Nota publicada online

miércoles 7 de agosto, 2019
Natalí Perino
La fragilidad de los cuerpos
Garay Basualdo, Eugenia
por Eugenia Garay Basualdo
Natalí Perino

Cuenta con la curaduría de Dolores Casares y un texto de Camila Delía

En 2018 Natalí Perino (Buenos Aires, 1987) gana el 1er. premio en el "XIV Salón de Artes Visuales" de Junín, y este año el MACA la convoca para realizar una muestra en la que puede verse una serie que pone de relieve su notable dominio técnico del gres que, en este caso, combina con acero inoxidable y hierro. 

Centrada en la investigación, dado a que en un sector exhibe apuntes, instrumental quirúrgico, libros de estudio y “un modelo perfecto o modelo a seguir" de este personaje encerrado en una cápsula de acrílico la cual se llamaría "C-00", de ahí el título de la muestra según la artista, compone un gabinete de representaciones sumamente inquietantes. 

Este trabajo, desarrollado en los dos últimos años, está integrado por diminutas piezas que parten de un cuerpo que es mesuradamente desmembrado hasta la finitud posible; todo esto dispuesto en pequeños escaparates diseñados especialmente, que a su vez se asientan en mesas de azulejo blanco y hierro. 

A modo de señalamiento aparece en el centro de la sala  “una cuna hospitalaria, aparentemente vacía, [que] contrapone veladamente lo orgánico frente al artificio”, en palabras de Camila Delía. Ciertamente, esta instalación se convierte en un “ambiente otro”, que resulta infranqueable por las azarosas paredes construidas con papel film. En la actualidad, los devenires de la manipulación genética pueden alcanzar instancias insospechadas, y este cruce que la artista ensaya da cuenta de aquello que no solo ya es realidad, sino que es una alarmarte certeza. 

Asimismo, se pueden observar en el corpus de Perino algunas referencias a las obras de otras artistas contemporáneas como Silvia Gai, Liliana Porter y Elba Bairon. En todos los casos por la perturbadora sutileza que plantea en los tratamientos temáticos, retóricos y técnicos de su obra. 

La aparente belleza es un señuelo que atrae sin aviso, y en el acercamiento se descubre fragilidad de los cuerpos[1], en la que se pone de manifiesto la vulnerabilidad del ser humano.      

Hasta el 8 de septiembre en MACA, Museo de Arte Contemporáneo Argentino. Jorge Newbery 357 Junín, Bs As.

 

[1]En referencia al título de la novela de Sergio Olguín editada en 2013 por Tusquets.