21 septiembre 2018

Nota publicada online

miércoles 12 de septiembre, 2018
|
El Palacio Errázuriz Alvear celebra su Centenario
1918 – 2018

El Palacio Errázuriz Alvear se inauguró con una gran fiesta el 18 de septiembre de 1918 y albergó a la familia compuesta por el diplomático chileno Matías Errázuriz, su esposa, la argentina Josefina de Alvear, y sus hijos Pepita y Mato. Desde 1937, es sede del Museo Nacional de Arte Decorativo.

La vida familiar alternaba viajes a sus campos del sur de Santa Fe con estadías en Buenos Aires en la temporada social.  Pasaban los veranos en Mar del Plata o en Zapallar, Chile y hacían largos viajes a Europa,  residiendo en París o Biarritz. Fueron grandes coleccionistas y soñaron con  transformar su “palacio” en un museo. De hecho en sus Memorias, Don Matías menciona esa posibilidad. Tras la gran crisis económica de 1929 el Gobierno Nacional compró la mansión y sus obras de arte dándole esta finalidad.

"Dedicado a las artes decorativas y el diseño, el museo apunta hoy a generar un dialogo sinérgico y estimulante entre los testimonios artísticos del pasado y las creaciones del presente en el marco de una casa-museo de inigualable valor arquitectónico y patrimonial.Arq. Martín Marcos / Director MNAD

Sobre su construcción:

La casa fue diseñada a principios del siglo XX por el afamando arquitecto francés René Sergent quien, aunque proyectó varios edificios para esta ciudad, nunca visitó la Argentina. Aquí la dirección de obra  y el seguimiento del proyecto estuvieron a cargo de los prestigiosos  arquitectos-ingenieros Eduardo Lanus y Pablo Hary. Los interiores están cuidadosamente decorados según diferentes principios estéticos, obras de arte y mobiliario de gran valor. Los más importantes decoradores y diseñadores europeos de la Belle Époque, como André Carlhian, George Nelson, Josep Luis Sert, George Hoentschel y el paisajista Achille Duchéne trabajaron y crearon las distintas salas y espacios de este aristocrático edificio. Fueron fundamentales las instalaciones de confort que dieron a la residencia una impronta de modernidad única como los sistemas de calefacción y aspiración centralizados, instalaciones sanitarias y eléctricas,  el ascensor, e incluso un montaplatos entre las cocinas y el comedor.

De las grandes residencias porteñas de inspiración francesa, sólo esta puede ser visitada por el público. Ha sido declarada Monumento histórico - artístico nacional y es testimonio de un mundo, una estética y una forma de vida únicos e irrepetibles.

El martes 18 de septiembre, las autoridades del Museo invitan a presenciar el inicio de los trabajos de restauración y puesta en valor del baño y vestidor de Josefina de Alvear, los que podrán ser seguidos por el público. Es la primera vez en 100 años que este sector de la residencia será abierto a los visitantes. La cita es a las 12.30h en el Museo Nacional de Arte Decorativo, Av. del Libertador 1902, CABA