15 diciembre 2018

Nota publicada online

jueves 23 de diciembre, 2010
|
Nueva Figuración. Deira-Macció-Noé-de la Vega
El estallido de la Pintura
por Graciela de los Reyes

A casi cincuenta años de la primera presentación del grupo y dentro del marco de los festejos organizados por el Bicentenario Nacional, el MNBA presenta Nueva Figuración 1961-1965. El estallido de la pintura.

La muestra curada por la crítica e historiadora del arte Mercedes Casanegra pretende por un lado, «exhibir las líneas personales de desarrollo de cada uno de los artistas» y, por el otro, «la puesta en evidencia del fuerte cuestionamiento que los planteos artísticos de los cuatro integrantes hicieron a la institución pintura y al estado de las artes visuales en la Argentina en el momento previo al surgimiento rupturista de fines de los años cincuenta y comienzos de los sesenta». En los años ‘40 y en la década del ’50 se da una reacción internacional contra la abstracción geométrica imperante y es de gran importancia destacar que nuestros artistas, originalmente, trabajaron a la par de lo que sucedía en el resto del mundo.
En agosto de 1961 realizan su primera exposición como grupo en la Galería Peuser con el nombre de Otra Figuración. Sus miembros eran Ernesto Deira, Rómulo Macció, Jorge de la Vega y Luis Felipe Noé, a los que en esa primera muestra se agregaron por única vez Carolina Muchnick y Sameer Makarius. Su pintura rompe con los moldes tradicionales y cabe destacar, sobre todo, la ironía que en todos ellos es esencial. El grupo careció de manifiesto pero eso no impidió que hicieran públicas sus ideas como cuando firman en conjunto que «lo fundamental de nuestras coincidencias es la convicción de que la única forma de aventura es aventurarse en el hombre. Una pintura con “seguro de vida” nunca logrará ese fin propuesto.» El grupo se mantendrá unido hasta 1965.
El término “neo-figuración” fue acuñado en 1941 por el crítico e historiador del arte francés Michel Ragon y se refiere a un arte que rompe con los límites entre abstracción y figuración: la figura humana se corresponde con una nueva imagen del hombre y es tratada con una total libertad e, incluso, de manera abstracta. Para los ’60 las obras incluyen elementos provenientes de la pintura gestual, del pop-art, del collage y del assemblage. El cuadro resulta de esta manera una conjunción de elementos discontinuos, es decir, sin aparente conexión entre sí. El resultado final es una estructura desconcertante en donde la posibilidad de identificación de la figura es débil y responde a lo que Max Bense denominó un “orden caógeno”.
La exhibición se compone de casi cuarenta obras, todas ellas de gran tamaño. En la recepción del Museo nos encontramos con la ya mítica fotografía del grupo tomada por Sameer Makarius. La exposición se divide en cinco núcleos principales que ponen en evidencia la rápida evolución de la trayectoria artística y conceptual de los miembros del grupo. De Noé podemos apreciar, por ejemplo, Mambo, Introducción a la esperanza, Paquete Mantegna y la instalación el Ser Nacional. Sus obras evidencian la ruptura de la unidad del cuadro, lo fragmentario y sus conceptos acerca de la “visión quebrada” y el caos. Vernissage y El ser nacional, ambas de 1965, sólo se exhibirán tres semanas ya que partirán a la retrospectiva que el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro organizó para este artista.
La trágica visión del hombre de Deira se deja ver en obras como S/T (Serie campos de concentración) de clara influencia goyesca y En torno al pensamiento A en donde manos suplicantes realizadas con alambres emergen del lienzo. En las obras de Macció se puede apreciar su elección de marcos hexagonales u octogonales. Su pintura se carga de una intensa actividad gestual casi violenta, caótica y en donde el código de reconocimiento de la figura humana es más claro que en el resto de sus compañeros (Submundo, Vivir sin seguro).
Las pinturas de Jorge de la Vega muestran su espíritu crítico y un finísimo humor. Esto se pone de manifiesto con el agregado de trapos, vidrios, botones, espejitos, manteles de plástico y otros elementos que confluyen en una iconografía absurda de figuras metamórficas y animalizadas (El espejo al final de la escalera, Music Hall, El diario de Santos l’Ouverture). De los cuatro integrantes del grupo sólo Macció y Noé están vivos. La muestra es una interesante oportunidad de ver el trabajo de estos extraordinarios artistas argentinos sobre todo si tenemos en cuenta que un gran número de las obras exhibidas pertenecen a colecciones privadas.

.....................................................................
Hasta el 16 de enero de 2011, MNBA, Av. Del Libertador 1473

  • image
    Deira - Adán y Eva
  • image
    Luis Felipe Noé
  • image
    Macciò - Vivir un poco cada día
  • image
  • image
  • image