17 junio 2018

Nota publicada online

miércoles 4 de abril, 2018
|
Federico Jorge Klemm
El cuerpo de una colección
por Pilar Altilio

El cuerpo de una colección reúne más de cien obras de artistas principalmente argentinos, norteamericanos y europeos que integran el valioso legado del artista, mecenas y referente del coleccionismo local, Federico Jorge Klemm.

Durante los años 90’, el gesto impar de Federico Klemm, fue una marca distintiva, convertida en popular por sus participaciones en la TV abierta, de su pasión por el arte. Es una memoria imborrable para cualquiera que lo haya visto alguna vez en el programa de cable, El Banquete Telemático, hoy hallable en la web. Enfundado en atuendos únicos, con su modo de expresarse y desarrollar una idea poniendo énfasis en los gestos con todo el cuerpo: manos, tronco, rostro. Su cuidada presencia, monologando o interactuando con su alter ego, Charly Espartaco, exponiendo un análisis lírico, poético, con algunas ideas brillantes. También aparecen otras lecturas en esas pantallas con los ojos de ahora: sus relaciones con el sistema, la familiaridad con las innovaciones, su capacidad para elegir y delegar la sobrevida de una fundación más allá de su presencia física.

Federico Klemm fue además un coleccionista atento, compró una colección de arte muy interesante, con piezas muy bien elegidas de algunos de los artistas que le apasionaron. Desde Marc Chagall y Giorgio De Chirico, a Xul Solar y Emilio Petorutti, o René Magritte y Man Ray llegando hasta Jeff Koons, Mondongo y Guillermo Kuitca. Pero de su patrocinio al arte argentino, basado en el prestigioso Premio Klemm, fue engrosando aquella colección con otras obras que mapean el panorama más actual como Elba Bairon, Lucio Dorr y Max Gómez Canle, ganadores de diferentes años del premio adquisición.

Christo, Lucio Dorr, Enio Iommi y Raúl Lozza

Entre 1994 y 2002, se emitieron una serie de programas de televisión, El Banquete Telemático, como ya comentamos, producidos por Klemm junto con el crítico Carlos Espartaco. En un formato de media hora, se analizaba algún tema, se conversaba, y algunas veces se promovían reportajes con los artistas que exhibía en la fundación, por ese entonces también galería de arte. El diseño expositivo, en Cuerpo de una colección toma de ese legado. Fue desarrollado por los prestigiosos curadores Federico Baeza y Guadalupe Chirotarrab junto a Job Salorio, y está centrado en recrear como sets del programa, con una estética escenográfica muy de los 90’ pero también muy Klemm.

Impactante Vasareli

Uno de los objetivos de esta decisión es “otorgar inteligibilidad a un conjunto ecléctico de obras en función del contexto de recepción que definió la colección, más allá de sus inscripciones en una historia del arte universal o nacional” se lee en el texto curatorial, ya que no hay discurso de coleccionista enfilado en una sola línea y este recorrido dinámico les otorga otra visibilidad, mejorada en muchos casos por la asociación con otras piezas y ese muy cuidada ambientación. El texto de Baeza y Chirotarrab, más adelante afirma que “la misión es recuperar la escena en la que se conformó este acervo marcado por la mediatización del arte contemporáneo y las fuertes transformaciones en el campo cultural”. Y aclara otro eje de las decisiones tomadas por el equipo, cuando afirman que “se estructura a partir de la investigación de diversos soportes discursivos que han otorgado carácter a la Fundación Klemm desde su creación en 1995” algo a la vista de todos quienes seguimos la buena línea de acciones que siguen patrocinando bajo la supervisión de la Academia Nacional de Bellas Artes, una asociación virtuosa.

Está inmejorable la disposición de las seis salas, porque las obras tienen espacio y a la vez entablan un convivir amigable, donde no interesa tanto la linealidad del tiempo ni las asociaciones de producción, sino mejor las características que se pueden asociar a conceptos como: Tiempo, ficción y utopías; Artistas, medios y cultura de la celebridad; El amor al arte: el gesto del coleccionista; Teatro, mito y lirismo; e Imagen de una imagen: consumo, simulacro y trauma. Definidas como “nociones paradigmáticas que estructuran el abordaje de la colección” se perciben muy bien los conjuntos, la arquitectura de las salas está usada de manera muy coherente, sino basta ver cómo gana la pareja de John De Andrea montada como incrustada en el centro de la escena, o cómo juega el color y el montaje de la sección Teatro, mito y lirismo o consumo, simulacro y trauma.

Valiosa como siempre, con algunos artistas que es imposible encontrar en colecciones tanto privadas como públicas, y con este nuevo aire de lectura que implica recorrer mucho mejor el espacio como de caracol de ese subsuelo, disfrutando cada sala, cada obra, cada buena elección compartida.

+ INFO

Fundación Klemm

Marcelo T. de Alvear 628, CABA.

Lunes a viernes, de 11 a 20hs.

Entrada gratuita

El cuerpo de una colección

Curadores: Federico Baeza y Guadalupe Chirotarrab

Artistas: Roberto Aizenberg, Arman, Richard Avedon, Elba Bairon, Joseph Beuys, Oscar Bony, Mildred Burton, Marc Chagall, Christo, John De Andrea, Giorgio De Chirico, Lucio Dorr, Lucio Fontana, Nicolás García Uriburu, Edgardo Giménez, Nan Goldin, Enio Iommi, Yves Klein, Federico Klemm, Jeff Koons, Guillermo Kuitca, Gerard Laing, Sol LeWitt, Roy Lichtenstein, Mariette Lidys, Marcos López, Raúl Lozza, René Magritte, Man Ray, Robert Mapplethorpe, Max Gómez Canle, Ad Minoliti, Marta Minujín, Mondongo, Alicia Penalba, Emilio Petorutti, Peter Phillips, Pablo Picasso, Pierre et Gilles, Humberto Rivas, Larry Rivers, James Rosenquist, Cindy Sherman, Yves Tanguy, Victor Vasarely, Andy Warhol y Xul Solar.