Nota publicada online

jueves 4 de marzo, 2021
“Homenaje a la cantante desconocida” de Liliana Porter
Ideas para Monumentos en homenaje a las heroínas y los héroes desconocidos
"Homenaje a la cantante desconocida". Escultura en bronce policromada. Escala 1:1 repecto de un piano de cola. A ser instalado en una plaza urbana.
"Homenaje a la cantante desconocida". Escultura en bronce policromada. Escala 1:1 repecto de un piano de cola. A ser instalado en una plaza urbana.

La obra elegida forma parte de la exposición virtual que presentó el Museo Nacional de Bellas Artes, en la cual Luis Camnitzer realizó una convocatoria durante el tiempo del encierro en  pandemia  “A través de su cuenta de Facebook –explica Andrés Duprat, director del Bellas Artes–, Camnitzer realizó un llamado abierto en el que propuso homenajear a héroes y heroínas desconocidos de la sociedad poniendo en entredicho el proceso habitual de la elección, financiación y construcción de los monumentos oficiales”.

Es el ambiguo tiempo del arte, que se parece al de la esperanza y al del olvido.” Así Garciela Speranza describía lo que es el tiempo en la obra de Liliana Porter– cita extraída del texto del catálogo de la muestra de "El hombre con el hacha y otras situaciones breves" en el Malba en 2013.- Y en este tiempo de distanciamiento social y encierro resplandece “Homenaje a la cantante desconocida” una escultura con aires de esperanza para rescatar al personaje del olvido.

Liliana Porter compone su obra teatralmente y esta escultura habla desde la temática y la materialidad formando parte de “el elenco” – como ella misma llama a su serie de objetos-. El piano es un elemento presente en distintos momentos, si lo destruye en el Malba, para luego componerlo en 2015 en la Galería Ruth Benzacar, ahora lo resignifica y lo coloca al nivel de pedestal para resaltar la figura de la heroína. 

Siempre coherente en sus produciones, entre lo que dice, el cómo y. sus temas recurrrentes. No nos defrauda.

Sobre Liliana Porter

“Nací en Buenos Aires en 1941 . Mi padre era escritor y director de cine y mi madre poeta y grabadora. (Julio Porter y Margarita Galetar)

A los 12 años ingresé en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano en Buenos Aires. De los 16 a los 19 años viví y estudié artes plasticas en la ciudad de México. Regresé a mi país en 1961 continuando mis estudios en la Escuela de Bellas Artes P. Pueyrredón y en el taller de grabado de la Cárcova siendo mis profesores Fernando Lopez Anaya y Ana María Moncalvo.

En 1964 viajé a Nueva York, ciudad donde resido desde entonces. Mi obra incluye grabados, dibujos, obras sobre tela, instalaciones, fotografía, video y teatro.

El tema o exploración que la define tiene que ver con mi interés sobre la representación, sobre el tiempo, y sobre nuestra relación con lo que llamamos realidad.” Extracto webpage Ruth Benzacar