero hace bastante tiempo, la cuestión del feminismo y la cuestión del cupo. Por ejemplo la muestra que curé ´La fuerza débil´en el FNA participaban cinco artistas mujeres y un varón. No voy a forzar un cupo, investigo la escena y me pregunto ¿Por qué? No puede ser tan obvio el pensamiento filosófico anclado que plantea  ´hombres cielo, mujeres tierra´ no así el caso de Erica Bohm por ejemplo, es un tema a pensar. Creo que esto nace por la anécdota popular -incomprobable además-  de Tales de Mileto el filósofo que por mirar el cielo se cae en un pozo, y una esclava que estaba allí observando se ríe y advierte cómo vas a entender el cielo si no eres capaz de ver lo que tienes ante tus pies. Para mí ahí se instalan dos ideas que vamos a cuestionar, una es la idea del pensador alejado de la tierra y la otra el varón mirando al cielo y la mujer a la tierra.”

En el texto curatorial introductorio Gurfein nos comparte “Observar el cielo ha sido para mí un modo de pensar y habitar la tierra, como si comprender lo que se ve y ocurre en el espacio (el movimiento perpetuo de las nubes y la belleza de sus formas, las rotaciones de los planetas o los estallidos de las estrellas) fuera el lenguaje, el vocabulario para escribir y aprender la forma de vivir en este mundo.” 

Los invitamos a navegar desde su dispositivo sin perder de vista la metáfora presente tratando de reflexionar con los ojos en el cielo.

"Bitácora de una exposición: Ojos en el cielo" link disponible aquí

 

 

Captura de Pantalla