Nota publicada online

domingo 9 de octubre, 2011
Leonardo Kilstein. Una celebración de los materiales
Paraná (Entre Ríos, 1942 – Córdoba 2004)
por Alicia Estela Beltramini Zubiri*
Leonardo Kilstein. Una celebración de los materiales

Desde el 15 de septiembre hasta el 24 de noviembre se realiza en el Museo Emilio Caraffa una exposición homenaje a Leonardo Kilstein, escultor y dibujante autodidacta, imbuido de la filosofía del japonés Mokichi Okada (Akimaro), de quien toma, para la producción de sus obras, el sentido altruista de la filosofía al utilizar remanentes de la naturaleza porque “aunque se trate de materia inorgánica, el objeto se modifica cuando uno lo ama” tal como sostiene el japonés.

Las obras de Kilstein que se pueden apreciar en la exposición, como Auténtico Tótem, Tótem, o los objetos elaborados con elementos desechados, como madera, papel, acrílico, hierro, alambre, y otros, crean una síntesis novedosa en la que se funde lo material con lo espiritual, evocando así la filosofía de Okada, que promueve el espiritualismo y la unión de oriente y occidente, dejando de lado el materialismo capitalista, el cual, más allá del progreso científico y técnico, olvidó la espiritualidad y el altruismo.

Por esa necesidad de comunicar y acercarse al prójimo, se insertó en el Paseo de las Artes como un artesano más, pero sus artesanías eran tan originales que es otra forma de expresar el arte. Sus Lámparas, hechas con calentadores de kerosene o con carburadores de auto u otras piezas encontradas al azar, fueron combinadas en armonía para “agradar y levantar el espíritu” siguiendo la idea de Okada.

En su stand del Paseo de las artes siempre había un adorno floral (ikebana) porque según filosofía oriental que adoptó, observar las flores nos permite elevar espíritu y cultivar el valor estético que de ellas se desprende.

En su obra, sintética y lineal, una canilla, un tirabuzón, o un diario en desuso cobran vida, adoptando un papel protagónico. En Kilstein vemos a alguien que no sólo quiere construir un objeto grato, sino también elevar el espíritu del observador para congraciarse con la belleza y encontrar su yo íntimo.
En los Apuntes, pequeños dibujos que ilustran los poemas de Akimaro, podemos apreciar los esquemas que luego trasladaría a sus esculturas con el sentido lineal de la vertical y la horizontal, algunos dibujados sobre un diario, otros coloreados en parte para resaltar el diseño pero siempre fusionando las nociones geométricas básicas círculo, triangulo o cuadrado, sombreados o pintados.

En el año 2005, la escuela freudiana cumplió diez años desde su fundación en Córdoba y realizó el Tercer Concurso de Escultura en homenaje a Leonardo Kilstein, quien para la mencionada escuela constituyó una presencia relevante por el lazo que su obra planteaba entre le psicoanálisis, arte y el malestar en la cultura.

Su desprendimiento, su forma de expresarse y de vestir y su dedicación exclusiva al arte dieron lugar a un personaje original y característico, a quien Gustavo García retrato como “mezcla de un lord inglés y ropavejero”.

En los últimos momentos de su vida le confesó a su hermana Michelle:
“Al arte le di todo
Hasta el cuerpo
Y el arte me lo devolverá.”

..........................................................
*ASOCIACION ARGENTINA DE CRITICOS DE ARTE
Prof. y Lic. En Historia, especialista en Historia del Arte. Miembro activo de la Asociación Argentina e Internacional de Críticos de Arte; del College Art Association y de Association of Latin American Art