16 octubre 2017

Nota publicada online

jueves 4 de mayo, 2017
|
Anibal Jozami
“Soñar alto”, una premisa a la hora de gestionar
por Pilar Altilio

Coleccionista de arte, sociólogo y docente especializado en Relaciones Internacionales, es rector de la Universidad Nacional Tres de Febrero, un proyecto que se origina como respuesta a la necesidad de descentralizar y llevar la educación superior al conurbano. Desde el 2002 lleva adelante el proyecto del MUNTREF, que involucra cuatro museos de la Universidad -Artes Visuales, Centro de Arte Contemporáneo, Museo de la Inmigración y Arte y Ciencia- además de producir y llevar muestras a diferentes públicos del país, Madrid, París y Colombia, entre otros. Impulsor de la reedición del Premio Braque y gestor –junto a la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes- de la Cátedra UNESCO de Turismo Cultural. Es creador y director de la Bienal Sur que inaugura en el mes de septiembre con 35 sedes en distintas ciudades e involucra a varias Universidades de la región.

Se demuestra como muy sustentable el modo con que el rector de la UNTREF encara proyectos dentro de una extensa lista de intereses que la universidad propicia. Basta surfear un poco la web de la universidad para encontrar que no sólo se trata de su reconocida afinidad a la gestión del arte, o al sólido museo que se ha extendido en sus sedes con una calidad bien definida e inversión permanente. “Soñando alto”, una frase prestada que lo anima frente a este señalamiento, pero agrega que es necesario “poner toda la inteligencia y el esfuerzo para llevarlo adelante”. En números, la gestión suena todavía más apabullante: cuarenta carreras de grado, cuarenta y cinco posgrados, seis doctorados, tres mil quinientos alumnos en educación a distancia. Cabe señalar asimismo que muchos de sus docentes son reconocidos profesionales tanto a nivel nacional como internacional, que cuentan con un respaldo para desarrollar actividades que van desde viajes dentro y fuera del país, becas para sus alumnos aventajados y demás facilidades que, admite Jozami, se basan en una adecuada administración de recursos que logra maximizar las posibilidades.

Si algo define su trabajo “es mucho dinamismo, no componer una estructura burocrática para agilizar la toma de decisiones y elegir el mejor recurso humano para cada área”. Su aliada, aunque no la única, es Diana Weschler quien además de dirigir la maestría en curaduría, ha sido una impulsora fecunda de las acciones del MUNTREF que tanto en sede Caseros como en Hotel de los Inmigrantes viene auspiciando debates sobre lo contemporáneo y la historia de nuestras artes visuales. Acciones como la preservación y digitalización de archivos y el impulso a la investigación son parte de un trabajo sólido y consistente que se constata año a año.

Anibal Jozami y Diana Wechsler presentando la BienalSur

Centrando las ideas en las próximas acciones, se viene en septiembre la apertura de la BienalSur y es mucho realmente lo que se puede anticipar, de un proyecto que ha venido desarrollando actividades y encuentros tanto en Buenos Aires como en el interior del país, como en otras universidades de la región. Aníbal Jozami, que posee una memoria prodigiosa, enumera la red de universidades que se ha venido sumando a esta propuesta: “la Nacional de Ecuador, la de Los Andes Colombia, Nacional de Lima, de Guatemala, del Caribe, de las Américas con varias sedes en Puebla, Quito y Santiago de Chile, la Estadual de Campinas, de Montevideo, la de Nicaragua y de los Cabos México, de otros continentes la de Tokio y Salamanca, nuestra UNA y varias más de nuestro país que están cerrando su asociación en estos días. Estos acuerdos derivan en reuniones, proposición de artistas, ideas que se intercambian además de la suma de otros recursos que cada una de ellas tiene disponible".

El panorama es todavía más interesante cuando se piensa en la forma en que se podrá participar. Es un modelo piloto que podría configurar un tipo de bienales del siglo XXI, pues tendrá 35 sedes en ciudades diferentes, un volumen de participación donde ya hubo una convocatoria internacional abierta tanto de curadores como de artistas y hace muy poco se anunció los resultados de la misma. Participaron 2543 propuestas de 78 países diferentes. Se seleccionaron 379, una ardua tarea para el equipo convocado que se puede ver en la web de la BienalSur

¿Cómo hacer para ver tantas sedes? Jozami cuenta que cada una tendrá disponible dos pantallas, una táctil para navegar por lo que esté pasando en distintos espacios y otra con una edición en loop de actividades editadas. La curiosidad es que se extenderá un pasaporte que podrá sellarse en cada sede y que por esta razón es una “bienal que está en contra de los muros, que los derriba a partir de esa comunidad ampliada”. Se editará un catálogo y otra curiosidad, un libro novelado por un escritor argentino destacado que tendrá la misión de recorrer todas las sedes, por lo cual su pasaporte será el único tal vez que haya completado el periplo.

Para más cerca que septiembre, tendremos la posibilidad de asistir a la primera muestra de Didi Huberman en nuestro país, “Sublevaciones” que “pierde” cinco o seis obras de las presentadas en París, pero incorpora artistas sugeridos que harán de esta muestra algo interesante de ver. Es una visita que ya pasó por la UNTREF hace dos años y que con esta nueva incursión abre incluso la cátedra Huberman dentro de la universidad, un aporte muy grato para todos los que estamos en este campo de investigación.

Junio también es un mes activo, viene una selección de la Colección Contemporánea del Museo Reina Sofía, “Ficciones y Territorios” que se abrirá en la sede de Caseros. Más un proyecto muy grato donde participan 28 artistas que se desarrollará en la Casa del Bicentenario como parte de las curadurías presentadas dentro de la convocatoria ya referida. A preparase tan activamente como se percibe en las acciones de este rector y su poderoso equipo.