23 agosto 2017

Nota publicada online

jueves 11 de mayo, 2017
|
El CCK ganado por la Naturaleza
Los artistas tienen la palabra
por Marcela Costa Peuser

El agua, el aire, la tierra, las plantas y las energías renovables y no renovables son tema de reflexión de los 45 artistas nacionales e internacionales convocados especialmente por un equipo curatorial integrado por Ana María Battistozzi, Laura Buccellato y Gabriela Urtiaga, curadora General de Artes Visuales del CCK.

Esta exposición se lleva a cabo con el apoyo de la Embajada de Francia en Argentina, el Institut Français y la Embajada de los Estados Unidos en Argentina, se enmarca en el Año de las Energías Renovables

La Naturaleza late a ritmo acelerado provocando desastres naturales y el máximo es responsable el hombre quien, en nombre del progreso, produce el deterioro progresivo de sus recursos volviendo cada vez mas hostil nuestro propio refugio. Se trata de una problemática urgente que nos involucra a todos y son los artistas los encargados de alzar sus voces e imaginar la construcción de un mundo mejor.

La exposición Naturaleza. Refugio y recursos del hombre, que se despliega en casi 3.000 metros cuadrados, distribuidos en 10 salas de las plantas del segundo y cuarto del CCK, hilvana varios ejes temáticos que contribuyen a la reflexión de este tema tan candente y propone un enriquecedor recorrido por la escena del arte contemporáneo.

Sala 203 El origen de una idea

En esta primera sala, la Ciudad Hidroespacial soñada por el visionario artista plástico, inventor, teórico y poeta, fundador del movimiento Madí, Gyula Kosice, propone acoger el desmedido aumento de la población mundial, totalmente alimentada por agua como energía renovable. Otro artista preocupado por el tema ecológico fue Nicolás García Uriburu. Un video registra su histórica acción coloreando de verde el Gran Canal de Venecia en 1968 a modo de denuncia por la contaminación de los cursos de agua. En estos días será homenajeado por Christine Macel, directora de la nueva edición de la Bienal veneciana, en memoria de una acción que cumple medio siglo y no ha perdido vigencia. Luis Benedit es otro de los artistas presentes en la muestra, ya que se ocupó del tema y aplicó en su obra conocimientos de cibernética, botánica, etnología y química, informaciones de genética, horticultura, paisajismo y experiencias de ingeniería y arquitectura. El proyecto de Jorge Oltra, argentino radicado en París hace mas de una década, abarca 25 años de trabajo. Oltra se ocupa de las migraciones y plantea que el mayor desplazamiento se producirá por el factor climático y las inundaciones. En 2007 propuso fundar en la Antártida un territorio con una nueva bandera formada por todas las nacionalidades y creó un pasaporte con una lista de compromisos a asumir cuando adoptemos esta nacionalidad planetaria. En este mismo sentido utópico, el artista holandés Guido van der Werve, camina sobre el hielo unos pocos pasos delante de un rompehielos. Una acción que sugiere decisión y coraje.

Gyula Kosice y Guido van der Werve (Holanda)

Sala 203: Energía Alternativa

Victor Grippo, uno de los artistas mas destacados del Arte Póvera ya, en 1977, proponía reducir el exceso de energía y pensar en energías alternativas. Visitar esta sala con la única e impactante obra “Naturalizar al hombre, humanizar la Naturaleza ó Energía vegetal” resulta una experiencia mística.

Victor Grippo

Sala 205: Aire

Un mar de globos azules donde sumergirse y desplazarse es la lúdica propuesta del artista inglés Martin Creed que invita tomar conciencia de la propia presencia física, del lugar que toma nuestro cuerpo en relación al entorno inmaterial (el aire) y que no estamos acostumbrados a reconocer.

Instalación de Martin Creed (Reino Unido)

Sala 206: Tierra

De la Madre Tierra proviene el alimento y la protección. Cuatro artistas se ocupan poéticamente del tema. La rosarina Fabiana Imola entreteje el mundo vegetal en un sutil encaje de acero mientras del piso brota un mandala hecho de granos de maiz de la costariquense Lucía Madriz. La contundente presencia de la Tierra cúbica de Carlos Ginzburg se suaviza frente a una obra natural y sin estridencias que remite al viento del uruguayo Ricardo Pascale.

Fabiana Imola

Sala 207: Antropoceno

O “la edad del hombre”, el término propuesto por científicos en el año 2000 sugiere una nueva era geológica marcada por la devastadora acción del hombre sobre la Tierra. En esta sala el río de la Plata de Rómulo Macció, imponente y belicoso, con sus pinceladas ocres, nos identifica. Junto a él un enorme mono Corayá en peligro de extinción alberga en su vientre al hombre (¿será tal vez que también está en esta situación?) La obra inconfundible de Nadia Guthmann siempre interpela los límites. La artista nacida en Río Negro, trabaja de manera sublime el alambre tejido, combina un animal dentro de otro; el exterior de uno es el interior del otro. La obra de Diego Bianchi, por su parte, apela a la confrontación. Una pantalla plana de TV donde se trasmite el reciente debate presidencial en Francia, envuelta casi en su totalidad por materiales orgánicos, ásperos y deteriorados que impiden ver la realidad.

Nadia Guthmann y Rómulo Macció

Sala 402: Convivencia

¿Cómo respondemos a los continuos embates que nos enfrenta la naturaleza? La práctica artística es, sin duda, una de las posibilidades que tenemos para poder transitar esta metamorfosis constante. En esta sala el Diluvio Universal de Miguel Rothschild, nos recuerda la primer gran tragedia de la humanidad. La conmovedora obra de Valeria Conte Mac Donell, oriunda de San Martín de los Andes, nos remite a la realización de los sueños. El video la Conquista de lo inútil, registra la acción de la artista que teje, a escala real y con tanza el contorno –invisible-, de su casa. Por la noche lo riega y se vuelve visible con la helada de la mañana para volver a desaparecer con el sol del mediodía. Las Bioesferas de Joaquín Vargas ponen en evidencia la fragilidad de nuestra tierra.

Joaquín Fargas y Miguel Rothchild

Sala 403: Huellas del hombre

Aquí tres artistas imprimen el rastro que el hombre imprime en su hábitat. La Venus del Desmonte de Vicente Grondona, realizada en cemento y carbón, nace como una crítica a la tala de árboles. A su lado, un gran hormiguero blanco de Rimer Cardillo, está formado por delicados pétalos blancos que llevan impresos las siluetas de pájaros en peligro de extinción. Pedro Tyler de Uruguay trabaja con sistemas métricos lineales, en esta oportunidad y, a partir de una residencia artística en Canadá, derrite reglas de acrílico para crear un paisaje congelado, una bella imagen de tiempo suspendido.

Pedro Tyler (Uruguay) y Rimer Cardillo (Uruguay)

Sala 404: Distopías

Una distopía plantea un mundo imaginario, recreado en la literatura o el cine, que se considera indeseable y, ¿quién mejor para plantear este eje que Nicola Costantino? Si bien se formó en la Escuela de Bellas Artes y se inclinó hacia la escultura, en sus obras perturbadoras y explícitas, conviven la fotografía, el video y la performance. La impactante instalación recrea el Jardín de las Delicias en cuyo centro se yergue la Fuente de la Vida.  El escenario -totalmente atemporal- que la rodea no es otro que el Valle de la Luna y sus personajes andróginos anticipan el fin de la humanidad, religioso o político.

Nicola Costantino

Sala 405: Distopías

Como es habitual, Gabriel Valansi anticipa la catástrofe. La premisa de Pompeya (1:32) representa un autocine en una escala 32 veces más pequeño a la realidad en el que cristaliza ese espacio-tiempo, detenido por la erupción del Vesubio que, de la misma manera que Hiroshima, Nagasaki y Chernobil, dejaron vastos paisajes arrasados por la radiación.

Gabriel Valansi

Sala 406: Agua

Este elemento indispensable para la vida puede trasmitir calma o urgencia según la mirada del artista. En el caso de la francesa Ange Leccia, la vista satelital de la marea se asemeja a una danza hipnótica mientras que para Silvia Rivas se traduce en una situación inmersiva que conlleva una sensación de urgencia e inestabilidad.

Naturaleza. Refugio y recursos del hombre, un notable recorrido a través de la obra de artistas de nuestra escena contemporáneas que seguramente ayuden a reflexionar sobre un tema que nos involucra. 

Silvia Rivas

 Durante la exposición están programadas visitas guiadas para público general y para alumnos de colegios de primaria y secundaria. Consultar fechas y horarios a través de la página web del CCK 

Artistas participantes:

Jacques Bedel, Luis F. Benedit, Diego Bianchi, Oscar Bony, Cynthia Cohen, Valeria Conte Mac Donell, Nicola Costantino, Sebastián Díaz Morales, Joaquín Fargas, Nicolás García Uriburu, Mauro Giaconi, Carlos Ginzburg, Víctor Grippo, Vicente Grondona, Nadia Guthmann, Miguel Harte, Fabiana Imola, Leandro Katz, Gyula Kosice, Catalina León, Francisca López, Marie Orensanz, Rómulo Macció, Hernán Marina, Margarita Paksa, Silvia Rivas, Miguel Rothschild, Tomás Saraceno, Gabriel Valansi. Y, entre artistas los internacionales: Cécile Beau (Francia), Vaughn Bell (Estados Unidos), Jean-François Boclé (Francia), Jane Brodie (Estados Unidos), Rimer Cardillo (Uruguay), Martin Creed (Reino Unido), Ange Leccia (Francia), Lucía Madriz (Costa Rica), Ana Mendieta (Cuba), Gabriel Orozco (México), Lucy y Jorge Orta (Francia), Ricardo Pascale (Uruguay), Pedro Tyler (Uruguay), Agnès Varda (Francia), Bill Viola (Estados Unidos), Guido van der Werve (Holanda).