23 junio 2018

Nota publicada online

martes 27 de febrero, 2018
|
Yuyo Noé y Zulema Maza
El arte de sus miradas en San Juan
por Marcela Costa Peuser

Dos muestras imperdibles se exhiben en el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson dirijido por Virginia Agote. Una oportunidad única para para acercar a la los sanjuaninos un importante cuerpo de obra de estos reconocidos y queridos artistas.

La Mirada Prospectiva de Yuyo Noé, curada por Cecilia Ivanchevich, reúne pinturas, dibujos y una instalación analiza los aspectos centrales de su obra, a lo largo de sesenta años y, a través de la cual desarrolló su estética del caos. Una atenta mirada que se proyecta al futuro.

Por su parte, “Tres fronteras. Observando de cerca” la muestra fotográfica y audiovisual de Zulema Maza y -cuyas protagonistas son tres jóvenes mujeres de Argentina, Paraguay y Perú- trabaja el tema de la identidad, un tema recurrente en su obra.

Entreveros

“Todavía tengo ganas de hacer cosas”, aclaró Yuyo al inaugurar esta inolvidable muestra en el Museo Nacional de Bellas Artes, “por eso no es una muestra retrospectiva”. Desde diciembre la vuelve a exhibir, con gran éxito de público, en San Juan.

“Entreveros” la impactante instalación, desbordante de color que funciona como punto de partida, reúne -como sostiene la curadora– “las tres constantes que estructuran la exposición: la conciencia histórica, la visión fragmentada y la línea vita." Se trata de una obra con múltiples lecturas que permite ser recorrida por el espectador, un gran laberinto que invita a descubrir la esencia misma del “caos”.

El caos, es la vida misma” sostiene siempre Yuyo, “existe desde siempre, mucho antes que nosotros mismos. Es el devenir, los cambios y entrecruzamientos que vivimos; está asociado al tiempo y su mayor desafío fue siempre plasmarlo, atraparlo en una obra.” Por esto seguramente recurre a la simultaneidad y la fragmentación, dos procesos recurrentes en sus creaciones.

Noé, se reconoce como un “escéptico optimista”, aunque también preocupado por el tiempo actual y la fragilidad que prevalece en el orden mundial, lleno de amenazas contundentes.

Este notable artista realizó cerca de 100 exposiciones individuales desde 1959, tanto en la Argentina como en los Estados Unidos y Europa. Su pintura está atravesada por la conciencia de la incertidumbre y el malestar en el mundo. Su trabajo está en continuo movimiento y contagia al espectador con su entusiasmo. Yuyo insiste en su provocadora desmesura y se revela como uno de los grandes artistas contemporáneos.

Tres Fronteras. Observando de cerca, de Zulema Maza, fotografías y video cuyas protagonistas son tres jóvenes mujeres de la Argentina, Paraguay y Perú.

“Nadia tenía doce años cuando llegó de Paraguay acompañada de su madre y su hermano. Esteffany es peruana y vino a estudiar a la Argentina, extraña a su hermano pero le gusta vivir aquí, donde puede tomar estudios universitarios y tener más oportunidades que en su patria. Los bisabuelos de Delfina  llegaron de Génova y se radicaron en Misiones donde se dedicaron a la forestación, las épocas de bonanza se alternaron con las de miserias, pero quedaron en la memoria los cuentos de la selva, y los ruidos de los saltos de agua.” Nos cuenta Julio sánchez en el prólogo de la muestra que se exhibió en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta en 2014. “Zulema Maza enhebra estas tres historias de vida en una narrativa fotográfica que llama Tres fronteras. Desde una visión femenina la artista llega al arquetipo de tres jóvenes inmigrantes (aunque una de ellas de tercera generación) y se pregunta por la identidad.”

Zulema Maza conoció a las tres mujeres y las entusiasmó para contar sus historias a través de un trabajo audiovisual que busca presentarlas en su dignidad respecto de su situación de exilio, desarraigo e inmigración en la Argentina. “Ellas sencillamente nos muestran lo que son, su identidad, y nos lo muestran desde un lugar de silencio”.

Las imágenes, de gran impacto por su formato y su técnica, hacen foco sobre el tema de la identidad; en ellas hay libros con textos de poesía y prosa quechua y guaraní, lenguas originarias y olvidadas, “muchas veces despreciadas hasta por sus propios dueños” , señala Julio Sánchez en el texto , “de la mano de Zulema ahora están enaltecidas en un libro que parece un trono donde descansan y gobiernan”.

“¿Cuál es nuestra identidad?”, se pregunta la propia artista. “A través del arte y de modo metafórico comprendemos el mundo y la realidad. El filósofo Dillthey decía que gracias al arte, podemos imaginar otros "mundos posibles", otros modos posibles de habitar el mundo.  Ese es el carácter de "extra-ordinario". Y, también cuestionarnos el mundo que habitamos, porque también el arte nos permite tomar distancia, cuestionar.

El descubrimiento del Yo es posible únicamente a través del descubrimiento del Otro, y más aún, a través de descifrar los vínculos entre uno y otro: del Nosotros.”