Nota publicada online

miércoles 13 de septiembre, 2017
Conversación con Mauro Herlitzka
LA con una gran muestra de fotografía argentina
Altilio, Pilar
por Pilar Altilio
Conversación con Mauro Herlitzka

Es un referente activo desde más de dos décadas, no sólo en relación a la Fundación Espigas que fundó y aún preside, sino en muchos otros proyectos de defensa, protección y difusión del arte argentino. Conversamos con él sobre varios temas y aquí va una reseña de esa charla amena.

Tiene un cronograma de varias páginas apoyado en la mesa del bar donde nos encontramos a charlar. Se trata de una hoja de ruta para seguir una serie de acontecimientos que lo llenan de alegría, pues en el mes en curso, se abrirán una decena de exhibiciones dentro de Los Ángeles (EU) que van a tener como eje el arte latinoamericano y muy especialmente el arte argentino en ese enorme territorio que es LA. Una ciudad que, por cierto, tiene una enorme migración latina de 48.5% de hispanos, al punto que el español es el idioma del 41% de la población, según el censo de 2010. Me cuenta entusiasmado, que dentro de ese exigente cronograma hay que elegir en qué participar y que él va esta vez como representante de la Galería Henrique Faría. Pero en su calidad de referente ya tuvo la oportunidad de intervenir de modo concreto en la decisión de armar una gran muestra sobre fotografía argentina.

Leonel Luna. El rapto de Guinnard, 2002; print, 2017, Leonel Luna, inkjet print on vinyl © .

“La gente de la Getty Foundation vino a Buenos Aires a seleccionar obra para una muestra hace un tiempo. Ellos estaban enfocados en un segmento, el de la fotografía conceptual, pero cuando accedieron a ver más material, entre tanto visto, les mostré algo que conservo en mi colección. Ahí cambiaron de idea y decidieron abrirse del plan inicial. La muestra que se inaugura el 16 de septiembre se llamaContradiction and Continuity (1850-2010)y reúne 300 fotografías con más de 60 artistas”, me cuenta. La verdad impacta la cifra y el rango de años que estará representado en la misma, y también seduce la idea que la Getty Foundation haga esa apuesta fuerte en la edición de lo que ellos denominaronPacific Standard Time LA/ LA asociando su Getty Centre con más de 70 instituciones y centros culturales en el sur de California y desde Los Angeles a Palm Springs, Desde San Diego a Santa Barbara. Me comenta que se trata de “una iniciativa que recorre un territorio tan amplio que será difícil que pueda ver en un solo viaje porque algunas aperturas se darán escalonadamente hasta diciembre de este año”.

Además de la gran muestra de fotografías, hay otra muy interesante sobre arte concreto,Making Art Concrete, que trabaja sobre una selección de artistas argentinos y brasileros que ya están incluidos en la colecciónPatricia Phelps de Cisneros. Se suman a otra gran muestra que ya abrió en agosto dedicada al arte cinético Kinesthesia: Latin American Kinetic Art (1954-1969) con 50 trabajos que dan cuenta no sólo de la producción de obra sino de las publicaciones, textos y revistas de ese gran proyecto que significó proyectar hacia el exterior con las mejores capacidades a artistas como Julio Le Parc o Tomás Maldonado.

Al hablar de los archivos documentales, es imposible no preguntarle por la Fundación Espigas, pionera en nuestro país de la preservación de los mismos. Me cuenta que hubo un acuerdo virtuoso entre la UNSAM y la fundación, que “significa un importante aporte a ese trabajo intenso que se desarrolló durante años”, pues el equipo del Instituto de Investigaciones sobre el Patrimonio Cultural-Tarea de la universidad de San Martín junto con aportes de la Getty Foundation, comenzaron la digitalización de revistas de arte como la colección completa de Ver y Estimar, y ejemplares de Arturo, Boa, Clave de Sol y Claxon, entre otras. “Ya pueden verse página a página en el sitio: www.revistasdeartelatinoamericano.org remata y es una gran noticia para cualquier investigador. También me aclara que entre su cargo de presidente de Espigas y su actual labor como representante de una galería comercial, “no hay incompatibilidades, pues la dirección de la Fundación quedó a cargo de Agustín Diez Fischer” y que en febrero cuando se cumplan 25 años de la fundación, inaugurará un edificio propio de más de 600 metros cuadrados que permitirá seguir incorporando material valioso para transformar este centro en uno de los más importantes de Latinoamérica.

Santiago Porter Casa de Moneda de la serie Bruma 2007; print, 2015, Santiago Porter, inkjet print. The J. Paul Getty Museum ©

Entre los proyectos que se podrán ver en LA figuran una selección del artista David Lamelas A life of thein ownen el CSU de Long Beach; otra individual del ascendente Adrián Villar Rojas en MOCA The Theater of Disappearence, y una interesante muestra basada en el libro de León Ferrari Palabras de otros (The Words of Others) sobre retóricas en tiempos guerra en el Red Cat de Roy and Edna Disney. Más la potente apuesta a representar la fuerza de las mujeres artistas con Radical Women Latin American Art (1960-1985) curada por Andrea Giunta y Cecilia Fajardo-Hill, cuya sede del Hammer Museum será la primera de una gira que llegará a México pero “desgraciadamente, no a Buenos Aires”, comenta Herlitzka. Además habrá una muestra muy amplia de videoarte en Laxart y otra sobre activismo, junto a otras que exploran la arquitectura, el diseño y los modos de pensar la democracia. Para quien desee explorar esta iniciativa, les recomiendo acceder a la página web de la Getty Foundation

“El modo en que se trabaja en estos proyectos es muy exhaustivo, considerando que cada uno debe ser evaluado en toda su magnitud, tanto por el esfuerzo económico como por todas las acciones conexas al mismo, lo que hace que deba pasar por múltiples análisis antes de concretarse”, me cuenta y remata que “si bien esta es una gran iniciativa que viene desde el 2012, la mayoría de los curadores no son latinoamericanos, sino parte de los equipos de las propias instituciones”, esto podría ser un condicionante, pero Mauro me comenta que se “toman todo el tiempo en asesorarse, por lo cual, llegan a consolidar un guión curatorial muy documentado”. El trabajo de gestión no sólo lo entusiasma, sino que lo lleva a sentirse muy orgulloso, tanto como la defensa que han iniciado con artistas poco o difusamente promovidos como Mirtha Demirsache, quien actualmente ocupa una sala del Malba con obra reunida de la colección en guarda de su familia, acompañada de la edición de un libro que fue presentado hace unos días dentro del mismo museo. “Quien trabaje en arte contemporáneo, sabrá el valor que todas estas acciones tienen para consolidar nuestra historia tan rica en artistas, ideas y proyectos”, asevera y estoy completamente de acuerdo.