18 noviembre 2018

Nota publicada online

lunes 22 de octubre, 2018
|
Premio Trabucco 2018
Dibujo en el Sívori
por Pilar Altilio

Con una convocatoria a dibujantes que renuevan la escena de la especialidad, se entregaron premios a una serie de artistas convocados para este galardón consagratorio avalado por la ANBA.

El historial de premiación de esta convocatoria tiene nombres destacados. Implementado en 1993 como reemplazo al Premio Palanza, distinción otorgada por la Academia Nacional de Bellas Artes desde 1946. Este año la disciplina fue Dibujo y los convocados son nombres que conocemos por sus producciones como Miriam Peralta, Marcelo Boullosa, Adriana Bustos, Tomás Espina, Cynthia Kampelmacher, Lux Lidner, Miguel Melcon, Omar Panosetti, Félix Eleazar Rodríguez y Daniel Santoro.

Artistas seleccionados

Con obras muy distintas entre sí, algunos de ellos ya obtuvieron premios como el Klemm de 2016 en el caso de Adriana Bustos, Daniel Santoro el Primer Premio, Salón Municipal de Dibujo Manuel Belgrano de 1986, Panosetti con el Gran Premio de Honor en Dibujo del Salón Nacional de Artes Visuales de 2004, Kampelmacher Primer Premio Bienal Nacional de Arte Bahía Blanca, MACBBCA en 2009. Lux Linder multipremiado por Premio Andreani, el Premio Braque - Embajada de Francia y el Premio Klemm. Estos galardones y sus trayectorias generan la invitación a participar con obras dentro de esta selección que renueva sus categorías año a año y evidencia la calidad y la forma en que cada uno de los mencionados ocupa un lugar en la escena contemporánea. Si consideramos que el Primer Premio es adquisición y la Academia Nacional de Bellas Artes pasa la obra en donación a alguna de las muchas instituciones nacionales, provinciales y municipales de prestigio, se entiende mejor el valor de ser convocado y la buena selección de obras que debe considerar el artista en el envío.

 

Daniel Santoro y Tomás Espina

Esta edición expuesta en las renovadas salas del Museo Sívori, se destaca en primer término por la singularidad de cada propuesta, sumado al valor de renovación de las presentaciones. También enfatiza el uso novedoso de materiales para el dibujo, el equilibrio entre obras abstractas y figurativas y la convivencia de artistas muy reconocidos junto a jóvenes destacados. La convocatoria de esta edición tuvo un planteo novedoso, se les pidió a los diez artistas que adjuntaran “un breve texto que diera cuenta de algunas direcciones constitutivas de su envío y, a la vez, permitiera al público un mayor acercamiento al complejo proceso técnico, formal y conceptual que toda obra de arte contemporáneo involucra.”

 

Miriam Peralta ganadora del Premio

Puede entenderse mejor el plan que cada uno presenta, aunque el ojo avezado disfruta del premio bien merecido otorgado a Miriam Peralta, quien utiliza un papel de gran formato y calidad que no está enmarcado y pende de un soporte superior o se sostiene por mínimos imanes que se integran a la obra como otros puntos. Consigue una “geometría fantasmal” como cuenta la gacetilla, un diseño que parece tener mucho de resto de una imagen, logrado con un equilibrio muy sutil de elementos mínimos: líneas, perforaciones y grandes espacios vacíos. Las dos piezas con gran despliegue involucran también dos grandes artistas, por un lado, las particiones de varias piezas de Adriana Bustos, un esquema compositivo que reúne varios tamaños y expansiones con la misma maestría técnica que le conocimos en Klemm. El otro caso es de Cynthia Kampelmacher que desarrolla desde un gran plano unas extensiones que juegan con lo opaco y lo transparente. En abstracción total, la obsesiva configuración de planos que no dejan ningún resquicio vacío de Marcelo Boullosa, de una manualidad marcada y rítmica sin altisonancias. La vibración que produce el gesto de Miguel Melcom conjugando la mancha con una escritura clausurada, relaciona un poco con las dimensiones metafóricas de la obra de Omar Panosetti, plena de detalles encerrados en un solo segmento del dibujo mientras otras secciones quedan liberadas a la sensibilidad de la acuarela. De la experimentación con materiales destacan la obra de Félix Eleazar Rodríguez, unos paisajes de densidades cambiantes muy bien trabajados junto a las piezas de Tomás Espina que elabora la imagen utilizando materia corrosiva sobre imágenes preexistentes.

Lux Linder

Un destaque aparte merecen las obras de Lux Lidner y Daniel Santoro por los juegos de citas que aparecen en sus obras. Con gran precisión en ambos, aunque muy distantes en la imagen, Lux juega con planos plenos de escala de grises y destaca una serie de personajes con guiños a la cultura popular y la erudita. Santoro, en un magnífico tríptico donde aparecen tanto las citas de su iconografía personal que refiere a la temática peronista, junto a atrayentes versiones de grandes obras de la historia del arte de todos los tiempos.

Imperdible!