Nota publicada online

lunes 12 de octubre, 2020
Karina Acosta
“La pandemia era y es la soledad más cruel que un humano pueda padecer”
Retrato. Ph. Ailen Vieytes de Simone
Retrato. Ph. Ailen Vieytes de Simone

Karina Acosta estudió  comunicación, cine y matemáticas. Continuó su formación en artes visuales entre distintos seminarios y clínicas de obra y arte contemporáneo con Jorge Haro, Valeria González, Gabriel Valansi; y en las instituciones UTDT y la Universidad del Cine. Sus trabajos combinan distintas disciplinas como la fotografía, la instalación y el videoarte, haciendo foco en formatos extemporáneos y el uso de material de archivo. A partir del  2015 se dedica a la docencia y curaduría especializada en la imagen en movimiento. Trabajó como directora artística de 488Gallery. Es miembro de DESARMADERO (productora de contenidos para las artes audiovisuales) y recientemente se sumó al equipo de DAMASCO, espacio de arte como directora artística. Vive y trabaja en Buenos Aires

Desde Arte Online la convocamos para escuchar sus estrategias frente a este momento tan particular que vivimos.

Lento pero constante

"Recuerdo la tarde anterior a que comenzara la cuarentena; salí con la bicicleta desesperada hasta mi estudio ya que habían impuesto una prohibición desmesurada. Me atravesaba la sensación “¿…Y ahora cómo sigo trabajando? ¿Cómo cumplo con mis alumnxs si todo queda atrapado? ¿Qué me llevo? Estaba parada en el medio del estudio iluminada con la luz de filamento que tanto me gustaba por la noche y sin poder decidir que hacer. No he pasado por catástrofes naturales pero el cine de algún modo puede ficcionalizar sensaciones semejantes. Miraba a mi alrededor tratando de dilucidar que tomaba o que dejaba. Del mismo modo crecía dentro de mi la rara impronta de la última noche. Y así fue… 

(…)

Los días fueron pasando. Las semanas también y el contador de días en pandemia crecía. Al principio pensaba como festejar mis cincuenta años rodeada de mis amigos más cercanos. Y como en una película que por corte abrupto el personaje ve truncado sus deseos… mayo… cincuenta… zoom y velitas. La pandemia tiene dos escenas muy claras y contundentes. Por un lado, la extirpación de los afectos. Ya no más asados, no más charlas de terraza, no más ceviches de los martes, ni cocteles de estudio. 

Los días fueron pasando. Las semanas también. Un día cualquiera por la calle Tres Arroyos detengo mi bicicleta en la bicisenda. Un coche fúnebre estaba por cruzar en diagonal la calle para estacionar frente al portón abierto. El portón blanco levantado, el cajón estaba sobre una camilla en medio del garaje para ambulancias. Solo. Sin flores. La pandemia era y es la soledad más cruel que un humano pueda padecer. Los cristianos creen en la despedida. Yo soy atea y aún así la soledad era tan brutal y desabrigada que me conmovió en ese día anónimo y soleado.

(…)

Febrero y el año empezaba con muchos proyectos. Cómo curadora comencé a trabajar con Maijo D´Amico su cuerpo de obra ´Desmadres´ y sus piezas de ensayo audiovisual. Por otro lado, me incorporé como directora artística de ´Damasco´, un proyecto dedicado a la difusión de arte digital y tecnológico, donde sus fundadores muy jóvenes Bruno D´Amico Silva y Juan Cruz Garau Alesi apuestan a mover la escena local con artistas de trayectorias diversas. En el terreno educativo Lo Contemporáneo, proyecto compartido junto a Rosana Simonassi (artista visual y gestora cultural), se fortaleció con sus clases semanales y sumamos lo cinematográfico con encuentros más cortos. 

Si bien la cuarentena me obligó a estar confinada no detuvo el proceso creativo. Mi forma de trabajo está ligada a la investigación previa a la producción y muchas veces el confinamientoes por decisión propia. 

En este momento me encuentro con tres proyectos. A partir de una invitación de Espacio Camarones decidí poner a ´SEIS´ en modo redux. En diciembre estaré interviniendo la vidriera con dos obras de ´SEIS´ que junto a la artista santafesina Rina Venetucci dialogarán en modo site specific acerca de las violencias de género. Junto a David López Mastrangelo estamos trabajando en una obra intitulada ´Héctor Krauss´ que tendrá una versión fotográfica y un largometraje documental. 

S/T. Still del video Acosta-Vieytes de Simone

El año pasado tuve una exhibición individual en el CCSM en donde mostré parte de la serie ´FAKE MEMORY SYSTEM´. Los vericuetos de la memoria entorno al amor y su contrapunto el desamor. Parece que nuevamente recaigo en ese tópico, pero esta vez en modo de video ensayo experimental. En dúo creativo con la artista visual Ailen Vieytes De Simone estamos experimentando con tecnologías extemporáneas en modo de video ensayo el síndrome de deficiencia de la memoria autobiográfica; por ahora sin título y en proceso de rodaje. Cada vez que leo ´REC´ me olvido de lo que me quita este aislamiento que será inolvidable." Karina Acosta, Octubre 2020.

De la serie SEIS

"La insistencia en la inocencia infantil no es otra cosa que la pretensión adulta de mantener a las niñas en la ignorancia absoluta acerca de la potencia erótica del cuerpo propio y ajeno. Es la mirada panóptica de quienes buscan protegerlas, aunque terminen por convertirlas en muñequitas débiles e inertes.

Bajo esa mirada se ilumina la niña pura, ser angelado, asexuado, sostenido en el no-saber. La niña pura es la niña incapaz, aquella que les reasegura a los adultos la inexistencia de sus deseos peligrosos hacia ella (si la niña es asexuada, ¿por qué alguien habría de desearla?).

Para cerrar esta incómoda paradoja está la otra niña corrompida, manchada, deshonesta, cuya provocación es irremediable. Fantasiosa, la niña impura narra historias que nadie quiere escuchar. Se depositan en ella las culpas de las frecuentes transgresiones de la mirada adulta masculina.

En este escabroso imaginario adulto se juegan las subjetividades de las niñas de carne y hueso. Allí no pueden existir sino como vigiladas en su impoluta virtud o expuestas para siempre al desamparo." Lic. Florencia Rodríguez -Textto curatorial-