Nota publicada online

martes 10 de febrero, 2015
La tradición dibujística argentina II
por Pilar Altilio
La tradición dibujística argentina II

En la primera nota destacamos la cuestión crítico-política de algunos proyectos de grandes dibujantes nacionales que desarrollaron su trabajo en el campo de la viñeta o la historieta. Dentro del panorama que estamos analizando, la cuestión de lo grupal es otra magnífica vertiente a explorar, llegando en este tramo hasta la Nueva Figuración.

El sostenimiento de algunos proyectos grupales es un fenómeno reiterado en arte y en algunos casos, imprescindible para lograr visibilidad o permanencia. Puede rastrearse como tradición en los tiempos de l’avant garde, cuando eldeber serera la adhesión sistemática a un conjunto de ideas consensuadas, que demarcaban espacios de pertenencia.

Desde las primeras vanguardias en nuestro país, se contorneó un esquema de polaridades que delimitaba un territorio urbano combinado con un corpus de preferencias político- ideológico y dos posiciones claras: la mirada puesta sobre lo nacional o puesta sobre Europa. El Grupo de Florida (1) y el Grupo de Boedo (2), existentes en las décadas del 20 al 30, encarnan esa polaridad y la dirimen, aunque no excluyentemente, sobre todo en el campo literario. Se atribuye al Grupo Florida una mayor identificación con las elites económicas, mientras que al Grupo Boedo se lo ubica más cerca de los sectores obreros y populares. El Grupo Florida se reunía en el centro, mientras que el Grupo Boedo lo hacía en los suburbios. Aquel daba máxima importancia a los aspectos de renovación de las formas artísticas, mientras el segundo, daba máxima importancia a los contenidos sociales y políticos.

En la misma línea están los pintores de La Boca, con su especial atención al paisaje barrial, la escena costumbrista y el movimiento del trabajo portuario. En la década del 30 además, convivían el Grupo Orión integrado por Luis Barragán, Vicente Forte y Leopoldo Presas, de una figuración lírica, junto a los grupos neorrealistas que continuaron la línea del Grupo de Boedo, en relación al plano de la militancia política, pero que lograron renovar la pintura con el intento de superación de las vanguardias. Entre sus integrantes, Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino, Demetrio Urruchúa y Enrique Policastro trabajaron sus arquetipos, otorgando valores estéticos y sustancia moral a sus representaciones de la figura humana. El tipo de figura representado tenía un costado social, habitualmente el antihéroe, perseguido o bajo la presión de la guerra, conveniente para señalar cuestiones verificables en la sociedad que también preocupaban a sus autores. Todos mostraron su costado militante -especialmente trotskista y anarquista- y, participaron de algunos de los movimientos de muralismo que se extendieron por esta época. Recordemos el impacto que tuvo en toda Latinoamérica la lección del muralismo mejicano, en el sentido de recrear la propia historia nacional hasta volverla popular e inscripta en la ciudad como obra de todos.

Ese mismo arte social, permitió la formación de otro grupo a mediados de la década del 40 que se agrupó en torno a la Universidad de Tucumán, captados por esta casa de altos estudios luego de que los expulsaran de las Universidades de Buenos Aires y Mendoza por motivos político-ideológicos. En el grupo de Muralistas Tucumanos militaron Carlos Alonso, Juan Carlos de la Motta, Eduardo Audivert y Alfredo Portillos entre otros, todos en la corriente defiguración crítica-en acuerdo a la categoría propuesta por Jorge Glusberg-. Con un dibujo bien desarrollado que les permitía describir un paradigma personal en la representación de la figura humana, sin omitir la inscripción de dolor y sufrimiento.

Cúpula de Galerías Pacífico. El amor, Germinacion de la tierra Antonio Berni
Cúpula de las Galerías Pacífico. La vida domestica Juan Carlos Castagnino
Cúpula de las galerías Pacífico. La lucha del hombre Spilimbergo y Urruchúa

Ese desprendimiento de lo político panfletario cambia el enunciado hacia el cuerpo de la pintura, como la conciben ahora los grupos que trabajan en el plano. La ruptura también descansa en la superación de una serie de prejuicios que ataban al artista local: el buen gusto, el rigor, la buena factura y la unidad del cuadro, constituyendo una verdadera apertura hacia la libertad del artista. Contrastando con el Grupo de París - Soldi, Basaldúa, Butler, Victorica- que admitían las herencias europeas alegando que el país estaba en franco atraso de las propuestas vanguardistas; estos otros se proponen el abandono de la estética que se basaba en la retórica de la monumentalidad y en el superhombre por una serie de conceptos surgidos sobre todo de la filosofía existencialista, muy corriente en Francia después de la Segunda Guerra Mundial. Mostrar las tensiones de la historia argentina, renovar los temas por un repertorio nacional y sumergir al espectador en la experiencia de sus contradicciones era una vocación cabalmente expresada en los textos de la Nueva Figuración.

Horacio Butler
Raúl Soldi

 

(1)Grupo de Florida

Literatura: Jorge Luis Borges, José de España, Evar Mendez, Conrado Nalé Roxlo, Horacio Rega Molina, Oliverio Girondo , Ricardo Molinari, Leopoldo Marechal, Francisco Luis Bernárdez, Raúl Gonzalez Tuñón, Eduardo González Lanuza,y Ricardo Güiraldes.

Pintura: Raquel Forner, Alfredo Guttero, Norah Borges, Lino Eneas Spilimbergo, Antonio Berni, Aquiles Badi, Héctor Basaldúa, Horacio Butler, Emilio Centurión, Juan del Prete, Emilio Pettorutti, Xul Solar y Ramón Gomez Cornet. (estos pintores son apoyados por la Asociación Amigos del Arte y el Periódico Literario "Martín Fierro". Los lugares de exposición son la Asociación Wagneriana, Boliche del Arte, La Peña y el Sótano del Café Tortoni.)

(2)Grupo de Boedo

Literatura: Leónidas Barletta, Nicolás Olivari, Elías Castelnuovo, Lorenzo Stanchina, Álvaro Yunque, Roberto Mariani, Raúl González Tuñón, Gustavo Riccio, Aristóbulo Echegaray, Alberto Pinetta, César Tiempo, este último quien escribió también bajo el seudónimo de Clara Beter. Roberto Arlt es a veces incluido en el Grupo Boedo (incluso él mismo lo hace en una entrevista).

Pintura: José Arato, Adolfo Bellocq, Guillermo Hebécquer y Abraham Vigo.

Música: José González Castillo, Cátulo Castillo, Sebastián Piana, Pedro Maffia, Pedro Laurenz, Juan Francisco Giacobbe, entre otros.