21 julio 2018
|

Fray Guillermo Butler (1880-1961).

La imagen sin tiempo
09/11/2017 - 13/01/2018
Suipacha 658 - 1º Piso

La exhibición, curada por Tatiana Kohan, cuenta con más de ochenta obras y se organiza alrededor de diferentes temáticas trabajadas por el artista: paisajes europeos, arboledas, claustros solitarios, pintura religiosa y serranías cordobesas. El conjunto se completa con sus proyectos de murales para la Iglesia de Villa María, vitrales e imágenes de los murales cerámicos emplazados en la estación Plaza Italia de la línea D del subte. A su vez, se exhibe una selección de tintas y lápices, dibujos que partieron de la observación directa de la naturaleza y fueron realizados al aire libre.

La doble condición de Butler −artista y sacerdote dominico− hizo que muchas veces su obra fuera interpretada en clave religiosa. La crítica dotó a sus pinturas de un velo místico y lo analizó como un solitario, olvidando que se relacionó con artistas que promovieron la renovación de las artes visuales locales del período tales como Pablo Curatella Manes, Juan Manuel Gavazzo Buchardo, Alfredo Guttero, Octavio Pinto y Miguel Carlos Victorica.

Asimismo, también se relacionó con un artista que fue muy influyente en sus ideas sobre la pintura: el artista y teórico francés Maurice Denis. A través de su concepción del arte hacía una lectura crítica de la producción contemporánea y valoraba una línea que tomaba como referentes a los artífices de la Edad Media y se distanciaba del ilusionismo renacentista.

Esta valoración del quehacer medieval se vincula con su interés por el trabajo con distintas técnicas, muchas de ellas consagradas —como el temple y el óleo— y otras consideradas menores —como el pastel y la acuarela—. Asimismo, concibió obras para ser emplazadas en ámbitos específicos: murales sobre tela en la iglesia de Villa María —en la exposición se exhiben bocetos de los mismos—; murales mosaicos en el subte; vitrales en iglesias, capillas y residencias particulares.

Así, la materialidad de sus obras tiene un espacio especial en la exposición, donde se pueden ver los distintos soportes sobre los que trabajó Butler —tela, madera, papel—, junto con los procesos de restauración que atravesaron algunos de sus proyectos y las ilustraciones realizadas por él para distintas publicaciones editoriales.

Butler fue un religioso que concentró su atención en el paisaje, situando su mirada por fuera de los muros de la iglesia, enlazando de esta manera su pensamiento plástico con el de muchos de sus contemporáneos. La representación paisajística fue un tópico importante en la producción plástica de la época, a través de él se intentaba representar elethosnacional.

Sus paisajes parecieran darnos una imagen idealizada de su tiempo, prácticamente no hay huellas del paso del hombre por ellos: el mundo del trabajo y la industrialización están ausentes, así como episodios clave de la primera mitad del siglo XX tales como las guerras mundiales, la crisis del 30, los golpes de estado, la guerra de España, el peronismo, la guerra fría. Sus imágenes se mantienen a distancia, parecieran ser paisajes tipológicos, una obra detenida y sin contingencias, una imagen que pareciera situarse fuera del tiempo.

  • S/T, 1908
    Óleo s/cartón
    23,5 x 17
    Colección particular
  • Primavera o Primavera (Paisaje de Florencia), 1922
    Temple s/cartón
    68 x 100
    Museo Castagnino+macro
  • Paisaje de las Sierras de Córdoba, 1935
    Óleo s/tela
    35 x 50
    Museo Municipal de Bellas Artes Tandil
  • S/T, 1908
  • Primavera o Primavera (Paisaje de Florencia), 1922
  • Paisaje de las Sierras de Córdoba, 1935

Ubicación