Nota publicada online

martes 19 de mayo, 2020
Reflexiones que inspiran: Alberto Passolini
En tiempos de #Coronavirus, #QuedateEnCasa
Reflexiones que inspiran: Alberto Passolini

Alberto Passolini es un artista genial, erudito y autodidacta. Deleita en cada obra desarrollando sus narrativas con distintos sucesos históricos y objetos, mezclados con elementos de consumo masivo -como en su serie Bad- y acercándose por momentos a una estética un poco mas pop, o generando patrones ornamentales como lo mostró en Unitarios y Federales, incorporando situaciones de la cultura contemporánea. En sus serie de Señorito Rico indaga además de la parodia en la desmoralización del arte, o sobre cómo concebimos nuestra identidad nacional en su proyecto Costera Criolla; o reivindicando minorías como en Malona!. Pero ante todo, Passolini se divierte, con un manejo magistral de la técnica y el discurso.

Desde Arte Online compartimos sus reflexiones en estos tiempos de introspección obligada.

"Extraño estar de mal humor sin motivo; estar con cara larga justificadamente es muy aburrido. Tambíén extraño acariciar perros cuando salía a caminar, entrar en una librería y estar un rato largo hasta encontrar ese lápiz que no sabía que necesitaba hasta que lo veía, los preparativos cada vez que subía a Buenos Aires una semana cada 40 días. Vivo a 7 cuadras del Estrecho de Magallanes; más cerca de la Antártida que de CABA. Extraño ese fastidio por tener que ausentarme de casa y la ansiedad del viaje. Cuando se declaró la cuarentena Yo había viajado a Buenos Aires para quedarme allí por dos meses por temas familiares y para trabajar en unas pinturas de gran formato. Me tuve que volver a los 5 días de haber llegado, dejando un montón de cosas en Bs. As. Entre ellas una cantidad enorme de muestras que me interesaban muchísimo visitar.

No sé si hay algo que me guste de la cuarentena, pero sí me parece interesante que sin importar si se trata de una mega estrella pop anunciando su nuevo  álbum , o de alguien de la familia pasando una receta , todos ocupamos el mismo espacio en ese cuadradito del chat de  Instagram, zoom, o lo que sea.  

Como suelo dejarme conducir por el deseo, esa actitud resultó en una multiplicidad de líneas de trabajo. Estoy invirtiendo este tiempo tan raro, sin fechas, para volver a revisarlas. Estoy encontrando denominadores comunes en series que me parecían divergentes. 

Como estrategia  trato de pensar la vida en estos días como si transcurrieran en una estación espacial: Me impongo ciclos diurnos y  nocturnos, horarios para entrar a las redes y comunicarme con el planeta tierra, para distraerme viendo series o películas, y cuando no hay alarmas de meteoritos aproximándose, ni invasiones alienígenas que reportar, me dedico a leer. Trato de leer libros en papel, de anotar citas en libretas, de revolver en cuadernos viejos. Para jugar uso una aplicación del celular que permite recortar y pegar.  Esto lo hago sin conexión a internet. Cuando me vuelvo a conectar,  Esas figuritas que hago en el el celular las uso como selfies que subo a Instagram. Esto ya lo hacía antes de la cuarentena, pero ahora no me siento tan salame por perder el tiempo." Alberto Passolini, Mayo 2020