24 septiembre 2017
|

Luis Felipe Noé

No obstante
04/11/2015 - 02/01/2016
Av. Alvear 1640, PB. (esq. Montevideo)

Lunes a Viernes de 11 a 20 hs. Sábados de 11 a 13.30 hs.

Como parte del evento, se realizará un anticipo de la presentación del libro: MI VIAJE-CUADERNO DE BITACORA de Luis Felipe Noé. 

Contradicciones especiales y espaciales

 
La expresión no obstante que da título a esta exposición –en Noé sirve para indicar que lo que se dice a continuación contradice lo antedicho, pero sin invalidar lo primero- sintetiza el proceder del artista.
En la obra Mambo (1962) Noé utiliza el plano dividido para dar forma a su concepto de visión quebrada, empezando por emplear el frente y reverso del bastidor hasta llevar a cabo, en su producción posterior, instalaciones de bastidores que fueron ocupando todo el espacio/sala.
 
Posteriormente y durante décadas Noé se relaciona con el espacio pictórico en sus dos dimensiones. Desde principios del siglo XXI, comienza a explorarlo primero en lo que él llama dibu-pintura, una mixtura sin distinción entre disciplinas, una estética repleta de fuertes tensiones visuales entre planos de color, intrincada en los detalles y complejidades rítmicas.  En la última parte de este período, Noé se dedica lúdicamente a construir y deconstruir los bordes de las obras, logrando una interacción directa con el espacio de emplazamiento, como en las obras  Globalización, Yo-no, Enredados  y Nombre desconocido, mientras que en Blue y Solitario este espacio toma volumen en el relieve.
 
Durante años el artista habló de estética del caos, como una dinámica propia de este tiempo, en que la contradicción es intrínseca -a su propio modo de entender el mundo- y llevó esta contradicción a sus creaciones. En obras como Proyecto de monumento a la humanidad o Facetas I Noé utiliza la contradicción al punto que, a diferencia de los años 60 o 70 en donde utilizaba el color y el volumen cada uno en su dimensión, los tensiona para potenciarlos hasta componer una singular pintura 3D. Los cuerpos escultóricos proponen planos de ocupación en el espacio que luego se contradicen por el color. Es decir, el espacio que avanza en un sentido y el color a veces retrocede, o viceversa. Incluso en algunas oportunidades se neutraliza. De este modo Noé nos brinda una lúdica fiesta para el ojo.
 
Cecilia Ivanchevich
Buenos Aires, octubre de 2015
 

Ubicación