22 julio 2018

Nota publicada online

jueves 5 de julio, 2018
|
Roberto Huarcaya
Escenas de la Jungla en Rolf
por Marcela Costa Peuser

Una muestra que reúne piezas fotográficas de características monumentales y contienen simultáneamente las dualidades de la naturaleza, como vida y muerte, orden y caos, realidad y ficción, que coexisten en este territorio primitivo, desbordante, misterioso, mutante y agresivo que es la Amazonía.

Imponente, frondoza y húmeda la selva te envuelve y te abraza. Esta es la sensación que se advierte al trasponer el umbral de Rolf. Y es que allí Roberto Huarcaya (1959, Lima, Perú) exhibe su úlima producción en Rolf Productora de arte, realizada enteramente en la selva amazónica del sureste peruano. Se trata de un proyecto que inició hace poco mas de dos años –invitados, junto a tros artistas por la organización ecologista WCS-, en Bahuaha Sonene, una Reserva Natural Intangible.

Galardonado con numerosos premios y reconocimientos este fotógrafo de pura cepa quiso trasmitir con su obra la experiencia de la selva. Para ello eligió prescindir de los métodos tradicionales y sofisticadas cámaras, para rescatar las bases de la fotografía: el fotograma. Esta técnica -también utilizada por Man Ray, por el alemán Christian Schad que participó del movimiento Dadaísta, incluso por el mismo Picasso- permite imprimir objetos colocándolos sobre superficies sensibles a la luz.

Como el mismo artista sostiene, su objetivo era “simplemente acercarse a la selva por contacto directo y abrazarla de alguna forma con el papel fotosensible y buscar su huella. Lo más primario de la fotografía en contacto con un espacio igual de primario en términos naturales”. Para ello utilizó un rollo de papel fotosensible de 30 metros y durante la noche abrazó la flora selvática. Luego con la ayuda de un flash “imprimió” las zonas previamente elegidas. El azar juega un rol funadamental en estas obras ya que, además de las hojas y ramas  aparecen también pequeños insectos que se inmortalizan en la obra.

Los 30 meros de selva, desplegados en zigzag en el espacio de la galería, realmente logran esa sensación de abrazo buscado por el artista.

Una segunda obra –exhibida en FOCUS en noviembre pasado- fue producto del azar y el verdadero protagonista fue, en este caso, la naturaleza ya que, una vez ubicado el rollo de papel foto sensible en el entorno elegido detrás de una palmera caída, se s desató una tormente y fueron tres rayos los encargados de “imprimir” la obra. Otra característica de este trabajo es que el revelado se hizo en un cuarto oscuro especialmente acondicionado utilizando agua de ríos cercanos y los restos líquidos del revelado fueron transportados hasta Lima para ser desechados sin afectar el medio ambiente.

Amazogramas, Escenas de la jungla #4, 2018.
Fotogramas sobre papel fotosensible. 107 x 160 cm

La muestra se completa con sus “Amazogramas”, varias obras realizados con la misma técnica pero de formatos mas manejables. Preciosas “Escenas de la jungla” en las que, por ejemplo, interviene el viento para sobreimprimir la misma hoja logrando inimaginadas composiciones.

Visitar esta muestra es una verdadera oportunidad para perderse en la selva y reencontrarse con la naturaleza.

………

+ Sobre Roberto Huarcaya (1959, Lima, Perú) 

Galardonado con numerosos premios y reconocimientos, tales como el Premio Leonardo del Museo Nacional de Bellas Artes (1998), la Beca de la Fundación Antorchas (2003) y el  Premio Nacional de Fotografía Fundación OSDE (2005), entre otros. Ha publicado numerosos libros tales como El juicio, lo abyecto y la pata de palo (2009), Intervalos intermitentes (2008), La verdad inútil (2006) y RES la verdad inútil (2003). Su obra ha sido catalogada en importantes publicaciones líderes tanto nacionales e internacionales. Ha realizado numerosas exposiciones individuales y grupales en países tales como Argentina, Brasil, Chile, Perú, Colombia, México, Cuba, Estados Unidos, Francia, Italia, España, Holanda y Noruega. Hoy en día, su obra integra colecciones nacionales e internacionales tanto públicas como privadas como de la Maison Européenne de la Photographie en París, del Fine Arts Museum of Houston, del MOLAA Museum of Latin American Art de California, del CoCA Center on Contemporary Art de Seattle, de Lehigh University Art Collection, Museo de Arte de Lima, del Museo de San Marcos en Lima, de la Fundación América en Santiago de Chile, del Centro de Arte Contemporáneo Wilfredo Lam de La Habana, y en  la Colecciónes privadas  Hochschild y Mulder entre otros .