Nota publicada online

lunes 4 de agosto, 2014
Claudia Aranovich
Muestra antológica en el Museo Sívori
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
Claudia Aranovich

La muestra antológica que se exhibe en el Museo Sívori reúne piezas paradigmáticas que representan distintos momentos de su larga carrera artística: esculturas, instalaciones, relieves, objetos lumínicos y una videoinstalación. 

Semillas que se abren como promesas de nueva vida, raíces que crecen envolventes en una esfera, conos de luz y espinas que hieren, escudos y caparazones que se alzan en procura de protección, figuras humanas que emergen de las profundidades de las formas; Claudia Aranovich (1956) navega de la figuración a la abstracción y de lo natural a lo artificial, al tiempo que rescata la simbología ancestral cuidadosamente guardada en el mar de la memoria colectiva.


Esta artista visual nacida en Buenos Aires y cuyos campos de acción son la escultura y las instalaciones, elige para sus obras, materiales que le exigen fuerza, dedicación y compromiso. Sus conocimientos en arquitectura la llevan a crear espacios y formas en los que la transparencia y la luz son parte esencial de la obra. Talla la madera, trabaja el metal y elije la resina para lograr transparencias, luces y sombras.

Aranovich crea formas que provienen de la naturaleza, esferas y semillas que nos hablan de un alma femenina, del origen, del cuidado y la contención. Formas cubiertas por la piel antigua de cortezas, atravesada por nervaduras y cicatrices. Una piel tallada por el tiempo, la memoria y el dolor universal.

Aguas que arrasan

 Resina con cemento y vidrio

Nada es para siempre

Madera tallada y resina

Zona de luz

Metal, vidrio y resina.

Interesada en la fotografía como soporte documental, la incluye dentro de muchas de sus obras bajo varios velos de resina o grabadas sobre metal, remitiendo a historias propias y ajenas.
A partir de 2001, trabaja con el vidrio de parabrisas de automóviles roto, un material que nos habla del destrozo, de la angustia y la desesperanza y que al rescatarlo y protegerlo bajo una capa de resina le infunde nueva vida.

Así nacen sus banderas izadas sobre armas en desuso que flamean, esperanzadoras, en un nuevo horizonte.
Su interés por las nuevas tecnologías la llevó a crear la mágica videoinstalación “Marea alta” en colaboración con Margarita Bali (videodanza) y Gabriel Gendín (sonido especializado) que se presentó en el 2013 en el Teatro General San Martín; en la que figuras danzantes se proyectan sobre formas marinas realizadas en resina.

Becada por Antorchas en 1998 para perfeccionarse en el exterior sobre Arte en Espacios Públicos, realizó dos estimulantes experiencias a través de programas para artistas en residencia en Villa Montalvo Center for the Arts, California y más tarde, en el Kent Institute of Art & Design, Canterbury de Inglaterra. Participó de la IV y VI Bienal de la Habana y tiene obra emplazada en espacios públicos en Argentina y Estados Unidos.


En el marco de la muestra se presenta el libro de la artista el próximo jueves 14 de agosto a las 19 hs. en la Academia de Bellas Artes; la cuidada edición realizada bajo el sello de Mecenazgo está prologado por las críticas de arte Elena Oliveras y Nelly Perazzo. 

VER AGENDA RELACIONADA