Nota publicada online

miércoles 24 de noviembre, 2021
Ananké Asseff: En otro lugar
En sintonía con este tiempo
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
Ananké Asseff: En otro lugar

Curada por Florencio Noceti, Un OTRO-LUGAR reúne la última producción de esta artista visual multifacética con desarrollo en artes escénicas e integra diferentes disciplinas y lenguajes. En Rolf, hasta el 3 de diciembre.

Sutil y penetrante, así es el discurso de Annaké Asseff. Cada palabra, cada color, cada material cobra un sentido; sólo hay que detenerse, escuchar y ser permeable a aquello que la artista necesita decir. Su discurso y toda su obra es contundente y se expresa en distintos lenguajes y materialidades; clásicas y ultra contemporáneas.

Ananké necesitó dos años de no producir; dos años para “vaciarse” y volver a “hablar”. Algo que está en sintonía con esta era: detenerse y percibir. En otro lugar, es el título de la muestra que reúne, en Rolf, sus obras recientes. Obras todas diferentes en sus materialidades pero, filosas e incisivas.

Al entrar en la galería nos reciben tres inmensos estandartes; uno rojo, uno blanco y el tercero negro. Cada una de estas insignias originalmente utilizadas por los caballeros andantes y que , actualmente, son usados por organizaciones civiles o religiosas, nos enfrentan a una emoción -según su color- pero, las tres llevan inscripta la misma insignia: VACIATE. Casi una orden: detente y vacíate. Volvamos al punto cero, olvidemos, comencemos, sintamos.

Una lanza de bronce impactó en la pared y allí quedó incrustada. (Es la primera obra del proyecto). Situada a una altura bastante por encima de nuestras cabezas, lleva una frase grabada en su astil: “Nada lo detendrá, será brillo y caos”. Otra vez las palabras. Un rostro de bronce descansa sobre una base “soñando su propio mar” y, sobre la pared, unas líneas de bronce sugieren los trazos un poema, un poema que nos refleja y nos incluye porque, como reza el título de la obra: “Quiero decirte algo muy importante”.

El bronce, un material clásico que viene de otro tiempo, resguarda las palabras y también son las palabras las que conviven en otras materialidades mas actuales: NO TE ENTREGUES AL DESIERTO y SÓLO SUEÑA LO INDECIBLE, se iluminan en neón cerca del cielo de la galería; un inteligente recurso de la artista para obligarnos a levantar la mirada, sugiriéndonos permanecer atentos.

Ananké Asseff es performática y trabaja con el cuerpo. Realizada en cuero, una “PRENDA RELACIONAL” cuelga de la pared esperando ser usada para ayudarnos a comprender los vínculos de estos tiempos. Podemos entrar y salir de ellos fácilmente.

También en cada uno de sus tres video-performances su tema es lo vincular: DES-ARMARSE, que habla sobre la experiencia de perder las formas con el otro, exhibida en dos pantallas verticales. ES-TAR, que invita a introducir una nueva realidad dentro de la realidad cotidiana (ella parada impasible en medio de una vereda mientras la gente camina sin prestarle atención) y su obra, tal vez la mas vanguardista: un rap en la que se la ve cantando y sólo se escucha la música mientras la letra de la canción se sobreimprime en la pantalla. ¿Y la canción? “Es otra obra”, afirma la artista, “la canción está en Spotify; la solté al universo”.

Todo en este “otro lugar”, provoca una tensión que no se termina de definir pero que allí está. Como está presente en este tiempo que nos toca vivir y que Ananké Asseff nos hace sentir de manera tan punzante en un lenguaje ultra contemporáneo.

Un OTRO-LUGAR, para ir, sin apuros.