Nota publicada online

domingo 3 de julio, 2011
El MNBA se renueva
El MNBA se renueva

El jueves 7 de julio, a las 20.00 hs, el Museo Nacional de Bellas Artes presentó su nueva propuesta museográfica, a través de 24 salas renovadas de la planta baja, con el apoyo de American Express.

Aires de renovación recorren las salas de la planta baja del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA). Rediseñadas y pintadas de impactantes colores, prometen sorprender a sus visitantes. "Hemos recuperado el diseño de salas original con el que fueron concebidas en sus inicios por el arquitecto Alejandro Bustillo", destacó Guillermo Alonso, su director, "y para cada una de ellas se eligió un color acorde a las obras que se exponen".
La cita fue el jueves 7 de julio, a las 20.00 hs en la sede del museo (Av. Libertador) y fue una excelente oportunidad para conocer la nueva propuesta curatorial que ofrece el museo. La renovación fue posible, gracias a una donación de American Express y a un esfuerzo importante del propio MNBA y su Asociación de Amigos.
"Las salas, renovadas y pintadas de brillantes colores, recuperaron el diseño original de Bustillo, con sus imponentes perspectivas", anticipó Julio César Crivelli, presidente de la Asociación de Amigos, en una entrevista con Arte al Día. Y además agregó: "se reubicó la colección para un mejor recorrido del visitante, se comienza por los Primitivos, la Sala Hirsch, los Barrocos, el Impresionismo, la colección Santamarina para finalizar con el fin de siglo XIX argentino con Cándido López, Sin pan y sin trabajo de Ernesto de la Cárcova, El despertar de la criada de Sívori, entre otras obras emblemáticas de ese período".
Y a propósito de esta esperada renovación que establece un nuevo diálogo entre las piezas del museo, el director del museo, Guillermo Alonso explica: "La propuesta radical es la presencia del arte argentino del siglo XIX en la planta baja, compartiendo el recorrido con sus contemporáneos europeos. Así se abre la posibilidad ingresar a las salas por el arte argentino republicano, y no sólo por el arte europeo. Era una deuda pendiente con nuestra tradición cultural. Esta modificación en el guión implica la del concepto de museo, que desde su particularidad pueda establecer nuevas lecturas, una voz propia desde la heterogeneidad de su patrimonio. Un museo que conozca sus colecciones y genere los espacios para potenciarlas".