18 febrero 2019

Nota publicada online

martes 25 de noviembre, 2014
|
Fernando Álvarez Cozzi
Pionero del videoarte, participó de la Segunda Bienal de Montevideo
por Patricia Ianniruberto

El artista Fernando Álvarez Cozzi, reconocido pionero del videoarte uruguayo, participó recientemente en la Segunda Bienal de Montevideo con una videoinstalación titulada Tiempo muerto.

Desde su primera obra Voy por el camino (video-danza de 1982) hasta la fecha, Álvarez Cozzi ha desarrollado una intensa actividad como videoartista, participando en varios de los principales festivales internacionales de videoarte. Es así que obras suyas fueron presentadas en el Festival Franco-Latinoamericano, el World Wide Video Festival de La Haya, Pandemonium de Londres, Festival Internacional de Arte Multimedia de Belfort (Francia), y Video brasil de San Pablo.

Entre las videoinstalaciones destacan Paisaje 1, realizada con el compositor Carlos Pellegrino, que participó de la IIIa. Bienal de Arte de Porto Alegre en 2001, y Por donde jadea la vida, que formó parte del envío uruguayo a la Mediations Biennale de Poznan (Polonia) en 2010.

En materia de reconocimientos, vale mencionar que Fernando Álvarez Cozzi fue galardonado en el año 2008 con el Premio Figari que otorga el Banco Central del Uruguay en reconocimiento a la trayectoria de artistas visuales uruguayos.

En el libro Arte uruguayo y otros (Montevideo: Galería Latina, 1990) el crítico y curador Ángel Kalenberg trazó una esclarecedora descripción del terreno creativo por el cual el artista se movía en aquellos años de consolidación de su carrera:“Álvarez Cozzi busca el dibujo imposible: el blanco como patencia de la línea, la nadacomo patencia del ser. En la hora del retorno al caballete, a la pintura-pintura, al dibujo de línea, Álvarez Cozzi dibuja sobre una superficie de grandes dimensiones, con un trazo tenue, de lápiz duro: de lejos sólo se percibe, sólo cuenta el blanco del soporte; de cerca, la línea se hace visible, pero por zonas: la totalidad es inabarcable. El blanco como tábula rasa, protagoniza el dibujo y alude a la desconfianza de las formas importadas, pero que, simultáneamente, lleva la luminosidad de las acuarelas de Cúneo al deslumbramiento. El blanco tiene el atractivo de lo diáfano, y de nuestro cielo, un cielo que fagocita las formas. En ese punto, ¿qué otro camino le quedaba a Álvarez Cozzi sino trabajar con la luz como materia visual? A partir de entonces optó por el lenguaje del video.”

Tiempo Muerto es una versión en cuatro canales del video Global trip, estrenado en 2012 en el Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo (MNAV) y exhibido en el 2014 en el Museo de Arte Moderno de Passau, Alemania. En media hora de imágenes perfectamente ensambladas con una banda sonora siempre eficaz, vemos una sucesión de personajes anónimos de diferentes nacionalidades que se exhiben en internet a través de su propia webcam, sobre un fondo de fotos fijas con imágenes nocturnas de ciudades desiertas. Narcisismo exhibicionista, soledad, tedio, erotismo, es lo que muestran estos personajes de apariencia normal o sumamente freak. No hay palabras, solo gestos. Detrás de lo crudas que pueden ser algunas de estas imágenes se rescata la belleza que encierra la soledad.“La idea era hacer un video seleccionando el material a partir de lo que ofrece internet, tanto en imágenes como en audio. Una especie de collage, de ready made audiovisual", expresa Álvarez Cozzi.

Lo cierto es que el autor logra traspasar las fronteras de la red, trasladando de un lugar a otro, imágenes de personajes de tribus urbanas que están como suspendidos en el espacio, y consigue detener —a modo de collage cibernético— sus gestos, en un tiempo muerto.

Según la lingüista Lisa Block de Behar el video de Álvarez Cozzi “es una realización distinta, más que underground, no ground at all. Muestra aspectos de la rara realidad que ha devenido la actualidad convocada por reuniones paradójicas; rara no sólo por la extrañeza que provocan temas y técnicas nuevas sino porque, como pocas veces, es la propia realidad la que pierde su estatuto de tal a la par de la ficción. Ya no es el hecho de que truth is stranger than fiction (como decía la vieja y contradictoria constatación popular) sino que la ficción se ha vuelto más extraña que la ficción y la realidad juntas. Sus imágenes son muy emblemáticas de esa nueva fe que se está extendiendo como una ortodoxia más, una creencia en la bien llamada pantalla, ídolo de una forma de devoción extrema ya que, a diferencia de otros fervores, parece suficiente ver para creer…” 

Fernando Álvarez Cozzi. Nace en Montevideo en 1953. Vive en Montevideo. Estudia en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Integra el grupo Octaedro entre 1979 y 1982. Miembro fundador del Núcleo Uruguayo de Videoarte en 1989. En 1977 participa del Salón Latinoamericano de la 10ª. Bienal de París. Entre 1990 y el 2000 sus videos se muestran en varios festivales internacionales de videoarte entre los que se destacan: Festival Franco-Latinoamericano de Videoarte (Bogotá, Santiago, Buenos Aires y Montevideo),World Wide Video Festival (La Haya, Holanda), Video Brasil (San Pablo), Pandemonium Video Festival (Londres) y Festival Internacional de Arte Multimedia (Belfort, Francia). El video'Paisaje1'realizado conjuntamente con Carlos Pellegrino forma parte de la 1ª. Bienal de Buenos Aires en el Museo de Bellas Artes en 2001. El mismo año, ese video, transformado en instalación, participa de la III Bienal del Mercosur en Porto Alegre. En 2010 forma parte del envío uruguayo, a la Mediations Biennale de Poznan, Polonia, curado por Enrique Badaró, donde exhibe la videoinstalación'Por donde jadea la vida'. Su video'Global trip'participa de la muestra Schoen vergaenglich über schreitungen, Museo de Arte Moderno, Passau, Alemania, 2014. Obtiene el Premio del Salón Municipal en 2007 y el Premio Figari a la trayectoria artística en 2008.