21 septiembre 2018

Nota publicada online

martes 16 de junio, 2015
|
Vik Muniz, toma el Hotel de los Inmigrantes
el Centro de Arte Contemporáneo de MUNTREF
por Pilar Altilio

Una visita con un despliegue de varias series de este artista brasilero residente en NY, poco reconocido en nuestro país, que toma todo este espacio de la UNTREF en el Hotel de los Inmigrantes y lo transforma en un hito permanente de actualización sobre la región sur.

Vik Muñiz es un artista que conjuga muy bien su historia de vida con el espacio desde donde surgen sus ideas de producción. De origen humilde, nacido en una favela de Sao Pablo, sus trabajos poetizan ese primer entorno usando materiales poco nobles: alambre, polvo, tierra, basura. Por su formación, increíblemente forjada a partir de la desgracia de haber recibido un balazo en la pierna, una lesión que le permite cobrar un seguro que usa para ir a Nueva York a formarse. De sus aprendizajes -sobre todo en el repertorio del pop pero también de la misma historia de arte que pudo ver en esa magnífica ciudad-, salen esas versiones de obras muy reconocibles pero con materiales poco convencionales como la mantequilla de maní o la mermelada.

Muñiz mismo ensaya su definición de artista como la de un intermediario, entre esos dos mundos de alto y bajo de la escala social. Entre las imágenes de grandes obras, las fotografías, las postales y miles de registros recortados de revistas junto a su capacidad para recrearlas en un trabajo de ensamble, de articulación de unas pequeñas piezas con otras, logrando el resultado final en una nueva que resulta imposible dejar de mirar detenidamente.

Che (Frijoles negros), a la manera de Alberto Korda
2000
150,1 x 119,9 cm
C-Print digital

Mona Lisa doble (Mantequilla de maní y jalea)
de la serie A la manera de Warhol, 1999
130 x 178 cm
Cibachrome

Elizabeth Taylor
de la serie Imágenes de diamantes, 2004
152,4 x 106,7 cm
C-Print digital

Esta muestra recoge una vasta obra dividida en series donde la fotografía domina la escena, pues se trata de reproducciones de los originales copiadas, algunas en gran tamaño, otras en su mismo formato. Interesante su serie Equivalentesde 1993, donde las nubes hacen gala de aquellas imágenes que nos hacen reconocer otros objetos, jugando con las semejanzas. O la de años después, de 1998 donde con miles de combinaciones de fotos plenas de infinitas huellas, hace su serie Imágenes del suelo, donde el espacio entre uso del motivo y representación comienzan a abrirse un camino más amplio.

Nube Nube, Manhattan
de la serie Imágenes de nubes, 2002
56,8 x 45,7 cm
Impresión en gelatina de plata

El jardín de las delicias, a la manera de H, Bosch
de la serie Rompecabezas gordianos, 2008
194,8 x 342,9 cm
C-Print digital

Consciente de su origen, desarrolla un trabajo social tanto como educativo, asistiendo a personas y grupos en riesgo, a los que su vínculo con el artista pasa a ser un activo para cambiar algo en su realidad. Las imágenes de retratos de la gente que trabaja en el basurero más grande del mundo en Río de Janeiro, Imágenes de basura de 2008. Este trabajo lo llevó a cabo con la colaboración de ellos en la manipulación y producción. Luego de producida la venta, ese dinero fue donado a ellos para mejorar su condición de vida.

WWW (Mapamundi)
de la serie Imágenes de chatarra, 2008
150 x 303 cm
C-Print digital

Por el mismo tiempo realiza esa obra potente cargada de significados que es WWW (Mapamundis) Imágenes de chatarra, donde construye ese paisaje industrial sin humanos que retrata la fuerza de las economías de cada región del mundo usando las mismas analogías de deshechos que cada región produce.

Como lo describe muy acertadamente Diana Weschler en su presentación, Muñiz pone en tensión la relación entre proceso y obra tanto como las condiciones de producción y de lectura, otorgando un espesor pleno de significados y asociaciones que no se detienen en una sola mirada rápida.

La maravillosa serie que incluye una magnífica vista del entorno del Obelisco de la 9 de Julio, emblema icónico de nuestra pertenencia, hecha con miles de pequeños detalles que provienen de otras postales de otras ciudades, vuelve esa visión un plano cargado de todas las voces que hacen a nuestra pluriculturalidad. La serie Postales de ningún lugar y el espacio dado a Buenos Aires son lo más nuevo de su producción y se estrenan aquí.

Buenos Aires
de la serie Postales de ningún lugar, 2015
180,3 x 279,4 cm
C-Print digital

Recomendable para ir con tiempo pues se exhibe el film Wasteland nominado al Oscar y la instalación flotante que realizara en la Bienal de Venecia sobre el desastre cotidiano de migrantes en la isla de Lampedusa.

Video