Nota publicada online

jueves 4 de junio, 2020
Gestores que hacen camino: Cecilia Quinteros Macció
“Volver a mirar lo que se nos pasó por alto”
Catellani, Vanesa
por Vanesa Catellani
Gestores que hacen camino: Cecilia Quinteros Macció

Cecilia Quinteros Macció es Licenciada en Artes Plásticas (2005) en la Facultad de Artes de la UNT y Curadora y Gestiora de Arte en ESEADE.  A partir del año 2017 dirige el Museo Provincial de Bellas Artes "Timoteo Navarro" hasta la actualidad. Paralelamente desarrolla su carrera de curadora y gestora independiente y es convocada para escribir en diversas publicaciones así como jurado de diversos salones locales y nacionales.

Desde Arte Online la convocamos para escuchar sus estrategias frente a este momento tan particular que vivimos y, también, para el día después, cuando volvamos a cierta “normalidad”.

Desde tu gestión  ¿En esta línea estás pensando en nuevas modalidades?

-La propuesta de trabajo virtual de nuestro museo se venía gestando desde inicio del año dado que se presentó una situación edilicia que llevó a anunciar, semanas antes de la cuarentena, su cierre para refacciones. Por ello, el mundo nuevo generado por la pandemia nos encontró con estrategias previstas para el tiempo de cierre, las cuales debimos revisar y reformular en el contexto particular generado por la decisión del aislamiento social y la cuarentena.

Por ello, el proyecto fue tomando algunas directrices que buscaban responder a una demanda social, en un contexto inesperado tanto para los trabajadores del museo como para toda la comunidad. 

Ph. Luis Picarelli

¿Qué estrategias estás pensando para adelante para el museo? -Cómo mantener el nexo con la comunidad y los artistas-

-Desde el inicio de mi gestión en 2017 se priorizó la comunicación como nuevo medio relacional con la comunidad y los artistas, por lo que en los últimos años las propuestas en redes sociales, proyectos digitales y virtuales fueron acompañando las acciones dentro y fuera del museo. Participamos los últimos 3 años del proyecto #MuseumWeek en redes sociales por ejemplo; sumamos proyectos de realidad aumentada a las exposiciones en el museo, así como dispositivos inclusivos y de participación tecnológica.

En ese sentido, siempre ha sido relevante formular cada acción como un proyecto unificado conceptualmente, gestado por todas las áreas de la institución con objetivos específicos y que aporte nuevos espacios, reflexivos y emotivos, tanto a la comunidad como a los artistas y la institución misma. 

Así fue como dimos forma al programa “Otro adentro, Otro Afuera” con el que iniciamos este nuevo formato de vinculación, con objetivos fundamentales como el de propiciar experiencias participativas partiendo de lo virtual, generar nuevas reflexiones acerca de la colección de nuestro museo y acciones que permitan indagar el mundo cotidiano atravesado por una realidad sumida en la extrañeza desde lo personal a lo colectivo a través de experiencias creativas.

Proponiendo una vuelta a lo básico como viaje metafórico, un traslado para volver a mirar lo que se nos pasó por alto, ingresando en un redescubrimiento de cuestiones que trascienden lo material o lo físico para percibir el mundo desde lo esencial. Volver a mirarnuestra colección y el rol del museo en este período, dónde las salas de exposición permanecen cerradas al público, plantea el desafío de seguir construyendo vínculos con la comunidad en la que está inserta nuestra institución. 

En cuanto a la relación con los artistas, siempre en este mismo sentido, sumamos su voz a través de diversas propuestas involucrando el patrimonio tangible e intangible; generando cruces creativos entre artistas y público que permitieran revisar una actualidad impuesta por el avance del Covid-19. Entre ellas se destacan: 

  • Timothy Challenge: desafío de artistas

El arte tiene muchas facetas, por eso se invita a  la diversión con esta propuesta en la que artistas se suman a un juego entre la obra de arte, sus significados y el público. Con la acción como motor, se plantea este desafío entre representación e imaginación. Es un espacio para conocer y conectar con nuestros artistas.

  • ¿Y si miramos de nuevo?

Tomando como punto de partida el concepto de archivo, que habla de la memoria, de los fragmentos con los que ésta se construye, la imagen que impregna ese recuerdo y sus significados, que los convierten en recortes aparentemente de una historia concreta atravesada por los cristales de quienes las viven y ven.

Para esta acción se convoca a distintos referentes de la cultura de nuestra provincia, a quienes se les pedirá que destaquen y compartan 1 obra de nuestra colección especificando los detalles emotivos que la hacen relevante a su parecer. 

  • Título: Otro patrimonio …

Existen fragmentos de la memoria, tangibles e intangibles, que la comunidad guarda sobre el museo, el arte de nuestra provincia y la propia existencia como individuo y como sociedad. Estos, se transmiten de momento a momento, de persona a persona, de emoción a emoción, generando versiones dinámicas de nuestra historia, de ese "otro patrimonio" que se va conformando en el tiempo y trasciende lo objetual o puramente “museable”.

Para esta acción se convoca a referentes culturales a contar/rememorar alguna anécdota (junto a algún documento, recorte de diario, imagen, etc.) sobre el museo buscando indagar y poner en valor esa memoria colectiva como otro patrimonio posible. Esta propuesta busca abrirse a los aportes de la comunidad donde se ponga de manifiesto el protagonismo que la misma tiene en la construcción de las historias que conforman a nuestra institución.

¿Cómo crees que se debería mantener “visible” al Museo Timoteo Navarro?

-La misma extrañeza de la nueva realidad va permeando nuestras decisiones y al proyecto en sí mismo… por ello, las dinámicas de las acciones establecidas fueron mutando, tanto como los ánimos de los artista, el espectador y los trabajadores mismo del Museo, semana a semana dentro de esta cuarentena. Las primeras semanas eran más participativas, luego se tornaron más reflexivas para llegar a día de hoy donde nos planteamos como seguir asumiendo que, en lo inmediato, nuestra institución no volverá a abrir las puertas, aún cuando la cuarentena sea levantada.

Por ello, hicimos un paréntesisesta última semana de trabajo para revisarnos a nosotros mismos como institución. Concibiendo al museo como un cuerpo, con una estructura viviente marcada por las personas que conforman un equipo atravesado, en muchos niveles emocionales y afectivos, por esta realidad a puertas cerradas, por la memoria de un pasado con puertas abiertas y un futuro de incertidumbre y oportunidades. Como un Museo que se posiciona como observador activo de la realidad y los sucesos que se manifiestan día a día en ella, para acompañar los procesos colectivos dentro y fuera del mismo.