Nota publicada online

jueves 16 de septiembre, 2021
Yuyyu Puleston
"Los lugares donde no hay vergüenza"
Catellani, Vanesa
por Vanesa Catellani
"Rayito de sol" (Imagen gentileza NN Galería)
"Rayito de sol" (Imagen gentileza NN Galería)

Yuyyu Puleston impacta con estilo propio en Bariloche Haze -su primera muestra individual en Bs.As.- de la mano de NN Galería de La Plata y curaduría de Patricia Rizzo. Entre sus obras juega a "vestir las Barbies" con ropa propia o con la que le gustaría usar, mixturando el mundo fashion, los recuerdos en la nieve patagónica, con sus propias fantasías o deseos cargados de sensualidad. Si este es su primer acercamiento a la pintura -como ella misma lo afirma- ¡qué buen augurio muchacha!

Desde su pinturas se postula oficialmente ante los centros de esquí para confeccionar los mapas de pistas. Nos deleita en sus acuarelas eróticas atesoradas dentro de álbumes bajo un buen guiño curatorial. Es fresca y espontánea desde su obra como en sus relatos “estamos ante el momento previo a que pase algo, como en ´Rayito de sol´ que me me interesó que estén en cueros, no soy fanática de estar en cueros, pero me saqué las ganas”. En Bariloche haze se destaca una aire renovado en la pintura:

"En 1996, hubo un gran incendio en el complejo turístico del Hotel Catedral. Se encuentran pocos datos del caso, aunque fue un evento de importancia. La clásica indiferencia por los sucesos que nos atañen, los archivos, los registros. Parte de lo poco que testimonia el siniestro se encuentra en un video que han titulado “El club del cerro” en el que puede verse a un cuerpo de bomberos en su faena que claramente poco puede hacer. Es casi el único registro al menos, disponible. Caen balcones, grandes llamaradas emergen de las ventanas y el fuego devora la extensión de las edificaciones. Yuyyu lo ha tomado como imagen referencial como a tantas otras de Bariloche, como a otras actividades naturales del lugar. Esa es más que importante porque no sólo era un sitio que frecuentaba sino que en ese evento desgraciado se incendió el bungalow familiar; gran impacto emocional, como puede imaginarse. En sus pinturas no aparecen sin embargo esos fuegos, pero ese hecho es uno de los puntos de partida y una captura del desastre en su momento pleno fue elegida como imagen representativa de su exhibición. 

Es claro que una de sus fuentes de inspiración son sus experiencias personales, imágenes sueltas y también recuerdos y sucesos puntuales. Las citas son variadas, aparecen detalles –como un rincón de la cocina de su casa en una de sus obras de pequeño formato- algunas explícitas y otras más ambiguas entre lo imaginario de lo que también hay mucho, pero no prevalece. Otras fuentes de inspiración provienen de otros campos, algunos no ajenos a las artes, como las literarias. El término Haze –tomado de una poesía de la estadounidense Emily Dickinson- remite a bruma, o neblina pero también aconfusiónmental y es comúnmente usado para describir estados derivados del consumo de cannabis. En otra cita y elección poética, Yuyyu denomina a una de sus series Orlando en alusión a Virginia Wolf; considerada una de las más destacadas figuras del vanguardista modernismo anglosajón del siglo XX y del feminismo internacional. 

En tanto la pintura es representación, o apropiación o presentación entre muchas otras cosas, se puede decir que la artista las integra a todas en su propuesta y su imaginario se nutre de ese amplio abanico de posibilidades. Desde la ejecución de un ritual de seducción a la exaltación de una escena cotidiana, desde el cortejo fetichista y sexual a la contemplación estática, la creación de situaciones o cierto galanteo hacia el espectador, la producción escapa a una categorización terminante. 

Una instancia interesante es que muchas de sus obras tienen un carácter abiertamente sexual pero no ubican al espectador en una intimidad incómoda, más bien direccionan a una experiencia cómplice de dulce contemplación voyeur siempre muy estética, en escenas en las que se encuentran multiplicidad de detalles. Encuentro en ellas ciertas resistencias lúdico-políticas. 

Otras pinturas abundan en notas documentales del esquí de montaña y su entorno y cotidianeidad, como la minuciosa descripción de los itinerarios, estaciones y pistas del cerro catedral, las que maridan con escenarios bucólicos de personajes variados entregados al ocio y a al sexo tanto como a los placeres helados de los entornos nevados. Los apacibles contempladores de la isla Puerto Pañuelo sobre el lago Nahuel Huapi, –una de las pinturas más preciosistas y sugerentes- pueden tener planes menos sosegados según los distintos momentos del día.

Artista / Arg.Painter – Baby drag se autodenomina Yuyyu en una de sus redes sociales. Entre las remembranzas al Llao Llao y un sugestivo llamado a la activación de un coleccionismo tortilleroy también But please don´t tell me to stop (como diría Madonna) es oportuno recordar que la presentación no es una cuestión de escenografía y de gusto, sino que puede ser, como estética, una forma de idiosincrasia y resistencia. En tiempos en que ya no hace falta ser disidente, es oportuno y un momento emocionante para las obras que brindan atención a los cuerpos e historias del mundo queer." Patricia Rizzo, agosto 2021

Imágenes gentileza NN Galería