Nota publicada online

jueves 31 de marzo, 2011
Seoane concentrado, en Caseros
por Graciela Lehmann
Seoane concentrado, en Caseros

Integrada por 130 obras, la muestra homenaje al artista hispano argentino que se presenta en MUNTREF propone un viaje a través de sus grabados, pinturas, objetos y tintas, con motivo del reciente centenario de su nacimiento.

En algunos de los inmensos murales que dejó en la ciudad (hay más de 20, en distintos edificios públicos y privados), como el que se encuentra en el Teatro San Martín, y en el que aparece el origen del teatro recreado a través de un dinámico conjunto de actores, equilibristas, trapecistas y caballos; o en las ilustraciones de las páginas de algún libro de Kafka, José Hernández, Federico García Lorca o Rafael Alberti; o en las salas de algún museo o galería (durante el verano algunas de sus obras se exhibieron en muestras en el Borges y en el Sivori), las obras de Luis Seoane (Buenos Aires, 1910­La Coruña, 1979) se encuentran con sus espectadores en diversos espacios y en técnicas heterogéneas.

Sin embargo, por estos días, una selección amplia de sus trabajos se concentran en un único lugar: en Caseros. Y es que la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), ubicada en el Gran Buenos Aires, eligió a este artista hispano-argentino muy presente en nuestra ciudad -aunque quizás no lo suficientemente recordado- para dar comienzo a su calendario anual de exposiciones de su museo.

¿Por qué Seoane? En principio, la muestra le rinde homenaje en el marco del centenario de su nacimiento. Pero además, "Seoane cumple en demasía con los requisitos que podríamos pedirle a alguien para que sea el centro de una exposición en esta universidad, porque no sólo fue una artista brillante, sino también fue un militante político, un hombre comprometido con su tiempo y con la República Española", explicó Aníbal Jozami, rector de la institución, durante la inauguración de la muestra.

A través de una multiplicidad de técnicas como la pintura, el grabado, la xilografía, el xilocollage (técnica en la que fue pionero junto con Berni), el dibujo y el mural, Seoane, que repartió su vida entre sus dos patrias:
Galicia, de donde tuvo que exiliarse por sus ideales republicanos, y Buenos Aires, la ciudad que lo acogió y donde vivió durante las agitadas décadas del 60 y el 70, representó sus pequeños mundos y fue testigo de la historia.

"Como buen exponente de la modernidad de su tiempo, en Seoane la idea de arte y vida fue una ecuación indisoluble que sostuvo con vitalidad y pasión hasta el final de sus días", explicó Laura Buccelatto, curadora de la muestra y directora del Museo de Arte Moderno, institución a la que pertenecen muchas de las obras expuestas.

Como obertura, la exposición plantea un recorrido por los trabajos del artista como ilustrador. En una serie de vitrinas, se exhiben dibujos y libros que evocan su legado en ese campo. En la misma sala, un video editado por alumnos de la universidad, resalta el trabajo del artista como muralista. "Me preocupé siempre de trabajar en la pared planos de color, de acentuar sus ritmos, sus contrastes, y sobre ellos fui fijando mi dibujo, mis signos", señaló Seoane a propósito de sus murales.

La visita continúa en la sala principal, donde un conjunto de campesinas concentradas en una rítmica coreografía de trabajo recreadas en trazos esquemáticas y planos de intensos colores: rojo, naranja, violeta y azul, aparecen en una obra de grandes dimensiones en una pared blanca. A partir de allí, se suceden los mundos de este artista multifacético: el circo, los toros, los astros, los pescadores, los campesinos, los soles, las serpientes emplumadas, los pulpos y muchas otras criaturas, además de los retratos de célebres personajes como Paul Klee, Miguel Hernández y Antonio Machado.

"Pintor, muralista, grabador, ilustrador, poeta, periodista, animador cultural, académico y abogado, Seoane fue un humanista que en todas las áreas dejó su rastro de hombre políticamente comprometido, su entusiasmo, rigor y sentido de justicia". Así lo define Laura Buccelatto, que además fue curadora de su primera muestra. Y recorrer sus múltiples facetas creativas es la propuesta de esta retrospectiva, que ofrece de manera didáctica, prolija y austera un encuentro grato y exhaustivo con la obra de un artista, para no olvidar.

Actividades en el marco de la muestra

Junto con esta muestra, la UNTREF continúa con el programa educativo-cultural "Chicos y grandes con el arte", dirigido a grupos escolares y a familias. Es una actividad libre y gratuita, en la que se realizarán recorridos guiados y visitas participativas los sábados a las 15.30 y 17 horas. Para visitas participativas de escuelas solicitar turno a:

ra.ude.fertnu@oesum

...............................................................
Info
Hasta el 31 de abril
Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero
Valentín Gómez 4838, Caseros frente a estación
Horarios: lunes a sábados, de 11 a 20 hs.