Nota publicada online

viernes 17 de agosto, 2012
Arte por tres
Un siglo de pintura argentina en las colecciones de bancos públicos
por Laura Malosetti Costa
Arte por tres

La muestra que reúne obras del Banco Central, Banco Nación y Banco Provincia, se presenta en el Palais de Glace hasta el 16 de septiembre.

De muchas maneras los bancos -y en particular los públicos o estatales- se han vinculado al arte. Para empezar, los diseños para monedas y billetes, cuya iconografía se asocia con la construcción de imágenes portadoras de ideales y valores (...). Esas imágenes fueron realizadas por artistas  -dibujantes, pintores, ilustradores- a veces adaptando otros cuadros y esculturas de próceres, alegorías, escenas históricas o paisajes. Los bancos han hecho colecciones de billetes y numismática que no sólo pueden verse como la historia de las emisiones de papel moneda por parte de las provincias y del Estado central sino que además, sustraídas de su función original, constituyen pequeñas piezas de arte útil, múltiple. (...)

Hubo también, desde las últimas décadas del siglo XIX en el caso del Banco Provincia, desde 1910 por parte del Banco Nación y posteriormente del Banco Central, el encargo de retratos de las sucesivas autoridades. La serie se abre con el enorme retrato colectivo de los miembros de la Junta de Crédito Nacional pintado por Augusto Ballerini (...). Con altibajos en su calidad, la costumbre de encargar el retrato de sus directivos atravesó el tiempo, aunque la paulatina desvalorización del retrato al óleo fue dejando lugar a la hoy indiscutible centralidad de la fotografía, aun con fines conmemorativos. (...)

A lo largo del siglo XX, ya sea mediante compras directas o concursos, los bancos fueron formando colecciones de arte, acompañando el crecimiento edilicio, con el objeto de embellecer oficinas, despachos o espacios de atención al público.

Pero en los últimos tiempos, esas colecciones se han visto notablemente enriquecidas mediante la convocatoria a concursos con generosos premios adquisición (...).

Prevalece en el conjunto, la pintura, de larga y robusta tradición en la Argentina, aunque los premios del Banco Provincia estuvieron también alternativamente orientados al dibujo, el grabado y más tarde la fotografía. Los premios del Banco Central, instituido como un lugar destacado de estímulo al arte nacional, son específicamente premios de pintura. Y los del Banco Nación, aunque en sus primeras ediciones (desde 2000), no estuvieron restringidos a la pintura (el primer premio lo obtuvo una instalación de Jorge Macchi, al año siguiente un collage de León Ferrari), pronto se volcaron casi en su totalidad a ella.  El conjunto -del cual se exhibe una selección a cargo de los curadores de esta exposición- resulta un rico panorama de las más destacadas manifestaciones de la pintura nacional del último siglo.

Más allá de estrictas consideraciones estilísticas o cronológicas, el conjunto puede pensarse organizado en varios núcleos que -aun en sintonía o en diálogo con otros escenarios regionales o mundiales- aparecen como indicios de una tradición local. A grandes rasgos es posible distinguir la potencia de las distintas vertientes de la abstracción. Varias generaciones de pintores geométricos, abstractos, concretos, informalistas, que podrían pensarse como un fuerte conjunto de no-figuración, con una destacada tradición en el arte nacional desde los años ’40 del siglo XX. En estas colecciones pueden verse obras de luminosa geometría como las de Ary Brizzy o Luis Tomasello (...). Y también en la obra de Alejandro Puente y César Paternosto, la raíz prehispánica alimentando ritmos y texturas (...). Pero está presente también -y en mayor medida- una abstracción lírica, gestual, que va de una geometría "blanda", por ejemplo en las obras de Clorindo Testa, María Martorell, Carola Dinenzon, Tulio de Sagastizábal, Jorge Sarsale, Jorge González Perrín, a la mancha de color y el gesto sensible en obras de Eduardo Stupía o Juan Astica.

Otro conjunto significativo forman los paisajes, rurales y urbanos, con sus fuertes implicaciones en términos de construcción de lugares de identidad. Las pampas y cielos inmensos que han sido como una obsesión nacional, desde Eduardo Sívori a Enrique Policastro, pero también en técnicas y lenguajes renovados: Luis Benedit, Jacques Bedel,  Juan Andrés Videla. Tal vez por no haber tenido una gran escuela paisajista en el siglo XIX, tal vez por haber sido durante largo tiempo un paisaje imposible, la pampa sigue ejerciendo una rara fascinación en los artistas argentinos. (...) La ciudad de Buenos Aires tiene una mística que lejos de opacarse con las crisis (notablemente, la de 2001) parece crecer en imágenes críticas y también enamoradas de su gris y sus conflictos y miserias. Encontró su primer lugar de construcción de una mirada pintoresquista en las orillas, en particular en el barrio de La Boca, del cual hay bellos ejemplos en estas colecciones, desde Benito Quinquela Martín a Fortunato Lacámera. En el conjunto se destaca Cervecería Alemana, obra de Pío Collivadino, característica de la producción de este artista en las décadas de 1910 y 1920. Puede considerarse a este artista el primer paisajista urbano de Buenos Aires, atento a sus cambios y transformaciones, a los lugares de trabajo y sociabilidad de los trabajadores. (...)

 Pero hay otras líneas que pueden trazarse en el tiempo y que enlazan distintas generaciones de artistas en lo que podría identificarse como tradiciones locales. El lirismo intimista o el despojamiento cuasi filosófico de los bodegones y naturalezas muertas, desde la serena y melancólica atmósfera de los artistas de La Boca: Fortunato Lacámera y Eugenio Daneri, Marcos Tiglio, Teresio Fara, hasta el cuestionamiento de las convenciones espaciales y figurativas en dos obras de Liliana Porter. (...)

Otras figuraciones críticas podría denominarse a un conjunto más vasto que el del grupo de la Nueva Figuración de la década de 1960, bien representado por obras de Luis Felipe Noé, Rómulo Macció y Ernesto Deira. Junto con ellos, podrían pensarse en una línea de tiempo más vasta, las obras de Carlos Gorriarena, Felipe Pino, Cristina Schiavi o Víctor Florido. Hay también figuraciones que rozan lo surreal, con gran continuidad en distintos estilos y figuraciones, desde la década de 1930 hasta nuestros días. Un clima onírico que enlaza a artistas como Batlle Planas, Héctor Borla y Raquel Forner con Antonio Seguí, Carlos Carmona, y también con Diego Perrota, Daniel Zelaya, María Giuffra y Paula Otegui, por ejemplo. 

Sin pretender agotar el conjunto, puede advertirse también un género de pintura que atraviesa el arte nacional desde fines del siglo XIX que podríamos llamar social o más bien de crítica social: escenas y personajes imbuidos de una visible desesperanza y melancolía. Es el caso de "Trabajo oculto" de Diana Dowek, pintura que forma parte de una serie de trabajadoras, en las que la artista recurre a la figuración fotográfica en blanco y negro para introducir al espectador en una problemática de género y clase, invisibilizada por la cultura y los medios, tan gris y cotidiana como el deliberado enfoque de su mirada. Es fácil pensar esta obra en serie con otras pinturas de Enrique Policastro, Juan Carlos Castagnino y el "Banco de los sueños" de Nicolás Menza. Un banco de plaza, claro, aunque el juego de palabras, aquí, resulte una tentación. 

(El texto completo de Laura Malosetti Costa, se encuentra en el catálogo de la exposición "Arte por Tres").

...

La muestra "Arte por tres", representa una selección de las colecciones de cada una de las instituciones bancarias más grandes del país. Para armar el recorrido artístico, que a la vez ilustra una historia de la Argentina del siglo XX, los curadores de cada Banco, en un trabajo conjunto, eligieron las obras a exponer para armar esta exhibición que comienza en el 1900 con "Paisaje de Eduardo Sívori, y, llega hasta la contemporaneidad. Así, Alberto Giudici como curador del Baco Central de la República Argentina; Ana Perissé como curadora del Banco de la Nación Argentina; y, el arquitecto Alberto Del Santo como curador del Banco Provincia, conforman el grupo curatorial de la muestra que se presenta hasta el 16 de septiembre en el Palais de Glace.