Nota publicada online

miércoles 5 de agosto, 2020
Diego Obligado
"El cambio de paradigma nos obligó a pensar en nuevas formas de hacernos presentes"
Catellani, Vanesa
por Vanesa Catellani
Diego Obligado

Diego Obligado desde su galería ocupa un lugar central en la escena rosarina desde el año 2012, trabajando principalmente con artistas locales que se desarrollen en el campo del arte contemporáneo. 

Desde Arte Online lo convocamos para conocer cómo está atravesando este momento y qué esperar para cuando volvamos a cierta “normalidad”.

¿Cómo nace el proyecto de la galería? ¿Qué perfil que tipo de proyectos llevan adelante?

- En el año 2010, cuando me mudo a Rosario, conozco a Leandro Comba a través de Adrián Bustamante, mi socio actual de la galería.

Junto a Leandro y a Adrián recorremos la escena rosarina y lentamente fui conociendo y visitando talleres de artistas y museos de la ciudad. Y ahí tomé conciencia de la importancia de las producciones de los artistas rosarinos.

En ese momento me doy cuenta de que, si bien había espacios de exhibición, prácticamente no existía el formato de galería comercial.

También, en ese contacto con los artistas de nuestra ciudad advertí su necesidad de tener un espacio que los represente, que los inserte en el circuito comercial y que les de visibilidad no sólo a nivel local sino también nacional e internacional.

Aquí nace mi necesidad y actual pasión por llevar adelante el proyecto de la galería pensado desde Rosario, que contempla no sólo artistas de trayectoria y artistas intermedios sino también jóvenes talentos.

A partir de esta pandemia ¿cómo debería modificarse el trabajo de las galerías? ¿Qué estrategias están implementando? ¿Que rescatas como positivo del aprendizaje de esta cuarentena?

- A partir de este contexto de pandemia la galería se reconfigura activando su fase virtual a partir de reuniones con distintos grupos como Meridiano, y a nivel local con Giro. A través de estos encuentros rescato como positivo el poder compartir diferentes miradas, compartir nuestros miedos, volvernos más reales, más sensibles e imaginar y construir entre todos una nueva normalidad. 

El cambio de paradigma nos obligó a pensar en nuevas formas de hacernos presentes, nuevas estrategias para llegar a nuestros clientes y a nuestros amigos.

Activando las plataformas digitales y las redes sociales, con una acción más dirigida, pensando fundamentalmente en los artistas y sus problemáticas.

¿Cómo resultó la experiencia de participar en ferias online?

- Podemos verlo desde dos miradas. No cabe duda de que en una feria virtual la visibilidad es muy alta, pero por otro lado es difícil lograr ventas a partir de estas plataformas, ya que aún el comprador necesita el contacto físico con la obra. Quizás en un futuro eso sea posible, y que todas estas experiencias sean el comienzo.

¿Cómo ves el mercado del arte a corto y mediano plazo?

- En cuanto al mercado a corto y mediano plazo, tengo una visión no muy optimista, ya que las restricciones por la pandemia imposibilitan el contacto del cliente con la obra. De todos modos, seguimos insistiendo en articular estrategias entre las necesidades de los artistas y las inquietudes de los coleccionistas, creando un puente que facilite esta conexión.

¿Que muestras están preparando o prontas a inaugura?

- Actualmente en sala tenemos la muestra Intenciones muralistas, de Mimi Laquidara, que fue inaugurada un día antes del decreto de cuarentena obligatoria, por lo cual continuará hasta finales de agosto.

A partir de esa fecha está prevista la exposición de Silvia Lenardón, con una nueva modalidad de inauguración en tiempo de pandemia, donde no se realizará el evento concentrado en un día, sino que se establecerán distintas fechas con horarios diferentes e invitaciones, conforme a las disposiciones actuales.