Nota publicada online

viernes 29 de mayo, 2015
Sophie Calle en el CCK
Cuídese mucho
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
Sophie Calle en el CCK

Cuídese mucho” en una carta de despedida de su pareja, fue para Sophie Calle el disparador de la obra performática con la que representó a Francia en la Bienal de Venecia de 2007 y que, hoy, se exhibe en Buenos Aires, en la primera Bienal de Performance organizada por Graciela Casabé.

Sophie Calle (Paris 1953), militante de los 70, feminista cuando estaba de moda ser feminista, vivió en comunidades hippies pero no llegó a ser Punk, “hasta que el ARTE tomó el poder”.

Desde entonces se dedicó exclusivamente al arte. Se inició de modo casual y buscando agradar a su padre, coleccionista que “admiraba todo lo que había sobre sus paredes”. No sabía pintar ni dibujar y un día tomó la cámara con la que comenzó a perseguir gente para retratarla. Invitó a desconocidos a dormir por turnos en su cama y los fotografió; así surgió el proyecto de “Los durmientes” con el que, para deleite de su padre, llegó por primera vez a un museo.

Ese proyecto desencadenó otros en los que desarrolló vivencias propias que no constituyeron un diario personal. “Lo que se ve es sólo la parte que elijo contar”, momentos contextualizados en palabras e imágenes que ella transforma en ficción.

Obsesionada por “pescar” el instante del paso de la vida a la muerte, instaló una cámara de video frente al lecho de su madre moribunda. “Por fin!” dijo, feliz de ser el centro de la obra de su hija.  

Cuando recibió el mail en el que su amante se despedía con el hoy famoso “cuídese mucho”, no supo qué contestar y le pidió a 107 mujeres que interpretaran su significado según sus propias profesiones. Así, surgieron diferentes versiones (contadas, cantadas, bailadas o lloradas) que Sophie registró en los videos y las fotografías que hoy se exhiben en el segundo piso del Centro Cultural Kirchner.

Segundo pido del CCK

En Buenos Aires, la actriz y directora teatral Maricel Alvarez -curadora del ciclo convocada especialmente por la artista-, eligió a siete hombres: Edgardo Cozarinsky, Marcelo Delgado, Emilio García Wehbi, Hugo Mujica, Diego Velázquez, Gustavo Lesgart y Marcelo Percia -todos artistas-, para responder la misma carta de despedida.

Fotografías de Sophie Calle en el CCK

Seguramente, porque se trata de una carta, el lugar elegido para la performance de esta reconocida artista internacional sea el nuevo Centro Cultural que ocupa el refaccionado Palacio de Correos. Una obra que deja como principal legado la “Ballena Azul”, una excepcional sala de conciertos que será la residencia oficial de la Orquesta Sinfónica Nacional, seis auditorios multimedia y cuarenta salas de exposiciones para las artes visuales.

El nuevo centro cultural ya ha provocado controversias. Sin embargo, lo mas importante es el arte que contiene.

El Antiguo Palacio de Correos es un edificio de valor histórico y patrimonial de 100.000 m2 cuyo valioso mobiliario fue restaurado y puesto en valor.
La Ballena Azul Es una obra de ingeniería cuya estructura se apoya en tres patas que impiden la transmisión de vibraciones. Sus paredes curvas de hormigón armado también favorecen el aislamiento acústico. 2.200 m2 (1.200 de platea y 1.000 de bandejas)/ 1.750 butacas órgano tubular Klais con 3.500 tubos que van desde los 5mm a los 10 m de altura

 

Fecha: Hasta el 23 de agosto (salvo 1, 2 y 3 de junio)
Horario: 14:00 a 20:00
Espacio: Centro Cultural Kirchner
Entrada: Libre y Gratuita
Coproducción Centro Cultural Kirchner – Ministerio de Cultura de la Nacion con el apoyo de la Embajada de Francia y el Instituto Francés