Nota publicada online

lunes 19 de octubre, 2015
Olga Autunno
El Bosque Encendido
por María Paula Zacharías
Olga Autunno

INAUGURA: sábado 24 de octubre de 2015 a las 12hs

Cierra: 22 de noviembre de 2015

MUSEO EDUARDO SÍVORI
Av. Infanta Isabel 555. CABA. 
Martes a Viernes 12 a 20 hs. 
Sábado, Domingos y Feriados 10 a 20 hs.

A comienzos de 2015 se desató un incendio en el valle del lago Cholila y en el Parque Nacional Los Alerces, provincia de Chubut. Fue el siniestro forestal más grande de la historia argentina. Murieron cipreses, maitenes, notros, alerces, coihues y cañas, algunos centenarios. Alguien, intencionalmente, mató al bosque. Unas 41 mil hectáreas de vegetación nativa ardieron en llamas durante un mes, hasta que las lluvias del otoño extinguieron su furia.

Según W.W.F. los gobiernos destinan el mayor porcentaje del presupuesto de la lucha contra incendios a apagarlos. Muchísimo menos se invierte en evitarlos. Y casi nada en revertir los daños. Es ahí donde Olga Autunno cree en su magia, en el poder sanador del arte, al menos para los espíritus. Intenta, a la vez, dejar un testimonio que despierte conciencias.

La artista se entera de la noticia y se sube a un avión. Consigue que un baqueano la lleve al corazón mismo del desastre.Ve crecer las llamaradas en una ladera. Ve el poco alivio de los aviones hidrantes. El verde va desapareciendo del paisaje. Queda todo gris, negro humeante. Camina por las cenizas. Deja rosas en la tumba de maderas y ramas. Planta cruces.

"La persistencia del bosque "

¿Dónde anidarán ahora los pájaros? ¿Cuándo nacerán nuevas hierbas y flores? Pasarán décadas antes de que este suelo recupere su fertilidad. Ya no hay mucho por hacer. Sentarse, y llorar. O acaso imaginar de nuevo esa postal reverdecida. “Conversé con el viento mañana y noche mientras él agitaba las lenguas de fuego… el humo trepaba por mis ojos”, dice.

Coincidirán con ella en el dolor los antiguos pobladores que dejaron su huella en el Cerro Pintado. Habitantes del bosque, ¿entenderían su ceremonia de imágenes? Algún mensaje nos dejaron en las geometrías de cuevas, aleros y paredones, aunque desconocemos el código para descifrarlas (sólo se explican en el marco histórico, cultural y natural en que fueron ejecutadas). Con herramientas y lenguajes actuales, entabla un mismo diálogo con el entorno, y atraviesa mundos reales e imaginarios. “Podrán matar al bosque, pero no su espíritu”, desafía.

Entonces, intenta con su mano reanimar los troncos. Quiere inyectar vida al carbón. Envuelve con tules verdes las ramas que quedaron desamparadas. Las abriga. Arma nidos. Sobre las raíces ennegrecidas desparrama su anhelo de verdor. Sobre el monte, nubes. “El árbol de la memoria, que no olvida su sombra”, dice Autunno y planta coníferas en los deseos. Pone vida donde ya no la hay, porque es optimista: confía en la capacidad de resistencia de la naturaleza... en el misterio de la supervivencia.

Reverdecer Fotografía Intervenida, 90x135 cm.

Desde 2008, con la serie deIrrupciones, Autunno se volcó a sus preocupaciones por la condición femenina y el medio ambiente. Su trabajo escapa al apretujo de los géneros. Es a la vez performance, instalación, escultura,land art. Interviene el espacio y se corre de la escena: en sus fotografías vemos su huella. Su labor es profundamente poética y está sustentada por  un ojo entrenado en treinta años como grabadora y pintora. Las disciplinas están todas ahí, y la nutren en la tarea de poner en imágenes las causas que la conmueven. Hay algo curador en su práctica: el renacer que ella dibuja ofrece una esperanza.

 

*Periodista Especializada en Artes Visuales. Cultura Diario La Nación