Nota publicada online

miércoles 3 de julio, 2013
24ª Muestra Anual de Fotoperiodismo Argentino
24ª Muestra Anual de Fotoperiodismo Argentino

Del 4 de julio al 4 de agosto, en el Palais de Glace, 250 fotografías tomadas en 2012 por reporteros de todo el país.

Desde el 4 de julio a las 19 se puede visitar la 24ª Muestra Anual de Fotoperiodismo Argentino organizada por ARGRA (Asociación de Reporteros Gráficos de la Argentina) que propone un recorrido a partir de las imágenes más representativas del año anterior. En esta edición se presentan más de 250 fotografías registradas en 2012 (seleccionadas de entre más de 2700 imágenes enviadas por reporteros de todo el país) que abordan temáticas relacionadas con el deporte, política, naturaleza, medio ambiente, arte y vida cotidiana. 
El comité editor estuvo compuesto por Alejandro Guerrero, Eduardo Grossman, Emiliano Lasalvia, José Luis Perrino y Natacha Pisarenko. 

Pablo Llonto, prólogo al catálogo esta edición:

Cada vez que la miro

Cada vez que la miro pienso en ellos. Cada vez que la miro, pienso en ellas.

Cada vez que la miro, a ésta o a la otra fotografía, o a la otra, pienso en ellos. Pienso en ellas.

En sus enormes virtudes por adivinar, con sus ojos, dónde está la victoria de una imagen. La victoria de encontrar el retrato justo en el túnel de cada día.

En su mayor o menor fortuna para que los espíritus que manejan sus dedos, avancen entre el espanto hasta la raíz de un botón que capturará, o no, una injusticia.

En sus vehementes momentos previos. En ese bolso bien o mal preparado, en sus relucientes cámaras, en sus otoñales rollos. En el arrugado chaleco de los bolsillos que nunca acaban.

En sus bostezos de las guardias ordenadas por un jefe bien sentado; en la eternidad de una espera al funcionario, al rockstar o al melancólico defensor central de un club del ascenso.

En las ventanas que se abren para que un epígrafe se luzca, o el sofocante título de una nota equivoque la intención de una fotografía.

Pero cada vez que la miro, y que pienso en ellas o en ellos, veo en ella, en cada foto, la inmortalidad de quienes pelearon por sus derechos. El añoso historial de los reclamos. La alegría por agremiarse, las lunas que pasaron pidiendo un viático, las horas extras, el material a cargo de la empresa y no del trabajador, las promesas de una efectivización que no llega, el rencor por una precarización que no cesa y que los convierte, a muchos de ellas y ellos, en factureros, proveedores, hombres y mujeres a quien se pretende expropiar sus conquistas.

En cada fotografía están los mensajeros y las mensajeras. Informándonos que hay un rostro llamado Susana Trimarco. Y que hubo dolor y angustia por una condena que no fue. Y que el secuestro de Marita Verón debe vengarse con justicia para que sus asesinos no sonrían y fumen ante una Nikon, o Canon, o la maldita marca que sea.

En cada fotografía está la madrugada del pobre, la niña indefensa de los allanamientos, el desamparado jubilado que derrota, dignamente, a multiarmados policías.

El temblor de observar la tragedia de Once, la sonrisa por el entrenador de boxeo que miró las inquietas nalgas de la chica que muestra los carteles, la paciencia por esperar que el bote del inundado transite de una buena vez frente a la Iglesia.

Es una lástima que frente a tanta inspiración que usted empezará a ver en estas páginas, no podamos contar la historia de todos los hombros que llevaron peso, de todos los relojes que aguardaron verdades, de todos los teléfonos que sonaron pidiendo o exigiendo ayuda o, sencillamente, el respeto de nuestras leyes laborales.

Pero como aquí también hay sueños, a los sueños vamos. Al sueño de quienes aman un oficio, un trabajo, una profesión que, orgullosamente, convierta en escombro las explotaciones, los malos tratos, los abusos de darle cámara a cualquiera para reemplazar al reportero, las tibias respuestas de quienes deben proveerlos de materiales, elementos, buena paga, obra social, jubilación, respeto.

Cada vez que usted mire una de estas fotos, recuerde que usted no está frente a una obra que se descolgó por milagro.

Cada foto de una sencilla luna que asoma en un estadio, es una sencilla vida de alguien que lleva horas, entre el frío y el remise que no mandaron, para que esa luna circule entre miles y miles, mientras la noticia no es la luna.

Aquí están ellas, entonces, las hermosas y bellas fotografías que salieron del corazón, que salieron de la voz que grita ante el gomazo policial o ante la bala que ya ha penetrado. Que salieron de las mejillas aún húmedas por el gas, por la tristeza de la masacre en Paraguay.

Cada vez que te miro, hermosa y bella fotografía, pienso en vos, compañero reportero gráfico, compañera reportera gráfica. Y en todo lo que has luchado...
...