Nota publicada online

miércoles 6 de junio, 2012
La práctica curatorial en Salta: Andrea Elías
por Eugenia Garay Basualdo
La práctica curatorial en Salta: Andrea Elías

La directora del Museo Provincial de Bellas Artes de Salta visitó Buenos Aires y conversó sobre el rol del curador al frente de una institución. 

En su reciente visita a Buenos Aires, Andrea Elías, directora del Museo Provincial de Bellas Artes de Salta, brindó dos conferencias. La primera en el marco del ciclo La Trastienda del Curador V 2012, organizada por la Asociación Argentina de Críticos de Arte junto con el CEDIP (Centro de Documentación, Investigación y Publicaciones) del Centro Cultural Recoleta. La segunda, en el ámbito de la nueva carrera de Curaduría y Gestión Cultural del CIC (Centro de Investigación Cinematográfica).

Andrea Elías, quien asumió su cargo en agosto de 2011, se había desempeñado como curadora desde su reapertura de la nueva sede del Museo a fines del 2008. Antes de eso, su experiencia curatorial se remonta a 2004 cuando trabajó desde el programa Interfaces promovido por la Secretaría de Cultura de la Nación. En esos años, su enfoque era independiente, procurando desarrollar proyectos que, sobre todo, vinculasen su base de historiadora del arte, con el contexto del arte contemporáneo salteño y, los cruces que pudieran proponerse con otras provincias. En ese entonces, la curaduría estaba en pleno auge y, su abordaje era a través de la práctica misma, postura que Elías adopta hasta la actualidad: “La curaduría no sólo hay que entenderla como disciplina, sino desde una práctica curatorial en sí misma”.

 Atravesando diferentes experiencias, Elías fue convocada en 2008 por la directora del Museo de Bellas Artes de Salta para encarar el diseño curatorial del nuevo museo que iba a reinaugurarse. De esta manera, la curaduría de Elías giró hacia lo institucional, algo que – relató en sus charlas – no le resultó sencillo. No obstante, abordó la reapertura con un nuevo enfoque museológico y museográfico en el nuevo edificio acondicionado con lo más reciente en cuanto a funcionalidad y recursos expositivos.

 De las muestras temporales, Elías destacó el cicloHomenaje, con artistas locales o, que hubieran tenido una fuerte presencia en el ámbito salteño. Comenzando por las décadas de los 40, la muestra buscó revalorizar el arte de la provincia del siglo XX. Su preocupación como curadora, fue poner énfasis en la producción de contenidos teóricos como una reescritura de la historia del arte.

 Dentro de este marco, a Elías le interesó la redefinición de la especificidad de un Museo de Bellas Artes, que, además de poner en valor la colección, pudiera generar un espacio para el arte contemporáneo. Así, dentro de la programación, Elías propuesto incluir exposiciones con la presencia de una mirada y técnicas actuales. 

Como señala Georges Didi-Huberman, el museo es un instrumento del Estado que debe tener la función de albergar un patrimonio y darlo a conocer desde un enfoque curatorial determinado para abrir posibilidades de lectura, discusión y renovación de las ideas sobre colecciones y sus obras. El caso de Andrea Elías, que procura reinventar la escena curatorial local, evidencia cómo la práctica curatorial va adquiriendo relevancia y visibilidad. Este último punto, se reconfirma con la itinerancia de las exposiciones, como la muestra de Arte Abstracto Salteño, que se exhibirá a fin de año en el nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires que abrirá sus puertas en septiembre próximo.

Eugenia Garay Basualdo es Lic. en Curaduría e Historia del Arte y se desempeña como Asistente Técnica de AACA (Asociación Argentina de Críticos de Arte).