Nota publicada online

miércoles 8 de mayo, 2019
Reinos de Saubidet y Molinelli Wells
El Arte Contemporáneo trasmuta el MAD
Costa Peuser, Marcela
por Marcela Costa Peuser
Reinos de Saubidet y Molinelli Wells

La escultora Celina Saubidet y la diseñadora industrial Marina Molinelli Wells llegan al Museo Nacional de Artes Decorativas con Cabinet óseo, un desarrollo artístico originado en el interés de ambas por las ciencias naturales, el arte y la espacialidad.

Dejar todo atrás; los ruidos de la ciudad, las preocupaciones y las ansiedades de nuestra voraz contemporaneidad. Reinos, la muestra que presentan Celina Saubidet y Marina Molinelli Wells, es una invitación a la metamorfosis, a desprenderse por un rato de lo cotidiano para recuperar nuestro centro. Antes de entrar al gran salón central, la impoluta escultura de mármol blanco despliega sus nuevas alas doradas de libélula anticipando la magia que está por llegar.

"Una hora de la noche" del escultor francés Joseph Pollet, siglo XIX. Intervenida con alas de libélula da la bienvenida a la muestra

Una suave música compuesta especialmente por Miguel Castro, en la que se mezclan voces de la naturaleza con el vibrante sonido de cuencos tibetanos, invita al silencio para dejar ganarnos por los sentidos. La tenue luz ilumina un mundo inimaginable en este magnífico y formal salón del Palacio Errázuriz Alvear. Ante nuestros ojos aparece una playa de plácidas Crisálidas, enormes y delicadas, filigranas de formas envolventes que invitan a habitarlas, escalarlas o simplemente, admirarlas.

Las cautivantes formas, de distintos tamaños, bellas y transparentes, son estructuras orgánicas compuestas por cientos de células poligonales y elípticas, de hierro, soldadas y pintadas a fuego que las vuelve totalmente resistentes a pesar de su apariencia delicada y frágil.

Celina Saubidet, escultora y Marina Molinelli Wells, recorren juntas desde 2004 Cabinet óseo, un proyecto artístico en el que investigan la anatomía humana, visibilizando su interior y rematerializándolo en esculturas e instalaciones de pequeño y gran formato. Muchas de ellas en joyas que indagan las formas de la naturaleza. Hacen visible lo invisible y lo transforman en arte.

En la sala contigua, una enorme vitrina iluminada guarda los “cristales de la memoria”, una serie de objetos orgánicos, cargados de historias y anécdotas que Celina acumuló durante años y que ahora, gracias a una técnica de electroformado, las metalizó convirtiéndolas en joyas.

En una segunda sala, con vitrinas especialmente diseñadas para no romper con la armonía del espacio, se exhiben otras joyas. En este caso son el resultado de una convocatoria abierta que realizaron las artistas para que el público llevara sus propios objetos y ellas los metalizaron con cobre, convirtiéndolas en objetos de deseo.

La última sala, estratégicamente iluminada, pone en evidencia la belleza de la naturaleza y el amor por las formas que ambas artistas profesan. Vistas de microscopio de distintos seres vivos ampliados a gran escala y que Celina dibuja y teje con hilos de cobre y aplaca y, finalmente, suelda con estaño. Estas formas flotan frente círculos iluminados que a su vez cuelgan de arcos que replican las formas de las aberturas de la sala. Nada está librado al azar, la armonía es la directriz de esta bellísima experiencia que brinda la oportunidad de hacer la propia metamorfosis y volver a la realidad con un renovado punto de vista.

Para el Arquitecto Martín Marcos, flamante director del MNAD, “cruzar e hibridar mundos, culturas y reinos aparece como una de las estrategias más sinérgicas de la contemporaneidad. Hacer dialogar opuestos, mestizar las diferencias, mutar lo puro, constituyen modos de experimentación y producción en las artes y diseño actuales. Con sugerentes formas surgidas de la metáfora bio-mórfica y una materialidad exquisita y exacta, los objetos que conforman estos Reinos combinan sensibilidad y precisión con una cuota de riesgo que los hace únicos e irrepetibles. Saubidet y Molinelli Wells logran una puesta potente y sutil que nos propone una experiencia inmersiva y sensorial, donde lo invisible se hace visible en distintas escalas.”

La artista plástica Silvia Gurfein, responsable del texto de presentación de la muestra, señala que, “a Cabinet le interesa de la naturaleza lo que no está al alcance del ojo humano, no solamente en términos de su capacidad física, sino aquello que para las consideraciones de la cultura cotidiana es insignificante o desdeñable como la cáscara de maní o una ramita perdida en el jardín. Lo des-oculta y le da carácter de objeto estético, lo convierte en joya, lo amplía en escultura o lo cristaliza en memoria eterna. Hace de las más modestas cosas un talismán para habitar, contemplar o portar. Y lo hace porque en ese repertorio de su interés lee una lengua común. Ese es el movimiento completo y es lo que nos ofrece como experiencia en esta exhibición. Para Cabinet Óseo la forma es un lenguaje”.

En el contexto de la muestra “Reinos”, de Cabinet Óseo, el Museo abrió sus puertas a una innovadora actividad: clases de Yin Yoga. La propuesta tiene como objetivo sumergirse en un viaje interior a través de una práctica de yoga rodeada de las imponentes crisálidas y otras piezas artísticas exhibidas dentro del palacio museo. Los encuentros -con inscripción previa- se realizan hasta el 19 de mayo y son gratuitos.

Este fin de semana, el sábado 11 habrá una visita guiada a las 14hs y un ciclo de Conversaciones a las 15,50. Además el domingo, un dúo de música sacra y la cantante Uma se suman a la experiencia.

Nuestra recomendación: hacerse un rato para disfrutar de este verdadero viaje interior que propone el arte contemporáneo.

+INFO