18 noviembre 2018

Nota publicada online

miércoles 10 de octubre, 2018
|
Arte Experimental Latinoamericano
Una conversación entre dos mundos
por @PilarAltilio

Organizada en núcleos temáticos, la muestra ocupa las nuevas salas del #NuevoModerno

Son 16 secciones las que integran esta gran exhibición que viene de estar en la sede europea, que contienen tres grandes ejes narrativos donde los curadores Klaus Görner, Victoria Noorthoorn y Javier Villa distribuyen obras en las renovadas salas, en una verdadera conversación entre dos colecciones. Nos permite explorar una serie de encuentros muy valiosos ya que, en primer término, debemos destacar que este diálogo se inicia desde el programa Museum Global que impulsa la Kulturstiftung des Bundes. Se trata de una disponibilidad de fondos que la ciudad de Frankfurt distribuye con la finalidad de acercar museos de similares características: municipales, con un acervo similar y muy activos en sus ciudades. Pero lo más singular es que la negociación iniciada unos años atrás, haya incluido una cláusula primaria que implicaba revisar las miradas eurocentristas, para gestar una narrativa que prescinda del canon occidental establecido y se abriera a contemplar una perspectiva propuesta desde el sur.

El cuerpo social

Para sellar ese gran cambio, la muestra tiene un nodo, la obra de Lucio Fontana, ítalo-argentino, del que parte el primer eje en que se articula la muestra y que “ocupará la sala de entrada en los dos lugares” de exhibición. ¿Por qué Fontana? Pues es un símbolo de las ideas importadas y exportadas que cambia el paradigma a través de sus dos manifiestos, el de 1946 Manifiesto Blanco presentado en Buenos Aires y luego al año siguiente- ya en Italia- cuando presenta Espacialismo. Mientras en Europa este segundo texto es de mayor importancia y el período de residencia en Argentina es reducido a una simple mención, el propio teórico de Fontana, Lucca Massimo Barbero revisa su postura y reescribe el valor que tiene este primer manifiesto al calor del contexto de ebullición que se vivía en BA, como base del segundo. En conversación con este artista se exhibe una obra de Marcel Duchamp considerada otro punto de partida además de revelar un dato que muchos europeos no conocían, sobre la estadía en BA de Duchamp de la que ahora se cumplen 100 años. Se trata de la Boite-en-valise que, en el diálogo propuesto entre museos se concordó fue el inicio de una categoría concreta que será la del artista viajero que concentra su hacer en un modelo para transportar. En esta sección se destaca magistralmente la relación entre las dos posguerras, por un lado “una montaña de escombros” en el norte y por otro, una sólida convicción para renovar la escena con el arte Madí en BA. Dos lecturas que creo no se habían visto juntas hasta ahora con tanta contundencia.

Alberto Greco

El segundo eje toma en consideración la incesante exploración para convertir ideas en arte vivo, alcanzando extremos como la de Piero Manzoni con su lata Merde d’ artista de 1961 en la misma sala donde Alberto Greco se despliega en varios registros del VivoDito, pasando por toda una serie de artistas poco vistos en Sudamérica como On Kawara y su serie Thanatophanies, 1955-56 conjugado con la interesante figura recuperada por el mismo MAMBA de Edgardo Antonio Vigo y sus biopsias, una serie de obras manipulables, cruces entre arte correo y objeto gráfico.

El tercer eje se centra en la figura del artista y su lugar en el mundo y presenta obras y artistas también muy poco vistos en BA. Como la artista colombiana Beatriz González con obras del 72-73 que se inscriben bajo el sugerente título de “Decoración de interiores”, utilizando muebles de estilo sobre los cuales pinta sus relatos históricos de políticos como el Bolívar agonizante en una cama laqueada. Este ejemplo es contrapuesto con Claes Oldenburg, Bedroom Ensamble, absolutamente distante en cuanto al entorno, pero cercano en tanto que presenta una crítica social similar.

Madí

Hay que destacar la enorme colaboración que han prestado otras instituciones latinoamericanas para espesar el diálogo con obras de su acervo, que hace que cada sección de las 16 en que está articulada esta muestra consiga detallar un panorama muy interesante con grandes nombres. Se trata de un gran plan que permite recorrer y contemplar un sólido trabajo argumentativo muy distante del canon europeo-norteamericano en que se basa el MMK. Disfrutable además por el contexto de las nuevas salas del MAMBA que permiten en tres pisos un gran nuevo relato imperdible. A no perderla!

Para explorar más: http://museomoderno.org/es/exposiciones