Nota publicada online

lunes 4 de noviembre, 2013
Marcelo Hepp
La dimensión fractal de sus esculturas
por Alicia Estela Beltramini Zubiri
Marcelo Hepp

La exposición "Espacio Intangible" del artista cordobés se presenta en el Museo de Arte Emilio Caraffa. Veintiocho esculturas realizadas por Hepp entre 2001 y 2013.

Marcelo Eugenio Hepp nació en la ciudad de Córdoba en 1946. Estudió plástica en la Escuela Provincial de Bellas Dr. José Figueroa Alcorta, de donde egresó con el título de profesor de Dibujo y Escultura con medalla de oro. En 1971 ganó una beca para estudiar en la academia de Bellas Artes de Roma, con el escultor Pericle Fazzini. Durante su estadía recorrió Europa, especialmente Italia, España, Francia e Inglaterra.
Reconoce como su maestro en Córdoba al escultor Horacio Suarez
A lo largo de su carrera ha obtenido diferentes premios entre los que se destacan: Tercer premio X Salón de grabado y dibujo, Buenos Aires (1974). Diez jóvenes sobresalientes de Córdoba, Córdoba (1980).Primer premio concurso Homenaje a Mozart, Córdoba (1986), Primer premio concurso Monumento al cincuentenario de la escuela de Aviación Militar, Escuela de Aviación Militar, Córdoba (1987) Primera mención, adjudicación de la obra Monumento a Domingo F. Sarmiento, Córdoba(1989), Primer premio concurso Monumento a Eva Perón, Córdoba (2002), Primer premio escultura ecuestre General Juan Bautista Bustos, Córdoba(2010), Premio Taborda 2012 de esculturaa la trayectoria artística, Córdoba(2012).
Los materiales con los que trabaja son madera, mármol, bronce, resina y  chapa batida de bronce.
El Museo de Bellas Artes Emilio Caraffa presenta en esta oportunidad  la muestra Espacio Intangible con 28 obras escultóricas creadas por el artista entre los años  2001 al 2013.
En Espacio Intangible  sus obras se transforman como si quisieran volar o expandirse, esto es fruto de los movimientos continuos propios de la escultura fractal desarrollada por Marcelo Hepp.
En Estilo Mariposa o Los Sapos, las imágenes se expanden de mayor a menor porque las dimensiones se convierten en fracciones similares. El ejemplo más acabado es Danza Fractal, elaborada en bulto donde la cabeza, las manos y las piernas de la bailarina se segmentan de mayor a menor en un orden geométrico fractal, propio de la estética expresiva de Hepp. En contraposición encontramos en Laguna Virtual, una escultura de bulto yacente trabajada en resina y fibra de vidrio, Hepp ha dividido la forma de mujer en partes, que reflejan el anverso y reverso de la figura de formas articuladas con un movimiento virtual reposado, la parte de abajo aparece fraccionada como si fuese el reflejo en el agua. Del mismo modo está plasmadaLa Bicicleta, pieza en hierro forjado.
Su forma de encarar las imágenes escultóricas nos recuerdan las esculturas del mexicano Sebastián, seudónimo de Enrique Carvajal, quien utiliza la dimensión fractal para lograr sus imágenes  creativas a las cuales  les agrega  la emoción y la intuición. 
Aunque Marcelo Hepp y Sebastián no se conocen, ni conocen sus respectivas obras, sin embargo la forma de encarar la escultura es similar.
Estas coincidencias no son fortuitas sino sincrónicas según los principios del psicólogo Carl Jung “en el inconsciente colectivo las nociones de espacio y tiempo desaparecen y los hechos pueden aparecen simultáneamente fuera de toda lógica racional” y mientras más exacta y mayor sea la correspondencia no la podemos considerar como mero azar sino como ordenamientos significativos”. Estas concurrencias entre Hepp y Sebastián dan idea de la sincronicidad en la órbita de la cultura.
Hepp sugiere acción y movimiento en sus esculturas, la expansión está dada por la dimensión fractal.
Hepp “compone a partir de volúmenes sugeridos” afirma Julia Oliva Cuneo, esos volúmenes están realizados en una dimensión fractal que permite vislumbrar el espacio  como una realidad de vacios y llenos, donde el silencio del vacío compone un espacio virtual que da libre juego a la imaginación del observador, quien compone su propia figura identitaria.
Este desplazamiento de la imagen, nos remite al movimiento futurista, que trata de lograr un  retrato de la realidad en movimiento, dinámica de la acción. Marcelo Hepp manifiesta: “repito la imagen porque al desplazarla se generan formas abstractas en movimiento que me permiten tener mayor soltura con la imagen y jugar con el volumen”.
Sus esculturas sugieren acción y movimiento dados por la expansión y el desplazamiento de  las figuras  en una simbiosis de técnica y vida que nos recuerda el movimiento futurista.

... 

*Sobre la autora: Prof. y Lic. En Historia, especialista en Historia del Arte. Miembro activo de la Asociación Argentina e Internacional de Críticos de Arte, del College Art Association y de Association of Latin American Art